Flores

51 /1336
00485164 O. Dos arreglos gemelos con rosas y flor de almendro

51.

Dos arreglos gemelos con rosas y flor de almendro

Estos dos arreglos son delicados, originales y de temporada, gracias en parte a la flor de almendro, que le da un contrapunto silvestre. Las rosas de jardín se han elegido en dos tonos, blanco y rosa, para que el conjunto no resultara monocolor. 

00500555 O. Un vitalista centro de mesa en amarillo

52.

Un vitalista centro de mesa en amarillo

Si buscas un centro de mesa alegre y vitalista, inspírate en esta propuesta. Para confeccionarlo se han combinado francesillas, tulipanes, mimosas y ramas de eucalipto, que le dan un punto de verde y de frescor. 

00361335. Un bouquet de rosas en diferentes tonos de rosa

53.

Un bouquet de rosas en diferentes tonos de rosa

Desde los tonos más empolvados de rosa, tan de moda, hasta los más intensos, este ramo de rosas será el protagonista de cualquier rincón donde lo coloques. Y más fácil de confeccionar, imposible. Si eliges un recipiente de boca ancha, como este, deberás contar con más flores para llenarlo y que no queden huecos vacíos. Un consejo: intercala rosas de diferentes tonalidades, para que el conjunto se vea más dinámico.

00374554. Un festivo ramo de rosas de pitiminí

54.

Un festivo ramo de rosas de pitiminí

Las rosas de pitiminí destacan por su pequeño capullo, que se abre como máximo 2-3 cm. Las hay de una gran variedad de colores y tamaños y para confeccionar este ramo se eligieron en un suave rosa.

00371330. Un sencillo arreglo de calas o lirio de agua

55.

Un sencillo arreglo de calas o lirio de agua

Elegantes y delicadas, las calas son unas flores muy apreciadas para confeccionar ramos por su belleza y su espectacular gama de colores. Y es que aunque las más habituales son las blancas, las podemos encontrar en tonos que van del amarillo al negro, pasando por tonos burdeos o anaranjados. El único pero de las calas es que son una flor de temporada, que solo se encuentra durante los meses de primavera y verano.

00378361. Un ramo en cascada en rosa y carmín

56.

Un ramo en cascada en rosa y carmín

Este espectacular ramo será el robamiradas de dónde lo coloques. Para confeccionarlo se han empleado rosas Sweet Avalanche, que dan la nota más delicada; crisantemos en malva; los frutos rojos de la falsa pimienta y la caída de los racimos de amarantos. Un truco para hacer este ramo: haz un ramillete con las rosas y los crisantemos, que ocuparán la parte central del ramo. Y para darle caída, coloca en los extremos el amarantos y la falsa pimienta en cascada. 

00449145 O. Un ramo alegre y vital en amarillo

57.

Un ramo alegre y vital en amarillo

Si no quieres arriesgarte a la hora de confeccionar un ramo, apuesta por una única flor, como se ha hecho aquí. Acertarás seguro. Si quieres que el conjunto resulte más armónico, optar por un solo color, en este caso amarillo, que transmite alegría y energía.

00412725. Un desenfadado arreglo de hortensias

58.

Un desenfadado arreglo de hortensias

Las hortensias tienen dos grandes ventajas a la hora de confeccionar un ramo: su multitud de colores, incluyendo tonos antiguos, morados, rosados, blancos, cremas, verdes e incluso azules; y sus grandes flores, lo que permite crear un bello ramo con muy poquitas flores. Fíjate en este: han bastado seis flores, que se han elegido de diferentes colores para hacerlo más llamativo.  

00425886. Un ramo fácil y romántico con flores blancas

59.

Un ramo fácil y romántico con flores blancas

El blanco es el gran protagonista de este ramo, romántico y muy delicado, a base de flores blancas y casi sin presencia del verde. Se ha optado por francesillas, espuela de caballero y amni majus, colocados a distintas alturas. Precisamente la espuela de caballero se ha usado para darle caída al ramo y el amni majus para que tenga una forma más desenfadada.

00460557. Un arreglo de tulipanes y peonias muy natural

60.

Un arreglo de tulipanes y peonias muy natural

Colorista, primaveral y con sabor a campo, este ramo se ha confeccionado con tulipanes, peonias de diferentes tonos y ranúnculos rizados. Un conjunto colorista perfecto para acompañar una comida informal al aire libre. 

00488836 O. Un bouquet de rosas como centro de mesa

61.

Un bouquet de rosas como centro de mesa

Más fácil de confeccionar, imposible. Aquí se ha reunido varias rosas, de un tono rosa viejo, y para que el arreglo luzca más se han agrupado en una jarra, que le da más altura y un plus decorativo. 

00404020. Un arreglo desenfadado muy primaveral

62.

Un arreglo desenfadado muy primaveral

Este ramo transmite frescor y un aire desenfadado gracias a sus pequeñas flores que lo llenan de vida. Las más vistosas son los racimos de alhelí, en rosa y morado. Las flores de cera en blanco dan cuerpo al ramo y los cardos japoneses, de color carmín, ponen la nota más intensa. 

00460766 O. Un colorido ramo de liliums

63.

Un colorido ramo de liliums

Los liliums o las azucenas son consideradas por expertos las flores más bonitas del mundo. Y es que sus grandes y decorativas flores se convierten en las protagonistas de cualquier arreglo. Además, las hay de multitud de colores.

00460551. Un ramo desenfadado con un mix de flores

64.

Un ramo desenfadado con un mix de flores

Las mezclas suman. Así que no temas combinar flor cortada de temporada con flores silvestres del campo. Crearás un conjunto vital, descarado y desenfadado, como este. Si quieres que el ramo se vea más armónico, unifica las gamas de colores. Acertarás seguro. 

00386974. Un romántico arreglo de peonias y paniculata

65.

Un romántico arreglo de peonias y paniculata

La delicadeza de las peonias combina a la perfección con las florecillas blancas de la paniculata, que dan un toque romántico a este arreglo tan sencillo de confeccionar como bello. 

00365592. Un informal ramo de rosas

66.

Un informal ramo de rosas

Para confeccionar este ramo, se han combinado rosas de jardín de diferentes colores creando un arreglo informal y desenfadado. Para realzar la frescura y naturalidad del ramo, se ha optado por un jarrón de cristal transparente.

00442919. Un centro muy frutal con sabor otoñal

67.

Un centro muy frutal con sabor otoñal

Este original centro de mesa tiene rosas, ranúnculos, bolitas de nieve (symphoricarpos albus) y... ¡calabazas! Sí, porque los frutos de otoño también "van" con las flores. 

00177690. Dos bouquets a diferente altura

68.

Dos bouquets a diferente altura

Una opción original en vez de un solo ramo, es poner un par a dos altura diferentes. En este caso, se ha jugado con la peonia, la jeringuilla y el falso pimiento. Un truco para lograr su forma de ramo abierto es atándolo a la altura del cuello del recipiente y descansando sobre él. 

00470958. Un desenfadado ramo de dalias en tonos empolvados

69.

Un desenfadado ramo de dalias en tonos empolvados

Extravagantes, glamurosas, atractivas, exuberantes... Las dalias, con sus llamativas y grandes flores, nunca pasan desapercibidas en un ramo. Y aquí se han acompañado de syringas y hojas verdes. Los tonos empolvados de este ramo, que van del blanco al rosa maquillaje, le dan un look romántico. 

00469009. Un arreglo con los colores del otoño

70.

Un arreglo con los colores del otoño

En este ramo combinamos flores y hojas duraderas con colores otoñales: sedum, dalias, hojas de eucalyptus cinereas, clematis, amarantos, skimmias, malus y abelias. Nuestro consejo: haz primero el ramo con las hojas, y luego añade las flores. 

00456448. Un llamativo ramo de gerberas

71.

Un llamativo ramo de gerberas

Las gerberas, con sus grandes flores fucisas, son las dominantes de este ramo, que cuenta también con francesillas, flor de hinojo y paniculata y flor de ajo. Para confeccionar este ramo se ha empezado por colocar el verde –hojas de eucalipto– por todo el perímetro del jarrón. Después se ha colocado la gerbera, que se ha completado con la francesilla. Y al final, los huecos vacíos se han rellenado con flor de hinojo y paniculata. ¿Y el toque final? Un poco de verde o flores silvestres, como la flor de ajo, en la parte superior central del ramo.

00448967. Un bouquet de francesillas y tulipanes

72.

Un bouquet de francesillas y tulipanes

Los tulipanes, de flores estilizadas, combinan a la perfección con las francesillas, de flores más voluminosas y carnosas. Puedes completar el conjunto con verde, que le dará un plus de frescor y presencia. Elige un jarrón transparente, como aquí, para un efecto más ligero. 

00454854. Tres arreglos a dos alturas

73.

Tres arreglos a dos alturas

En lugar de un gran ramo, ¿por qué no confeccionar tres más pequeños? Esta es una opción que resulta muy decorativa para decorar una mesa de centro o incluso como centro de la mesa del comedor. Lo ideal es partir de un ramo principal y complementarlo con dos pequeños arreglos más informales, como se ha hecho aquí. Las francesillas, en blanco y rosa, han sido las flores escogidas. 

00425884. Un gran ramo silvestre con flores multicolor

74.

Un gran ramo silvestre con flores multicolor

La idea de este ramo es que fuera desenfadado y con sabor a campo. Para confeccionarlo se han usado rosas de varios colores, flor de cera y verdes silvestres para darle más cuerpo y presencia. Un truco: para que las rosas luzcan más, colócalas en la zona exterior y usa la flor de cera y el verde para darle un aspecto más salvaje y 'movimiento' hacia arriba y los lados.

00404021. Un ramo primaveral con sabor romántico

75.

Un ramo primaveral con sabor romántico

Las rosas gravity de color melocotón son las grandes protagonistas de este delicado ramo. Se han combinado con francesillas en blanco y melocotón y el brillante verde de las hojas de acacia. El toque más etéreo lo ponen los ramilletes de panicum que le dan un aire casi de bouquet nupcial.

Lavanda-00405618. Un arreglo muy aromático y de campo

76.

Un arreglo muy aromático y de campo

Romero, hierba luisa y lavanda componen este ramo tan silvestre como aromático. Debes saber que la lavanda está en su mejor momento en junio y julio, así que aprovecha la temporada para llenar de color y aroma tu casa. Pero ojo, ten en cuenta que sus racimos lilas serán los grandes protagonistas del ramo que confecciones. 

00302247. Un espectacular ramo de rosas

77.

Un espectacular ramo de rosas

Para confeccionar este centro se han combinado tres tipos de rosas: una más fucsia (Ensemble), otra en rosa palo (Djoema) y una de menor tamaño más pálida (Sudocu). Se ha jugado con las tres variedades, en diferentes tonos de rosa, sin usar más hoja verde que la propia de las rosas, porque así queda más natural. 

00302254. Un elegante y sobrio centro de rosas blancas

78.

Un elegante y sobrio centro de rosas blancas

Para confeccionar este centro de blanco y verde, se han combinado tres rosas de tres blancos diferentes: Avalanche (blanco puro con una abertura grande), Cameo (en tonos beige con los pétalos externos de blanco roto) y Green (una rosa cuyos pétalos blancos tiran a un verde amarillento). Precisamente estos destellos de verde se han enfatizado con brotes de Hypericum, con sus frutos pequeños, que además de en verde también se encuentra en rojo y salmón, y se han acompañado con hojas de Salal, que aguantan frescas mucho tiempo.

00304161. Un ramo vibrante y muy elegante

79.

Un ramo vibrante y muy elegante

Este espectacular ramo lo componen unos treinta tallos: Ammi Majus, una planta herbácea de dos tipos, una más verdosa y pomposa, y otra más blanquecina; Trachellium, una flor silvestre en blanco y en lila; y Lisianthium, una flor blanca parecida a la rosa, muy habitual en los ramos de novia. Sus tallos largos han permitido crear un ramo muy estilizado y a su vez con mucho movimiento, lo que le da un toque más natural y desenfadado.

00302271. Un bouquet de rosas dulce y asilvestrado

80.

Un bouquet de rosas dulce y asilvestrado

Las rosas nunca fallan para confeccionar un ramo. Aquí se han combinado dos variedades, la gran rosa Cool Water, cuyos pétalos de tonalidades lilas combinan a la perfección con los tonos rosados empolvados de la rosa Sanaa. Para completar la dulzura de este ramo se ha recurrido al Viburnum, un verde muy parecido a la flor de la hortensia, de porte redondeado y con caída, que asilvestra con su presencia el arreglo. El jarrón, con malla metálica, refuerza este look campestre.

00304552. Un elegante centro de peonias

81.

Un elegante centro de peonias

Considerada por muchos la reina de las flores –con permiso de la rosa–, la peonia se asocia con elegancia y delicada belleza. Disponible en muchos colores, para confeccionar este ramo se optó por peonias blancas, que se han combinado con un verde transparente (Thalpsi), hojas de Hoya, hiedra y hortensias verdes, todas ellas entrelazadas para crear un efecto más dinámico.

00306922. Un ramo romántico y muy femenino

82.

Un ramo romántico y muy femenino

Este ramo campestre tiene, además de la brillantez de los verdes, detalles coquetos como los frutos del Symphoricarpos, que van desde el rosado malva al blanco, y las flores blancas que lo llenan de luz. Para rellenar el ramo, se ha optado por la avena que, con sus tiras verdes y finitas, da el toque silvestre con su transparencia plumosa.

00304546. Un campestre ramo de lathyrus

83.

Un campestre ramo de lathyrus

Esta bellísima flor, de tallo corto y suave fragancia, es también conocida con el nombre de “guisante de olor”. De muchísimos colores, no tiene casi verde, salvo unos pequeños zarcillos que resultan muy decorativos. Su aspecto silvestre y su gran variedad de colores la hacen perfecta para confeccionar ramos desenfadados. 

00302261. Un arreglo en rojo y blanco

84.

Un arreglo en rojo y blanco

La rosa, por su belleza, es una flor de gran protagonismo en un ramo. Y en rojo, ¡más aún! Por lo que conviene combinarla con una flor que, sin competir con ella, la complemente. Como se ha hecho aquí, que la rosa Pasión, de un rojo vibrante, se ha combinado con Ranúncula. Y para completar el arreglo, un verde silvestre muy fresco y espeso, el de la arbustiva Chiringa, cuya flor blanca recuerda un poco a la flor de almendro.

00304555. Un ramo espléndido y muy fresco

85.

Un ramo espléndido y muy fresco

Para confeccionar este estilizado ramo se han combinado varios tipos de flor y verdes. El verde Molucela; la flor ramificada Delphinium (en blanco y en rosa), también llamada “espuela de caballero”; la Campanula o campanilla, que cuelga y da un aire muy romántico; el Aster, una especie de margarita de tallo alto y, por último, un verde que hace una bola que parece una hortensia, el Viburnum.

00348960. Un bouquet colorista con hortensias

86.

Un bouquet colorista con hortensias

Este ramo es tan fácil de confeccionar como colorista. Agrupa cuatro flores de hortensia de diferentes colores –aquí se ha optado por el blanco, el azul y el lila– y complementa el bouquet con ramitas de ginesta, que dan un toque silvestre, y de flaso jazmín, que compensarán la forma redondeada del ramo. 

00340493. Un ramo de liliums rosas

87.

Un ramo de liliums rosas

Los liliums o azucenas son un clásico de los ramos por sus bellas, coloristas y grandes flores. Precisamente por el tamaño de sus flores es una flor que agradece estar sola para que nada compita con ella, como se ha hecho aquí. ¿Que te sabe a poco? Siempre puedes acompañarla con algo de verde, que contraste con sus llamativas flores.

00351959. Un centro de mesa original y muy otoñal

88.

Un centro de mesa original y muy otoñal

Este arreglo nos encanta por su originalidad, siendo un centro muy decorativo para una mesa de otoño. Para confeccionarlo se han aprovechado dos calabazas vacías y secas, a modo de jarrón, y se han agrupado rosas y hortensias blancas junto a hojas de helechos y arbustos silvestres. El resultado no puede ser más natural y delicado.

00347806. Un arreglo de rosas y nandinas

89.

Un arreglo de rosas y nandinas

Para confeccionar este ramo se han combinado rosas de jardín, ramas de ciprés y dos variedades de nandina, que con sus pequeños racimos y sus coloristas hojas, da un contrapunto campestre a un arreglo de tonos otoñales.  

organizar botiquin en 15 minutos. Pon orden en el botiquín

90.

Pon orden en el botiquín

El botiquín o la caja de las medicinas es una de esas cosas que puedes ordenar en 15 minutos. Revisa medicamentos abiertos y fechas de caducidad y mete en una bolsa todo lo que tengas que llevar a tu farmacia. Coloca las tiritas en su caja, enrolla las vendas y ordena los medicamentos por tipo (jarabes, analgésicos...).

DOBLA Y PEGA

91.

DOBLA Y PEGA

Ve doblando uno a uno cada pétalo (pellizcado por uno de los lados y curvado hacia abajo por el otro) y comienza a pegar los más grandes en una base circular recortada de la misma cartulina. En cada capa superior, los pétalos irán ocupando el hueco que queda entremedias de los pétalos de la capa anterior. 

MACETAS. HASTA EN LAS MACETAS

92.

HASTA EN LAS MACETAS

Tampoco todas las composiciones han de ser ramos de flores. Si utilizas como recipiente una maceta, el resultado final puede ser incluso más natural.

TAMBIÉN ORIGAMI. LÍATE LAS FLORES A LA CABEZA

93.

LÍATE LAS FLORES A LA CABEZA

Esta corona de origami creada por Missmsmith es la muestra de que lo límites con el papel tan sólo están en la imaginación y la creatividad.

telas. NUEVOS MATERIALES

94.

NUEVOS MATERIALES

También utilizan los "papeles mágicos" que hace Nunche de @arratospapel, creados con restos de frutas, verduras, sábanas viejas, camisetas, camisas...

AÑADE FLORES SECAS

95.

AÑADE FLORES SECAS

Para aportar más realismo puedes añadir vegetación o flores secas. Ella utilizan siempreviva y paniculata, para que compartan textura con las flores de papel.

 

DECORACIÓN DURADERA

96.

DECORACIÓN DURADERA

Los montajes de Missmsmith, como esta composición para la pared a base de maxiflores, son reutilizables. 

PARA NOVIAS

97.

PARA NOVIAS

En Missmsmith son expertas en crear ramos de novia, que pueden componer en cualquier color y bajo la forma o tipos de flores deseadas. Las de origami (el arte japonés del plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento) son las más complicadas de hacer.

EL RESULTADO FINAL

98.

EL RESULTADO FINAL

Para crear un ramo, combina flores de varios colores e incluso de formas diferentes y átalas juntas con un trozo de cuerda. 'et voilà!' Ya tienes tus propias flores de papel. Un trabajo sencillo, entretenido y muy vistoso y satisfactorio.

SOMBRA AQUÍ, SOMBRA ALLÁ

99.

SOMBRA AQUÍ, SOMBRA ALLÁ

Aplica color (siempre bajo una misma gama cromática) con unas acuarelas. Las de Marta son de cuando era niña.

EN ZIG-ZAG

100.

EN ZIG-ZAG

Pega en la base de la flor un alambre recubierto con cinta verde de papel de floristería. Recorta en una cartulina de color verde el cáliz de la flor, hazle un agujero en medio con una troqueladora e introduce el alambre por él. Puedes añadir a la composición hojas, que se modelan doblándolas a la mitad y luego en zig-zag. Corta el cable con unos alicates.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?