Manteles

1 /561
"Que no falten flores en casa" 00524541

1.

Viste la mesa de comedor de rosa ¡y alégrala!

Lleva el rosa también a la mesa vistiéndola con un mantel de lino que aporte alegría, dinamismo y elegancia. En este comedor, la interiorista Marta Prats así lo hizo y lo acompañó con servilletas amarillas, a juego con las flores. Un excelente remedio para los días tristes de invierno.

Mesa y sillas Thonet, en Casamitjana Barcelona. Lámparas de techo, en Avanluce. 
Comedor con mantel de lino en color naranja y sillas de fibras 0556 06377c02 1333x2000

2.

Un mantel de lino en color naranja

El color naranja es propio del otoño y de las hojas de los árboles. Llévalo a tu mesa con un mantel de lino para que su textura arrugada se convierta en protagonista, y que su tonalidad aporte la calidez necesaria al comedor.

Mesa de herencia y restaurada, sillas de Little House. Lámparas de Other Lamps.
Detalle de mesa con servicio blanco y bajo plato rústico 00438097 O

3.

Manteles de lino rústico

En primavera y verano, los manteles de lino con texturas rústicas daban carácter y frescura a las mesas. En otoño, reforzarán la calidez y fomentarán un ambiente de relax a la hora de comer. ¿Un complemento que no puede faltar en esta época del año? Las velas, sobre todo en el momento de la cena.

Comedor con sillas y lámparas de fibras y mantel de lino en color naranja 0556 06377c02 1333x2000

4.

Naranja Adobe

El naranja Adobe que Pantone nos propone para este otoño tiene un toque de marrón, por lo que resulta muy cálido y llena de vida las estancias. Puedes hacer como en este comedor y llevarlo a tu hogar mediante textiles como este precioso mantel de lino para comer en compañía de los tuyos.

Mesa de herencia y restaurada. Sillas, de Little House. Lámparas, de Other Lamps. Flores de Colvin. Mantel, platos y ensaladera, de Conchita Plasencia. Individuales de Sacum.
00507577 Botellón grande de limonada en office

5.

Un botellón de cristal muy fashion

Estos frascos a rosca de vidrio transparente con grifo son ideales para decorar la isla, el office o la terraza. Como suelen ir grabados con un dibujo o letras, su sola presencia viste cualquier espacio. Y ya, si las llenas de limonada fresquita, serán el remedio perfecto para pasar las tórridas tardes de verano.

00349259

6.

Presentaciones originales

Una excelente idea para personalizar la entrega de golosinas y dulces es envasarlos y presentarlos en divertidos cucuruchos de papel. Añádeles una etiqueta con el nombre de cada invitado para que cada uno tenga el suyo. Este tip puedes aplicarlo tanto en cumpleaños infantiles como de adultos. ¿Qué es una babyshower sin chuches? Puedes dejarlos sobre cada servilleta de papel o dentro de los vasos. 

Fiesta de cumpleaños con niñas en el jardín

7.

¡Un picnic informal!

Si tu hija quiere hacer una fiesta y estás pensando en la decoración de cumpleaños infantil que mejor la puede sorprender, te damos algunas pistas: temática, de disfraces, con magia, gymkhanas, baile... Sea cual sea, extiende una manta o una alfombra en el jardín y unos cojines de suelo o pufs para que se sienten en ellos a jugar, merendar o dar los regalos. Cuelga de las ramas unos pompones de colores y unas piñatas con sorpresas dentro. ¡Verás qué bien se lo pasan!

Mesa y colcha, de Ikea.
mesa-jardin-verano-celebracion 00436208

8.

Que no falten globos y banderines

Límite de personas, toques de queda... La verdad es que, hoy por hoy, montar una cena de cumpleaños con amigos no es fácil. ¿Solución? ¡Hazla de día y al aire libre! Un desayuno, un brunch o una comida informal será más segura e igual de placentera. En la mesa que no falten platos individuales, vasos personalizados y cubiertos para cada invitado. Y para la decoración festiva, recurre a los básicos: globos y guirnaldas de banderines.

Mantel y botellas verdes, de Natura Casa.
00527500 O

9.

Una composición muy natural

¿Tu dormitorio es clásico y te gustaría darle un toque informal? Prueba a incluir en él objetos decorativos desenfadados. Paula Duarte ha optado por decorar la pared de su cabecero con unos manteles individuales de fibra natural que logran darle su sello personal y le restan seriedad.

Cabecero y mesitas de noche, de Kenay Home. Pared decorada con individuales, de Zara Home y El Corte Inglés.
Mesa puesta con vajilla blanca y copas de cristal 00523135

10.

Disfruta de una mesa bien puesta

Es curioso pero, con el paso del tiempo, notas que cada vez te hacen más feliz los pequeños gestos cotidianos: una llamada inesperada, un abrazo reconfortante, un buen desayuno en casa, un ramo de flores en el salón... Y empiezas a valorar aquello que por costumbre habías dejado de apreciar, como disfrutar de una comida healthy servida en tu vajilla favorita —blanca y de cerámica, por supuesto— o saborear un buen vino en esas copas altas y finas, tan delicadas. ¿A qué te sabe todo mejor? ¡No hay nada como saber disfrutar de las cosas sencillas!

Mesa, de Ondarreta, decorada por la interiorista Begoña Susaeta. 
00483221 O

11.

Errores que hacen que no desaparezca una mancha

00497775 O

12.

Errores que hacen que no desaparezca una mancha

Decorar la mesa con elementos naturales 00515714_O

13.

En la mesa, elementos naturales

¿Quieres decorar la mesa del comedor o alguna auxiliar con un centro de mesa navideño verdaderamente bonito y sostenible? Reúne piezas de cristal, velas, ramas naturales que hayas recogido del campo, frutos rojos y piñas. Con todo ello realiza una corona o una guirnalda alargada, como esta de la imagen con faroles de metal que acentúan su aspecto rústico.

comedor-mesa-vestida-de-fiesta-centro-de-mesa-Navidad 00515428

14.

Con la madera como protagonista

Este año, en las comidas navideñas seréis menos personas a la mesa pero no por ello debes descuidar su puesta en escena. La interiorista Angie Escur Pujol propone una decoración rústica basada en la madera: con bajoplatos en forma de rodajas y servilleteros de estrella lacados en rojo. Sobre el mantel de lino natural, una guirnalda de ramas y piñas decora la mesa junto a unos originales portavelas a modo de casitas. ¿No te parecen ideales?

00495552

15.

Coronas en los puestos

A la hora de vestir de fiesta la mesa del comedor, coloca en cada puesto diferentes adornos de Navidad sostenibles. Desde una tarjeta navideña con el menú que vais a degustar, a una figura de madera con cordel para colgar en el árbol o unas coronas navideñas de bambú en las que habrás insertado pequeños adornos de madera o cerámica. Estas mini bellotas nevadas —sugeridas por la interiorista Elena Jiménez— llevan una etiqueta con el nombre de la persona que va sentada ahí. Una excelente propuesta para evitar el consabido ¿y yo, dónde me siento?

mesa puesta con desayuno_00474777

16.

Rutina de mañana para mantener el orden en casa

Mesa de Navidad decorada en tonos rosas y grises con un centro de ramas y velas 00495478

17.

Servilleteros de Navidad con estrellas de peluche

Otra opción que nos encanta para crear los servilleteros de Navidad con adornos del árbol, es utilizar estrellitas de peluche. Su tacto aterciopelado y acolchado es estupendo para concebir una mesa muy dulce. ¿El mantel y las servilletas? Mejor en lino o algodón.

Mantel y servilletas, de Voilà Deco Shop. Vajilla, de Ia & Lia. Consola y lámpara, de Coton et Bois.
Mesa de Navidad decorada con una guirnalda de luces 00470960

18.

Adornos del árbol como servilleteros de Navidad

¿Sabías que puedes conseguir unos servilleteros monísimos utilizando los adornos del árbol? ¡Y es que decorar la mesa de Navidad puede convertirse en una actividad de lo más creativa y divertida! Copiar el look de la imagen es tan sencillo como hacerte con varias bolas pequeñitas y otros adornos con forma de estrella, e insertarlas en un cordel.

Mesa y sillas, de India & Pacific. Alfombra, de IKEA. Plato y bajoplato de cristal, de Zara Home. Individuales, de IKEA.
Mesa vestida de Navidad con candelabros con forma de casitas 00515428

19.

Estos servilleteros tienen estrella

Los centros de mesa navideños pueden convertirse fácilmente en los protagonistas, pero contar con unos servilleteros a juego es esencial. En la imagen, se apostó de nuevo por la sencillez, con servilleteros de cartulina roja diseñados con forma de estrella.

Centro de mesa navideño con velas y guirnalda de hojas 00480322 O

20.

Servilletero navideño en clave minimalista

¿Sigues buscando servilleteros de Navidad fáciles de hacer? Aquí te dejamos otra propuesta que no podría resultar más sencilla de conseguir. Una ramita, un cordón y una servilleta de lino verde, perfecto para darle a la mesa un look natural junto al centro de madera con hojas y velones. Si puedes, elige una vajilla de aspecto artesanal.

centro-de-mesa-con-velas 00480322 O

21.

Un centro exprés

Si no has tenido tiempo de preparar un centro de mesa de Navidad más trabajado o si eres amante de lo sencillo, este arreglo no te restará tiempo prácticamente y es un básico que siempre funciona. Una bandeja, velas agruapadas de diferente tamaño y unas ramitas de alguna variedad verde. ¿Cómo puedes hacerlo más personal? Con cintas o cordel anudadas alrededor de las velas.

centro-de-mesa-de-Navidad-comedor-clasico 00515382

22.

La Navidad más tradicional, la de siempre

¿Sabías que venden guirnaldas y coronas artificiales que pueden ayudarte a crear un bonito centro de mesa? Con ellas no tendrás que preocuparte más que de intercalar algún candelabro bonito, adornos navideños o guirnalda de luces. Este centro de mesa es tradicional, con plantas típicas de estas fechas. También puedes incorporar pequeños vasitos o jarrones con Poinsettias, la planta de la Navidad, cortadas.

comedor-mesa-vestida-de-fiesta-centro-de-mesa-Navidad 00515428

23.

Con casitas de luz

En lugar de los tradicionales farolillos (que funcionan divinamente) en esta composición de Navidad se han usado casitas luminosas colocadas en el centro de la mesa. Da unidad una rama verde, piñas y algunas bolas de Navidad que aportan color. Usa ese tono como hilo conductor en los detalles de la mantelería y vajilla que uses para decorar la mesa de fiesta. Hay muchas ideas para decorar tu casa en Navidad

mesa-fiesta-centro-de-mesa-de-Navidad 00515346 O

24.

Centros de mesa para una Navidad clásica

Clásica y sofisticada, así se ha vestido esta mesa de Navidad con el tono dorado y el cristal como hilo conductor. En el centro de la mesa un arreglo que decora a lo largo con hojas verdes y flores con candelabros torneados intercalados. Remata con alguna bola de Navidad dorada o en cristal y lo tendrás. Para que las flores duren más cortadas, empapa un papel con agua y colocalo con un poco de papel aluminio justo al final del tallo, ocultándolo con las hojas verdes.

centro-de-mesa-de-Navidad-con-frutas 00515273 O

25.

¿Qué fruta escoges para tu creación?

Este otro centro de mesa te servirá de inspiración y te animará a usar frutas para decorar. Aquí han sido las granadas las elegidas. Sus tonalidades rojizas contrastan bien con el verde. Puedes jugar con algunas hojas de gran tamaño colocadas en jarroncitos o bien agruparlas sobre una bandeja de madera, una hoja de Adán y adornar con una guirnalda luminosa. 

mesa decorada de Navidad centro de flores_00470960

26.

Un centro para mesa circular

Aquí tienes inspiración para decorar una mesa de Navidad con un centro natural de flores. La guirnalda luminosa y algunos adornos mini como bolitas o estrellas se encargan de rematar la inspiración. Coloca los adornos a modo de servilletero y deja que la guirnalda con sus mini luces añada magia.

Mesa y sillas de India & Pacific, alfombra e indivisuales de Ikea y plato y bajoplato de cristal de Zara Home.
Centro de mesa de fiesta con calabazas_00493524

27.

Centro de mesa de Navidad con calabazas

Porque no solo las podemos usar para decorar en Halloween. Algunas hortalizas y frutas, bien limpias, son perfectas para adornar centros de mesa. Aquí se han usado pequeñas calabazas, muérdago y otras variedades verdes (el relleno que venden en las floristerías es perfecto para este tipo de composición) y velas. Creálo sobre una base de poca altura y clava las plantas en espuma de jardinería humedecida.

mesa de fiesta centro de mesa de Navidad_00495599 O

28.

Blanco y cristal para dar forma a la decoración

Las ramas de pino artificiales que venden con efecto nevado son una buena opción para crear un centro de mesa de Navidad. Opta por verde, blanco, cristal de color o transparente y detalles metalizados (nácar, oro, plata, bronce…) si quieres más sofisticación.

mesa de comedor decorada con centro de mesa de Navidad_00495774

29.

De inspiración vegetal

El toque verde da mucho juego a la hora de diseñar un centro de mesa de Navidad. Puedes escoger hojas naturales o artificiales. Y no solo las hojas, también sus ramas. Eucalipto, acebo, abeto… cualquier arbusto quedará perfecto sobre un camino de mesa y con una guirnalda luminosa enredada. Juega con las alturas con algunos pequeños jarrones que sobresalgan.

Mantel y camino central de Catalina House. 
mesa de fiesta centro de mesa_00495854

30.

Un centro de mesa sencillo y vistoso

Para los que no quieren complicarse o porque te apetece algo minimal para vestir la mesa en Navidad. Una rama de abeto (puede ser natural, artificial o escoger una guirnalda artificial que imita el acabado) y bayas silvestres a lo largo de la mesa con varias velas de té en vasos de cristal. Así no recargarás el centro de la mesa y podrás jugar con otros detalles sobre los platos o en las servilletas, como se ha hecho aquí. Decorar espacios pequeños de Navidad ¡es superfácil!

0556 06377c02 1333x2000

31.

Beis y gris, un toque atemporal

Además del verde, ¿hay otros colores que combinan con el marrón? Sí, por ejemplo, el gris: otro neutro. En este discreto comedor diseñado por Elena Eyre, los armarios vajilleros pintados en un suave gris se complementan a la perfección con el beis de la madera y las sillas de fibra. Un toque de naranja en el mantel es suficiente para energizar la zona.

Mesa de herencia y restaurada. Sillas, de Little House. Lámparas, de Other Lamps. Flores de Colvin. Mantel, platos y ensaladera, de Conchita Plasencia. Individuales de Sacum.
00492977 O

32.

Un mantel que alguna vez fue blanco (pero ya no)

Un mantel blanco es un básico que toda mesa (y casa) debe tener. Pero el blanco con el paso del tiempo puede adquirir un tono amarillento nada favorecedor para tu comedor. Cuando tu mantel blanco ya no sea tan blanco quizás haya llegado la hora de sustituirlo. Recuerda, siempre debes lavarlos con prendas del mismo color. Para intentar blanquearlo prueba a dejarlo en remojo con bicarbonato. 

00493825

33.

Ese mantel que te regalaron y no te pega con nada

De repente alguien te regala un mantel azul (o verde) y piensas que no te pega con nada pero agradeces el regalo, claro. Y pasan los meses y los años y no lo has usado ni una sola vez. Y por supuesto está nuevo, porque lo es. ¿Qué puedes hacer? Dáselo a alguien que pueda aprovecharlo y su color le guste y le quede bien con la vajilla. No es tu caso. 

mesa-con-velas 00513239 O

34.

Un mantel muy oscuro que empequeñece el comedor

Parece mentira como ese mantel gris oscuro que en la tienda te pareció súper elegante hace que tu comedor parezca, todavía, más pequeño. Hay colores que debes evitar sobre todo si tu comedor no es especialmente grande ni luminoso. Por mucho que contrastes con platos blancos necesitas que el espacio de alrededor sea más amplio y esté decorado en tonos claros si no quieres que el mantel se coma el espacio. Es una pena, porque seguro que es mono. 

Manteles 515693 O

35.

Tu mantel favorito que has usado demasiado

A veces utilizamos en bucle el mismo mantel porque nos encanta. Y, claro, con los usos y los lavados continuos se acaba desgastando y tiene un aspecto viejo. ¿Cómo evitarlo? Juega siempre con dos o tres manteles parecidos que te gusten mucho y así retardaras su desgaste. Eso sí, el que está muy usado y tiene hasta algún agujero tendrías que jubilarlo. 

fotomontaje de detalle de manteles 1280x713

36.

Uno con puntilla que heredaste pero nunca has usado

Los manteles con puntillas son la típica cosa que puedes haber heredado de tu abuela. Es algo tan clásico como las sábanas con tus iniciales. Pero, reconócelo, nunca nunca lo has puesto en tu mesa (ni lo harás). Puedes intentar guardar las puntillas y no el mantel (que es liso) y así guardar un recuerdo de tu abuela. Otra posibilidad es teñirlo de un color de moda. Igual así sí que lo usas. ¿Te atreves?

comedor-con-sillas-de-madera-azules-lamparas-de-techo-de-fibras-y-mantel-de-lino 465107

37.

Un mantel que le queda pequeño a tu mesa

Puede ser que te hayas cambiado la mesa y tengas algunos manteles que no te queden bien con la nueva ni de sobremantel. Ya sabes que en El Mueble nos gusta que los manteles toquen el suelo y cubran por completo la mesa. Puedes dárselos a alguien con una mesa más pequeña o intentar hacer caminos de mesa con ellos. 

mesa-con-mantel-rojo-y-menaje-para-recibir-00506774

38.

Ese mantel con unas manchas que nunca se irán

Un mantel manchado dará un aspecto dejado a tu mesa. Así que si tienes un mantel que 'te chifla' pero que tiene unas manchas rebeldes que, a pesar de haberlo probado todo, no puedes quitar lo mejor será que te deshagas de él y liberes un valioso espacio en el cajón. Antes de hacerlo prueba a disimular las manchas de alguna manera. Quizás colocando unos caminos de mesa estratégicamente las puedas disimular.

Screenshot 2020-01-17 mantel-engomado-de-algodon-verde-con-motivos-decorativos-140x250-1000-3-28-182396 5 webp (Imagen WEBP[...]

39.

Un mantel tipo hule que te da calor

Que sí, que los manteles engomados, tipo hule, son muy prácticos cuando tienes niños en casa porque se limpian súper rápido cuando cae encima tomate, leche, vino... Pero a nivel estético aún tienen mucho que envidiar a un buen mantel de lino. Y, además, su tacto no es agradable. Por eso, si tienes uno que uno usas porque no te entusiasma mejor que se lo regales a alguien que lo vaya a utilizar. 

Patchwork mantel piercing_00475293

40.

Un mantel que hizo tu madre pero que no es tu estilo

Si tiene una madre (o tía) apasionada del patchwork o de los bordados seguro que tendrás más de un mantel o dos en casa que te ha hecho ella. Y aunque te gusta y tiene un evidente valor sentimental nunca lo usas. En ese caso no te decimos que lo tires ni lo regales, pero sí que lo pongas en otro cajón. No el de los manteles de uso diario. Igual en la misma caja del armario en la que tienes otros recuerdos de familia o en el armario de la ropa de casa. Pero no vale la pena tenerlo a mano si no lo usas. 

Mesa de comedor con mantel estampado

41.

Un mantel estampado que ya no te gusta

Porque lo ves pasado de moda, por el color, los motivos...Si ese mantel estampado se acostumbra a quedar en el fondo del cajón cuando vistes tu mesa por algo será. Si no te apasiona no te lo pienses más y haz trapos con él. 

mesa-verano-con-sandia-y-ensalada 00486879

42.

Los malos hábitos…

Con el verano, aunque apetecen las comidas ligeras, nos relajamos y tomamos alguna caña de más, no nos falta el picoteo en las terrazas, alguna barbacoa… no es que obligatoriamente comamos peor, pero puede que olvidemos algunos buenos hábitos como tomar fruta. Así que cuando acabe el verano, hay que tirar también estas costumbres poco saludables para volver a la rutina.

mesa de verano manteles_00508361

43.

La mantelería de verano

Como ocurre con la que uses dentro de casa, debes revisarla cada cierto tiempo por las manchas insalvables. Mantelería, manteles individuales y servilletas que visten las mesas de verano, pero son irrecuperables, pasan a engrosar la lista de las cosas que debes tirar cuando acabe este verano. Piensa que puedes convertir algunos de estos textiles en agarraderas de cocina o paños.

Comedor de exterior al atardecer con vistas a una playa_ 00347227

44.

Y en el comedor exterior, sabor a mar

En tu casa de la playa, las cenas serán al aire libre con el sonido de las olas de fondo, el olor a mar y un menú a base de pescado, por supuesto. ¿Cómo decorar la mesa exterior para una cena marinera? Un mantel estampado muy coast, como el de la imagen, sería lo suyo pero... Atenta a los tips que da la food stylist Laura Caldarola: "coloca a modo de individuales las servilletas en forma de rombo, colgando una de las mitades por el borde de la mesa. Sobre ellas dispón unos platos en blanco y azul con borde dorado y copas en diferentes colores". ¡Y no te olvides de los faroles!

palillos-chinos 00373198

45.

Palillos chinos para una ocasión especial

mesa de exterior bien puesta con mantel morado_00343915 O

46.

Cosas de ocasión especial: manteles

Mesa de comedor con mantel estampado w00521175

47.

En el comedor, azul + estampados

En el comedor partíamos de una base clara: la mesa de madera, las paredes con molduras blancas y papel pintado gris, la butacas también claras... Eso nos ha permitido jugar con el color y los estampados sobre la mesa del comedor. El punto de partida ha sido el mantel de lino estampado con motivos florales. Sus tonos: azul oscuro, curry y beige marcan los colores del servicio de mesa que también tiene toques de amarillo que contrasta con Classic Blue.

Mantel de flores y servilletas azules de Zara Home. Vajilla, copas y cubiertos de Ofelia Home Decor. Platos del pan de Guáimaro

Mesa con menaje azul w00521176

48.

Los mismos colores que el mantel

Repetir los colores del mantel en el servicio de mesa es un truco genial para que la mesa quede equilibrada. Aquí las notas más Classic Blue las ponen las servilletas, las copas y el bajoplato azul oscuro que hace destacar la vajilla pintada artesalmente. Del toque amarillo, un color complementario al azul, se encargan los cubiertos dorados, el plato del pan y el centro de flores.

 

w00505037

49.

Un centro de flores natural

Los pequeños ramilletes silvestres recogidos del jardín decoran el centro de la mesa dentro de pequeños jarrones y jarras de cristal y loza. 

muebles-de-jardin-con-mantelería-en-color-naranja-00506775

50.

Un comedor con tejidos naturales

¿Un secreto para una mesa fresca y elegante? Manteles y servilletas de lino. Martina añade otro: "El algodón lavado es un material perfecto en verano. Es bonito, una delicia para el tacto, muy suave y sus arrugas demuestran que la arruga es bella. Nuestro último descubrimiento es el algodón lavado de fibra larga, ¡os lo recomiendo! Lo ponemos en cojines, manteles, colchonetas... El algodón se corta recién salido del telar, se confecciona la pieza y luego se tiñe. Es fascinante" añade.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?