Lila

151 /169

151.

Flores silvestres para decorar.

Las campánulas y las margaritas crearan ramilletes preciosos.

152.

átalos bien.

Acaba los ramilletes para decorar con hojas verdes y átalos con alambre, por ejemplo.

153.

Un cambio de vida.

Francesca aprendió con sus rosas. Ahora tiene más paciencia y constancia.

154.

Separar sin separar

Crear una zona de estudio "casi independiente" de la habitación es fácil con una estructura en "U" como esta, de Bona Nit. Un módulo con cajones, pizarra y baldas por un lado, y una bancada con capacidad por el otro, cierran el espacio de la mesa de estudio. 

155.

Mini mundo

Juego, orden y organización se unen aquí con una solución genial: la casita-armario-litera de Dijous. Permite guardar juguetes y tiene un lateral dedicado a guardar ropa como, por ejemplo, disfraces... Además, tiene una litera en la parte superior.

156.

Rincón del baño.

Cómoda de madera antigua, similar en Antic Centre. Lavamanos, en Neocerámica. Lámpara de Pomax.

157.

Un cabecero aprovechado

Se ha sacado partido a la pared del cabecero añadiendo unas baldas de madera para almacenar libros y objetos decorativos.

158.

Color en el dormitorio

El dormitorio es la única estancia con un color vivo: un vibrante malva muy luminoso. Colcha rosa y edredón estampado de Coco-Mat. El edredón de terciopelo y flores es de Filocolore.

159.

Salón comedor.

Banco de herencia. Mesa de madera de Azul-Tierra y sillas en Luzio. Lámparas de techo de Ikea. Cojines verdes, en Filocolore.

160.

Cojines de colores.

En el sofá, cojines confeccionados con telas de Designers Guild, a la venta en Usera Usera. Los tonos verdes y lilas de la decoración se inspiran en las flores del jardín.

161.

Toques lilas, toques femeninos.

Y el cojín –y mucha de la ropa de Valentina–, en lila. Femenino cien por cien.

Alfombra de piel adquirida en Gra. Cojín de La Maison y peluche de Piccolo Mondo. Telas del moisés, de Bellora.

 

162.

La dulce habitación de una princesa.

Es muy sutil, pero aún así logra que la vista se pose curiosa sobre la pared y lea: “al levantarse, los ratoncitos pequeñitos juegan a pilla pilla”. Es la fuerza decorativa de la pintura mural, que consigue transformar y personalizar cualquier rincón. El moisés con dosel y la cómoda, lacadas en malva. La butaca, ideal para saborear el placer de dormirla en brazos, tapizada en berenjena.

Moisés a medida de Marta Biosca. Butaca de Dijous y cortinas de Bellora.

 

 

163.

Los armarios menos accesibles.

Equipo de esquí, ropa de montaña, botas de agua... Lo mejor es que lo guardes todo junto en el armario menos accesible.

 

164.

¡Y listo!.

Una vez hayas guardado todo lo de invierno, tu armario estará completamente libre para lucir la ropa de verano.

165.

De ovillos a floreros

Elige ovillos de cuerdas de distinto grosor y flores de intensos colores que destaquen, como aquí rosas y ageratum. Coloca una botella con agua dentro del ovillo, los arreglos te durarán más.

 

166.

Dormitorio con salida directa al jardín

 Con mucha luz natural y un original cabecero hecho de cañas adquirido en Habitat. Mesilla, de Taller dels Somnis, de donde es también la lámpara de pie. Las cortinas son de Filocolore.

167.

Zona de office

 El office se ha situado en la zona más luminosa y cuenta con un aparador, una mesa de Rimadesio y unas sillas de Arper.

 

168.

En la mesa

Para contrastar con el blanco del mobiliario, el interiorista ha optado por una vajilla de colores. Los caminos de mesa son de Gastón y Daniela. Los individuales y la vajilla son de Becara. Plato de madera, a la venta en Muji.

169.

Elegancia en lila.

Si quieres dar un aire nuevo a tu dormitorio, con un toque sofisticado y femenino, apuesta por el color lila. Es un color con mucho carácter, elegante y también fresco. Empieza con las telas y verás qué cambio.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?