Casas de lectoras

Casas de lectoras: la casa familiar llena de buenos recuerdos de Andrea en la Costa Brava

La lectora Andrea Arasa nos deja entrar en su piso y ella misma nos explica qué significa esta casa para ella. Es una de las preseleccionadas del concurso "Las mejores casas de las lectoras". ¡Participa tú también!

salón Andrea Arasa

familia Andrea Arasa
Andrea Arasa

Andrea Arasa, la segunda por la izquierda, ha sido una de las preseleccionadas para el concurso de casas de lectoras con su casa situada en la Costa Brava. "El mundo del interiorismo y la decoración siempre me ha gustado mucho, pero no fue hasta que me independicé y tuve mi propio piso que descubrí vuestra revistas y me convertí en lectora de El Mueble. Si me pongo a contar, diría que hace unos 4 años y medio aproximadamente que os conozco y os sigo", explica nuestra lectora.

salón Andrea Arasa
Andrea Arasa

"A mis padres siempre les había encantado la Costa Brava, ya que mi madre de pequeñita ya veraneaba ahí. Así que cuando mi hermana y yo eramos pequeñas (yo debía tener unos 6 años y mi hermana 4) mis padres decidieron comprarse esta casa en una urbanización en Tamariu, Aigua Xelida. Era una casa adosada que por dentro en aquel momento no era muy bonita, ya que no había sido reformada desde que la construyeron, pero recuerdo que a mi hermana y a mi nos encantaba porque la encontrábamos enorme (comparado con el piso donde vivíamos en Barcelona), y porque tenía una gran terraza desde donde veíamos el mar. Mis padres decidieron bautizarla con el nombre de Marinada", cuenta nuestra lectora.

salón Andrea Arasa
Andrea Arasa

Esta casa era nuestro refugio para las escapadas de fin de semana en familia, recuerdo que no solo íbamos en verano sino también fines de semana de invierno. A los pocos años de tenerla, mis padres la reformaron entera y la decoraron ellos mismos, porque a los dos les gusta mucho la decoración, convirtiéndola en lo que es ahora, un oasis blanco y azul siendo la madera su elemento principal", afirma la protagonista de este reportaje.

comedor Andrea Arasa
Andrea Arasa

"Ahora, 20 años después de todo esto, mi madre ya no está por culpa de un cáncer, mi hermana y yo tenemos pareja, mi padre ha rehecho su vida y entramos todos un poco más apretados de lo normal en la casa, pero es un proyecto tan especial para mi padre, mi hermana y para mí que, por muy 'apretados' que estemos, siempre mantendremos con nosotros, porque es imposible encontrar un hogar como este, esta casa es mi madre, somos nosotros", desvela Andrea.

salón Andrea Arasa
Andrea Arasa

"La casa la hemos reformado entera y el cambio ha sido espectacular. Cuando la compramos estaba con su obra de origen, por lo que era muy antigua y fría. No solo porque los muebles eran antiguos, sino también porque los suelos de la casa eran de baldosas, los sofás eran como una extensión de la pared con cojines nada antiguos y nada bonitos, las paredes de la cocina también eran de baldosas de colores…", sigue contando.

cocina Andrea Arasa
Andrea Arasa

"Teníamos claro que era necesaria una reforma integral y que queríamos una casa de estilo mediterráneo, así que nos pusimos a ello. Los cambios más significativos que hicimos fueron pintar absolutamente toda la casa de blanco, no solo las paredes sino también las vigas del techo, y cambiar las baldosas del suelo por parquet, también blanco, haciendo la casa mucho más acogedora y espaciosa. La cocina la hicimos mucho más amplia y bonita cambiando las baldosas de la pared por cemento y poniendo un suelo de cemento", detalla nuestra lectora.

cocina Andrea Arasa
Andrea Arasa
interior casa Andrea Arasa
Andrea Arasa

"Las habitaciones las reformamos enteras también, creando dos habitaciones dobles, una con dos camas individuales y otra con literas. La decoración en tonos azules y todos los muebles de madera han ayudado a conseguir una casa muy acogedora", describe Andrea.

dormitorio Andrea Arasa
Andrea Arasa

"Para mí esta casa tiene mucho significado toda ella, pero si tuviera que elegir una estancia como la más especial no sabría si decantarme por la habitación de mis padres. La habitación de mis padres es muy especial para mi porque sé lo significaba esta casa para mi madre y siempre que voy a esa habitación me acuerdo de ella. La habitación tiene un gran ventanal con vistas al bosque y de fondo se puede ver un poquito de mar, y en ella recuerdo muchos momentos y conversaciones con mi madre en la cama y disfrutar juntas de las vistas pensando la suerte que teníamos de poder disfrutar de este paisaje", revela Andrea.

dormitorio Andrea Arasa
Andrea Arasa
habitación infantil Andrea Arasa
Andrea Arasa
habitación Andrea Arasa
Andrea Arasa
casa Andrea Arasa
Andrea Arasa

"Las reformas en la terraza también han sido importantes ya que han supuesto un gran cambio, porque cuando la compramos había una zona de terraza sin muebles y con muchas hierbas mal cuidadas. La reformamos entera ampliando la terraza de detrás de la casa, dando opción a crear tres estancias diferentes en la misma: la zona comedor con bancos de madera, la de descanso con sofás y una mesita y otra con dos hamacas para poder tomar el sol", cuenta la catalana.

terraza Andrea Arasa
Andrea Arasa

"La zona del comedor exterior que tenemos en la terraza de detrás de la casa con la gran mesa de madera de hasta 10 comensales también me trae muy buenos momentos, ya que es el lugar de unión familiar donde disfrutamos de comidas y largos ratos de sobremesa", concluye nuestra lectora.

¡Notición! Ampliamos el concurso "Las mejores casas de lectoras"

Especial El Mueble nº 700

¡Notición! Ampliamos el concurso "Las mejores casas de lectoras"

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?