Uno de los elementos más importantes a la hora de decorar una casa es el color. Elegir el tono adecuado no solo tiene el poder de dar personalidad a un espacio, también puede convertirlo en el lugar más elegante y refinado. Un gran triunfo, sobre todo, cuando se maneja poco presupuesto.

En El Mueble somos auténticos fans del blanco cálido, el color fetiche que hará que tu salón se vea moderno y lujoso. Y todo gracias a su carácter infalible y atemporal. Aquí te decimos cómo combinarlo con otros tonos de blanco, neutros, e incluso, con colores más atrevidos. Es tan bueno, que con todos se lleva a las mil maravillas. ¡Una combinación de color que nunca falla!

10 /15

1.

Replantéate la base

Salón reformado con chimenea.

Sofás de tapicero. Mesa de centro, de Natura Casa. Pufs, de Margarita Ventura.

El Mueble

Si tu salón tiene ya las paredes blancas, pero no resulta acogedor, ¿por qué no pruebas con otro tono de blanco? El blanco que más nos gusta en El Mueble es el blanco cálido. Una tonalidad capaz de transformar tus estancias. Meritxell Ribé optó por pintar de blanco cálido las paredes de este salón que ahora te acoge. ¡El resultado es impresionante! 

2.

Sube tu espacio de nivel

Salón elegante en blanco y negro.

Sofá y butacas, de Sandon. Estantería diseño de Sandon con trasera con papel de Élitis.

El Mueble

La tonalidad por la que más interioristas se decantan a la hora de empezar un proyecto es, sin duda, el blanco cálido. Es atemporal, delicado y muy chic. Gracias a él, todos los espacios parecen más grandes, luminosos y ganan presencia. El Estudio de Interiorismo Sandon lo eligió en este salón no solo para las paredes, también para el sofá, la estantería y el techo. ¿A qué resulta súper elegante y luminoso

3.

Por qué nos encanta el color blanco

Por qué nos encanta el color blanco

El blanco es un color que siempre es tendencia en decoración. Pero, ¿te has preguntado por qué? ¡Haz clic en el vídeo y descúbrelo!

4.

Elige tu tono según tu gusto y la luz

Salón con estantería y cuadro.

Librerías, butacas, sofás y estores de lino, diseño de Coton et Bois. Cuadro, de Carol Moreno.

El Mueble

Los blancos son muy complejos por la cantidad de tonalidades que tiene. Entonces ¿cuál elegir para no errar en la decisión? Depende de las preferencias personales... Y de la luz natural de la estancia: si es muy luminosa, decántate por un blanco frío con una base azulada o gris, que refresque el ambiente. Pero si es poco luminosa, opta por un blanco cálido, mucho más acogedor. Es el elegido por Asun Antó y Javi Baldrich en este salón con el sello inconfundible de Coton et Bois. El blanco es el protagonista de paredes, techos y muebles.

5.

Abraza el minimalismo cálido

Salón de verano con los muebles justos.

Sofás, diseño de Ladies and Gentleman, realizado por Miki Beumala. Butaca, en Margarita Ventura.

El Mueble

Lo bueno que tiene una estancia inspirada por el blanco cálido es que no hace falta mucho para darle vida. En lugar de incorporar muchas piezas de decoración, elige pocos elementos grandes que marquen la diferencia. ¡Verás cómo gana en personalidad! Y si no fíjate en este salón ligeramente curvado, redecorado por Mar Ferreres y Esther Mercé. Todo él gira en torno al blanco. ¡Y respira tanta paz! En El Mueble somos cada vez más forofas del minimalismo cálido.

6.

Incorpora elementos naturales

Salón con sofá Chester de cuero marrón.

Sofá de cuero. Mesa de centro de madera.

El Mueble

Equipa un salón blanco y luminoso con texturas naturales que añadan profundidad al espacio. Los muebles de cuero son duraderos, fáciles de limpiar y, lo mejor de todo, es que no pasan de moda. Fíjate lo bien que contrasta este sofá chéster y los muebles de madera con el fondo impoluto de las paredes.

7.

Blanco sobre blanco, éxito seguro

Salón con sofá de cuero blanco.

Sofá diseño de Sube Interiorismo, realizado a medida por Tapicería Deco Lur Sofá. Mesa de centro de J70 Decoración. 

El Mueble

Si vas a decorar una estancia desde cero, será imposible que te equivoques si colocas muebles y accesorios en diferentes tonos de blanco cálido. La interiorista Begoña Susaeta ha sumado a las paredes con molduras, un sofá, unas banquetas tapizadas y una pantalla de lámpara en diferentes tonos de blanco. El resultado es un salón clásico, elegante y encantador.

8.

Añade una alfombra en blanco roto

Salón de verano con plantas.

Sofá modelo Noora, de Bolia. Mesa auxiliar blanca, de Menu Space. Alfombra, de Papiol.

El Mueble

¿Quieres que tu salón, comedor o dormitorio parezca más lujoso? Coloca una alfombra de pelo en un color lino, blanco roto o blanco cálido. ¡Verás la transformación al instante! Las alfombras de colores claros ayudan a reflejar la luz. Tal y como se aprecia en este salón decorado por Sandra Vergara Studio. Junto con la alfombra, se eligió el sofá en un blanco roto y la mesa de centro con sobre de mármol. Los tres son capaces de iluminar el espacio y revalorizarlo

9.

Opta por sofás con fundas lavables

Salón con vigas en el techo lacadas en verde grisáceo.

Sofás y butacas, realizadas a medida con lino de Yutes. Mesa de centro y taburetes recuperados, de Seawashed.

El Mueble

Si te gustan los sofás blancos, pero te echa para atrás la rapidez con que se pueden ensuciar los tapizados, opta por colocar fundas lavables. Elígelas en tonos neutros con los que el blanco se lleva fenomenal. Estos tejidos resistentes, en lino o algodón, permiten lavarse en la lavadora con la tranquilidad de saber que quedarán como nuevos.

10.

Sé creativa con la iluminación

Salón y comedor en tonos blancos.

Mesa, diseño de Pedro Peña. Sillas, de De Padova. Lámparas de Brokis, en Pedro Peña.

El Mueble

El mayor error que se comete en las habitaciones decoradas en blanco es la elección de la iluminación. Si decoras con colores monocromáticos o te centras en un solo tono, añade lámparas llamativas para aportarle personalidad a una estancia sencilla. ¡Y ojo con las bombillas! De 3500 a 4100 kelvins obtendrás una luz blanca mientras que si las eliges de menos de 3100K parecerá más amarilla, más cálida.

Este comedor, decorado por Pedro Peña Interior Design, lleva el blanco por bandera: en la mesa, en las sillas, las lámparas, e incluso, el suelo de mármol. Un espacio elegante, puro y delicado.

11.

Añade abundante vegetación

Salón con cortinas blancas y beige

Butacas, de La Redoute. Alfombra, de Zara Home.

El Mueble

El escenario perfecto para un espacio verde es una habitación decorada en colores vivos. Pero no queremos estresarnos, al contrario. Buscamos espacios naturales y relajantes donde el verde de las plantas de interior complemente al blanco cálido de paredes y muebles. Por eso, pon la guinda a la decoración con un toque verde generoso que le aporte el frescor preciso sin complicaciones de mantenimiento. Tal y como ha hecho en este salón Natalia Zubizarreta.

12.

Pinta el techo y unifica

Salón con sofá, molduras en pared y cuadro con iluminación.

Sofá y puf, de Thales de Mileto. Mesa de centro de mármol y metal, de Borgia Conti. Alfombra, de Gancedo.

El Mueble

Un truco infalible entre los interioristas es extender el color de la pintura de las paredes hasta el techo. Al dar a todo el espacio un color uniforme, no solo conseguirás una sensación de elegancia en la habitación, sino que también harás que tus techos parezcan más altos. Prueba de ello es este salón en blanco cálido decorado por Eva Baena.

13.

Ama los linos

Salón con sofá tapizado en crudo con cojines de colores.

Proyecto, de Seawashed. Sofá con lino de Yutes.

El Mueble

Elige textiles sencillos para mantener ese aspecto nítido en tu salón. Elige un sofá elegante y cojines de diferentes texturas y tamaños para añadirle interés visual. ¿Qué material elegir para elevar el nivel de un salón? Opta por el lino, un tejido atemporal que aporta vitalidad, ya que, adquiere una textura diferente cada vez que te sientas.

14.

Combina el blanco cálido con colores atrevidos

Salón con cojines de cuadros rojos en sofá.

Sofás y mesa de centro, en Cado Interiors. Cuadro de Inés Arnedo.

El Mueble

En las estancias decoradas en blanco cálido, no debes evitar colores más atrevidos. Si quieres mantener la sensación de ligereza en el espacio, elige un solo color más intenso. En este salón, la interiorista Jeanette Trensig ha optado por el verde oliva, un color frío que aporta un ambiente fresco al comedor, mientras que los tonos naranjas y rojos logran una atmósfera más cálida y acogedora en el salón.

15.

Utiliza complementos dorados

Salón con espejo dorado.

Mesa de centro y lámpara de sobremesa dorada, de Guáimaro.

El Mueble

¿Quieres darle una apariencia más cara a tu salón? Las interioristas Mausha Marsá y Tanana Montero Santos nos dan sus trucos: elige blanco en los revestimientos; y como guinda, opta por complementos dorados en espejos, lámparas y portavelas. ¿No me digas que no queda elegante y el salón ha subido de nivel?

Si quieres estar al día de todo lo que se publica en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.