Captar la esencia de la frescura del mar y el ambiente cálido propio de verano y proyectarlo en el hogar, es algo que no todos saben conseguir. Y es que no solo se trata de añadir mobiliario en tonos blancos y elementos decorativos de fibras naturales, también hace falta cargar a nuestra vivienda de personalidad y adaptarla a las necesidades que pudiéramos tener. Así, el equipo del estudio Strada Interiors, en colaboración con el estudio francés, Maison Perron, han conseguido convertir esta casa ubicada en un pueblecito de la Costa Dorada, en el refugio vacacional para una familia numerosa, quienes ansiaban disfrutar de la cercanía del mar y la magia del Mediterráneo. 

Para abordar esta renovación integral, cada rincón ha sido tratado con especial cuidado y cariño y se ha pensado en todo lo que la familia, compuesta de siete hijos, pudiera reclamar. Apreciar esa esencia de hogar mediterráneo e ibicenco, ha sido posible gracias a la elección de una paleta cromática suave, con el blanco como tono predominante y salpicaduras en turquesa, y unos de materiales que, ante todo, recurren a las fibras naturales, como la madera, para crear un ambiente fresco y estival. ¿La vemos?

8 /10

1.

Un salón mediterráneo abierto a la cocina

Salón en tonos blancos y elementos en fibras naturales.

Mobiliario a medida del salón de Ciurans y espejos de rafia de Artesanía San José.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

El salón de esta vivienda era uno de los espacios más importantes, ya que es el epicentro de las reuniones familiares. Por ello, se ha diseñado con mobiliario hecho a medida. De esta forma, se puede aprovechar al máximo el espacio disponible y facilita que todos y cada uno de los miembros de la familia encuentren su rincón de relax. Además, una de las cosas que más destaca, es que la televisión queda discretamente integrada en un mueble multifuncional. De esta forma, también se optimiza el espacio y se ve mucho más estético. En la pared, una combinación de espejos de rafia redondos crea un ambiente muy natural y lleno de vida. ¡Nos encanta!

2.

Con zona office y más rincones de relax

Espacio office y televisión oculta en un mueble versátil con banco.

Mobiliario hecho a medida.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

El espacio está tan bien aprovechado, que incluso el salón se ha podido equipar de una zona office para que cualquiera de los miembros de la familia pueda trabajar cómodamente. ¡Y no solo eso! Si no que también se ha instalado un banco que aumenta el confort y resulta de lo más versátil porque cuenta con un mueble que queda muy armónico con todo el espacio y en el que en realidad se oculta la televisión. ¡Una idea perfecta para copiar!

3.

Con increíbles vistas en primer plano al mar

Salón con vistas al mar Mediterráneo.

Mobiliario a medida del salón de Ciurans y espejos de rafia de Artesanía San José

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

¡Wow! Pagaríamos por disfrutar de estas vistas en nuestro salón. Así, no nos haría falta televisión ni cualquier otro dispositivo, porque solo con esta imagen nos quedaríamos hipnotizados más que con cualquier otra cosa. Toda una pared se ha convertido en el ventanal perfecto para tener una vista panorámica y en primer plano del mar. Además, desde el salón también se accede a una pequeña terraza donde observar las vistas pero también sentir la brisa marina.

Además de esto, necesitamos mencionar la hegemonía del blanco de las paredes que se rompe mediante un gran foseado revestido de mimbre en el techo: “Se rinde tributo al estilo ibicenco, envolviendo el espacio en una atmósfera cálida y relajada” comenta Laura Strada, interiorista y fundadora de Strada Interiors.

4.

Con comedor para familias numerosas

Comedor para familias numerosas.

Mobiliario hecho a medida de Ciurans y espejos de Artesanía San José.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

Una familia con siete hijos, necesita un comedor amplio donde ninguno quede fuera. Así, este comedor es perfecto para reunir a todos los miembros a comer. La extensión de la mesa abarca la misma amplitud que la zona de estar del salón, por lo que se integra a la perfección, sin parecer espacios distintos. Para añadir luz cuando el sol cae- a pesar de que por el gran ventanal incide hasta el último rayo de sol- se han instalado unas lámparas colgantes de techo que quedan así de bonitas y naturales. ¡A conjunto con los espejos!

5.

La terraza, una extensión del salón

Terraza de una casa con vistas al mediterráneo.

Cortinas de Artesanía San José y mobiliario de Kave Home.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

Aunque desde el salón ya podíamos ver todo el mar, ¿qué mejor que sentirlo mucho más de cerca y al aire libre? La terraza ha sido diseñada como una extensión natural del salón. De esta forma, ofrece continuidad visual con acogedores sofás y cortinas de rafia que bailan al ritmo de la brisa mediterránea. Tanto el mobiliario como los textiles se han escogido para que el exterior y el interior estén conectados estéticamente. ¡Nos encanta la idea de poner toques de color con el amarillo que coincide con las flores del centro de mesa! Frescura instantánea.

6.

Un espacio cargado de frescura

Terraza con vistas al mar.

Mobiliario de Kave Home.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

Esa frescura de la que hablábamos se extiende a cada rincón de la terraza. De esta forma, creamos nuestro propio oasis, como si estuviéramos en la mismísima orilla del mar. ¡Una terraza de ensueño que puede disfrutar toda la familia! Incluso para pasar ratos con invitados, ¿qué mejor que esta zona?

7.

Una cocina práctica y funcional

Cocina con vistas al mar junto al comedor.

Una cocina práctica junto al comedor.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

De nuevo, en el interior, llegamos a la cocina. Este espacio ha quedado abierto, para hacerlo modesto y funcional. Así, la cocina revela la simplicidad de la vida junto al mar. Cuenta con mobiliario en blanco en la parte baja y un espejo en la parte superior que, estratégicamente ubicado, genera sensación de amplitud y aporta luminosidad, además de reflejar la inmensidad del entorno marítimo. Además, se encuentra al lado del comedor y del salón, de esta forma, la comunicación entre espacios y diferentes estancias, es mucho más fluida. Una facilidad que se suma a una casa adaptada para familias numerosas.

8.

Pasillo con mucha personalidad

Un pasillo con rosetones.

Rosetones de Orac Decor.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

El pasillo es un viaje único entre el día y la noche, que además evoca la frescura mediterránea en el techo, pintado en turquesa. Un tono que se repite también en todas las estancias de la zona de noche. Pero los verdaderos protagonistas son, sin duda, los rosetones que visten y decoran la pared, en distintos tamaños, un guiño al origen francés de los propietarios. Y es que confiere al pasillo una personalidad única, que dan al hogar movimiento, vitalidad y frescura al mismo tiempo que estilo, y que ha conseguido enamorarnos por completo. ¿Otra idea para copiar más a la colección?

9.

Un dormitorio principal muy natural

Dormitorio principal con detalles y decoración muy natural.

Cabecero de Papiol Alfombras, mesillas de Crisal Decoración.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

Llegamos al dormitorio principal y... ¡Wow! La frescura y el ambiente cálido del mediterráneo se traslada también a esta habitación. Puertas mallorquinas, cabeceros de rafia y muebles a medida con nudos de madera es todo lo que necesitábamos ver para quedarnos prendados de este dormitorio tan veraniego. Y es que, los dormitorios armonizan con el resto de la vivienda en su esencia natural, acogedora y auténtica. Se han seleccionado tejidos naturales, en blanco, que combina a la perfección con otras tonalidades como el ocre, que ya hemos visto repetido en otros puntos de la casa, y el azul, que no falta.

10.

Un dormitorio infantil espacioso y de ensueño

Dormitorio infantil temático.

Un dormitorio infantil temático.

Felipe Scheffel / Sol Van Dorsen

El dormitorio cuádruple infantil está diseñado para crear recuerdos eternos, con un toque temático que evoca la alegría de la infancia y la conexión con la playa. Un cielo azul con algunas nubes blancas que iluminan aún más el turquesa de las paredes que imita al mar. Además, en este dormitorio se ha optado por literas para poder optimizar el espacio de esta familia tan numerosa. Definitivamente, en cada rincón esta casa respira la esencia de la familia y la brisa del mar.

Agradecimientos al fotógrafo Felipe Scheffel y a la estilista Sol Van Dorsen.