Así como no hacen falta demasiados metros cuadrados para lograr una cocina estilosa, tampoco es vital tener un césped natural, frondoso y cuidado para conseguir una terraza de revista. Tener un espacio al aire libre donde disfrutar en casa es todo un privilegio y, como tal, debemos sacarle partido más allá del manto verde que, por cierto, no siempre es la mejor opción. Hay otras alternativas con menos mantenimiento e igualmente vistosas para conseguir el ambiente refrescante y veraniego que requiere una terraza. Da igual si está en medio de la ciudad, tiene vistas al mar o se encuentra en pleno campo, acondicionarla es un reto que se puede solucionar con buenas ideas y grandes dosis de creatividad. Anota estas 6 claves facilísimas para tener una terraza sin césped, pero muy verde y fresquita.

4 /6

1.

En macetas colgantes y en barandillas

Terraza con una zona chill out

Terraza con una zona chill out con macetas colgantes y maceteros en la barandilla.

El Mueble / Pepa Oromí

Si tienes una pérgola o un jardín vertical, debes probar las bondades de las plantas colgantes. Aunque no lo creas, gracias a su crecimiento hacia abajo, ayudan a maximizar el espacio creando una burbuja verde muy interesante. Se pueden utilizar macetas en suspensión o en cestas de fibras naturales porque no tienen tanto peso como una de cerámica. Algunas opciones recomendables en este caso son la hidra sueca, la hoya o la planta araña.

En esta terraza con pérgola tenemos plantas colgantes, pero también una solución que bordea la barandilla. Ante la falta de espacio, ¡coloca un vergel ahí! Puedes colgarlas de la propia barandilla con soportes especiales para ello o convertirla en una gran jardinera que decore cada uno de sus frontales. Da mucho frescor, no estorba y no ocupa espacio de más.

2.

Sobre un banco, para ocultar miradas

terraza pequen~a

Terraza pequeña con suelo y banco de madera y maceta con plantas por detrás.

El Mueble

¿Tienes espacio para poner un banco a medida? ¡Fenomenal! Porque puedes aprovechar la altura del respaldo para crear ahí tu propio macetero. No solo aportará ese punto natural tan necesario sino que, al estar en lo alto, actuará como pantalla protectora frente a las miradas indiscretas. Lo vemos con estos arbustos que forman parte del balcón proyectado por Asun Antó. La interiorista ha revestido el suelo y el banco de la misma madera. Ante esta base monocromática, las plantas quedan fenomenal.

3.

Celosías, entre lo industrial y lo romántico

Terraza romántica con parasol

La mesa es de Mengíbar Blanco Studio y las sillas de hierro de Luzio. El mantel es de Filocolore y la vajilla de Carolina Blue

El Mueble

Entrar en esta terraza es como llegar a un oasis rodeado de verde en plena ciudad de Barcelona. ¿Qué han hecho desde el estudio Mengíbar Blanco? Colocar unas celosías metálicas como telón de fondo, para reforzar ese carácter romántico y parisino de este exterior. Se pueden cubrir por completo de plantas trepadoras para crear un jardín vertical o no hacerlo del todo y utilizar la propia estructura como elemento decorativo.

4.

En vertical

terraza-con-un-banco-blanco-y-muchas-plantas 00528400

Proyecto de paisajismo, de Elia Garden. Sofá, de Maisons du Monde. Mesa de centro, de La Maison.

El Mueble

A una terraza pequeña no le queda otra que crecer a lo alto. Fíjate en este ejemplo, que presume de ser todo un vergel. Planta unas trepadoras, como la hiedra o la buganvilla, para que se suban por las paredes. Podrás disfrutar de su belleza y frescura, ya actuarán como barrera ante el calor.

5.

Árboles altos en terrazas pequeñas y macetas distintas en diferentes altutas

terraza de estilo natural Ábaton

Terraza de estilo natural con mucha vegetación, ideada por el estudio Ábaton.

Belén Imaz/Ábaton

Mezcla, crea composiciones y disfruta. Pero ten en cuenta estos trucos para sacar su máximo rendimiento: en terrazas pequeñas, ¡árboles grandes! Sí, sí, como lo lees. Crearán mayor sensación de altura y profundidad y ocupará prácticamente lo mismo que las macetas de suelo normales, ya que crecerán a lo alto. Prueba con "Aves del paraíso", olivos, arces japoneses...

Por otro lado, debes saber que a la hora de decorar una terraza pequeña las plantas de diferentes alturas y verdes distintos crearán un efecto de profundidad. ¡No es broma! Tu terraza parecerá más grande, siempre y cuando tengas en cuenta dejar las zonas de paso bien despejadas. Los amante de las plantas y flores no puedes dejar escapar especies como la azalea, la palmera de exterior o la dama de noche. Conjuntar diversas te permitirá crear un jardín rico en color y en energía.

6.

Un manto verde de plantas trepadoras

Pérgola en exterior campestre con cubierta vegetal y sillas de diseño_437063

Pérgola en exterior campestre con cubierta vegetal y sillas de diseño.

El Mueble

A falta de suelo verde, ¡vamos a ponerlo en el techo! Las pérgolas son una opción muy socorrida para aportar sombra y encanto a la terraza. Crea un comedor de ensueño o una zona de estar eligiendo una de estas estructuras metálicas en la que puedan crecer plantas trepadoras que tapizarán el ambiente con su encantador manto.

Las más utilizadas, resistentes y efectivas para dar una buena sombra son la hiedra, el kiwi o la vid. Esta última es de crecimiento rápido y sus zarcillos no provocan daños en la estructura de la pérgola o las celosías por las que trepan.