Puertas de cristal

51 /74

51.

El don de fluir

 Cuanto más limpio esté el espacio de objetos, mejor circulará la energía chi (energía vital). ¿Cómo lograrlo? Colocando el mobiliario siguiendo el mapa bagua, es decir, formando una figura cerrada y haciendo que no haya nada con mucho volumen entorpeciendo los pasos. Sofá de India & Pacific y alfombra, mod. Osted, de Ikea. Ella es Chloé Sucrée, autora del blog de recetas vegetarianas Being Biotiful.

52.

Acristala y aligerarás

Para ser práctico, el armario debe tener mucha cabida. Conseguirás que pese menos a la vista si es de color blanco y acristalas las puertas. 

53.

Con puertas acristaladas

Aligerarás su presencia, y para que no se vea desordenado el interior, puedes revestirlas con tela, como ésta de lino. Este armario, de obra y DM mide 160 x 40 x180 cm. ¿Su precio? 1.400 €.

54.

¡Dejad paso a la luz!

La vidriera de metal y cristal diseñada por Vivestudio permite separar o unir el salón y la cocina según la necesidad de cada momento, dejando que la luz llegue hasta el último rincón aun incluso cerrada.

Baño con ducha y cabina de sanitarios separados por correderas

55.

Un baño en suite aislado con correderas

Dentro del dormitorio, el cabecero separa un baño en línea que permite aislar la ducha al fondo con correderas de cristal traslúcido. Tras una puerta, la ducha. Tras la segunda, el inodoro y dentro del dormitorio, el lavamanos con un gran mueble bajolavabo. 

Armario bajolavabo, realizado por Fustería Vilobí. Lavamanos, de Alape. Grifería, de Dornbracht. Lámpara aplique, de Jield.

56.

Lo retro está de moda

 También en el mundo de la iluminación. Como retro no solo nos referimos a lámparas antiguas, también a materiales como el hierro. De estilo industrial, las lámparas de hierro encajan en cualquier estancia pero, especialmente, en cocinas, porque son más fáciles de limpiar. Mobiliario de Santos. De Míriam Marín

57.

Acristalada

Ganas espacio y luz. Ideal para minicocinas. Mobiliario del estudio de Bárbara Sindreu, la decoradora del espacio. Grifería, de Grohe. Encimera de mármol. En el office, banco tapizado con tela de Güell-Lamadrid y lámpara, de Baobab.

58.

Cristal que desaparece

Como el de las puertas de este armario de Ikea. Queda tan cerca de la cama que la solución ha sido hacerlas transparentes para que no pesen visualmente. Aun así, el cristal es translúcido para ocultar el interior. La banqueta es de Oficios de Ayer y la butaca, de Better&Best.

59.

Ilumina en negro.

En un ambiente predominantemente blanco, las lámparas negras destacan. En tela dan un toque elegante. En metal –como la carpintería–, industrial. Mobiliario de cocina, de Santos, y sillas del comedor, en Cado. Decoradora: Miriam Marín.

60.

Un clásico eterno

Un chéster nunca pasa de moda. Da nivel y queda bien en cualquier estilo. Este, combinado con una alfombra que le da luz, de Rialto Living.

61.

Un pequeño paraíso

Tan sencillo como disponer de una chaise longue. Es una pieza que da estilo y atrae las miradas. Esta es el modelo Victoria, de Crearte, en Pia Capdevila.

62.

Puertas acristaladas

Comunican, dan luz y si son correderas, como estas de Asun Antó, ayudan a ganar espacio. Proyecto y mobiliario de Deulonder Arquitectura Domèstica. Mesa y sillas de ratán, de Coton et Bois. Pavimento de madera de pino pintado de blanco.

63.

Más luz.

Las puertas acristaladas dejan pasar la luz pero, con su acabado, mantienen la intimidad en el dormitorio. De Nook Architects

64.

Cambio radical

Esta casa ha pasado de ser oscura, cerrada y con muebles rústicos a estar dominada por colores claros, tener espacios abiertos y comunicados y contar con una decoración de lo más moderna. En la foto el salón con una butaca de cuero de Sacum. Mueble bajo diseño de Marta Prats. Alfombra de La Maison y mesita de Matèria.  

65.

Hacia el porche.

Chaise longue, mesa y velador de Coton et Bois. Lámpara de Becara. Cojines de Coordonné.

66.

Una entrada triunfal

Como un tubo, con una ventana en cada extremo y el centro oscuro. Así era este piso, antes de ser reformado por el Estudio Meritxell Ribé. "Era el típico piso de los años 50, con solo dos entradas de luz natural", dice, y un largo pasillo que llevaba a muchas habitaciones. Pero la construcción era buena y había que sacarle partido.

Cómoda antigua de madera de pino, en el estudio de Meritxell Ribé. Bandeja y jarrones de Côté Decó.

67.

Con categoría de comedor.

En una cocina con suficientes metros, puede servirte para prescindir de comedor. Unifica el espacio con el color de los muebles y el pavimento.

68.

Clásica y muy ligera: tipo vidriera

 Son muy decorativas y nunca pasan de moda, además de multiplicar la luminosidad.

69.

De cristal, para separar sin cerrar

 Si la intimidad no te resulta esencial, quedan perfectas y multiplican la luz y los metros al comunicar visualmente los espacios.

70.

Ventana fija: una pared de cristal

 Solo se hace a medida. La recomendación: apuesta por un vidrio laminado de seguridad para evitar que se desprenda en caso de rotura.

71.

Corredera: cuando falta espacio

 Es una solución perfecta si es un gran cerramiento para evitar que las puertas se descuelguen por el peso. El problema es que estanca menos.

72.

Casita de invitados.

Se comunica con la casa a través de una galería acristalada. La butaca de fibras es de Becara.

73.

Comedor

 Mantel blanco en un anticuario y mantel beige, en Chus Martín. Cojín de hilo blanco de La Maison.

 

74.

Bienvenidos a casa de Pamela

 Un rincón en el norte de España que combina el rústico de pueblo y un estilo cosmopolita, reflejo del alma de sus dueños.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?