Blanco

1 /5426
Salón pequeño en blanco con sofá que mira al ventanal 00522743. 00522743 O

1.

Distribuye para ganar amplitud

La luz natural amplía el espacio. Estudia bien la posición de las ventanas del salón y del resto de la casa para intentar que la luz se cruce de una zona a otra. Además, distribuye para que nada sea un obstáculo a su paso y decora mirando al exterior, como ha hecho la decoradora Begoña Susaeta en este salón.

Salón con sofá blanco en L, ventanal y librería 00521120

2.

Apuesta por una "caja" lo más neutra posible

La "caja" –paredes, suelos y muebles más voluminosos– debe ser lo más simple y neutra posible, aunque te parezca "aburrido", si tu salón es pequeño. La idea es hacer un básico al que puedas ponerle unos complementos que le den entidad, pero que la caja, que es la que acaba condicionando la sensación de amplitud, debería ser lo más básica posible.

mesas-de-centro-pequenas 00513332

3.

Despídete de los falsos techos

Si tu salón tiene falso techo, elimínalo e intenta ir al forjado. Los techos altos dan más sensación de altura y el espacio parece multiplicarse por arte de magia. Es lo que hicieron los arquitectos de Mengíbar Blanco Estudio en este salón, dejando al descubierto esta preciosa volta catalana, que pintaron igual que las paredes para que no pesara visualmente. 

Salón abuhardillado blanco con sofá rinconero 00511402

4.

Abuhardillado y decorado en blanco y negro

La decoradora Asun Antó aprovechó los pocos metros de este salón abuhardillado con un gran sofá rinconero que encaja al milímetro en el espacio y lo completó con una butaca de fibras que le da el toque cálido a un espacio dominado por el blanco y con notas de negro como contraste. Lo vemos en la alfombra, en los cojines e incluso en las fotos. 

Sofá rinconero de Ikea y mesa de centro de Coton et Bois. 
Salón blanco con chimenea y sofás enfrentados 477477

5.

Un salón "vivido" con vocación atemporal

Este salón reúne muchas de las señas de identidad del estilo de la decoradora de Coton et Bois. El arrimadero lacado, que protege las paredes y a la vez hace más acogedor y vivido el espacio; el juego de blanco y este suave piedra, que regala luz y calidez; y un cuidado mix de muebles, que hace más rica y personal la decoración, con una cómoda clásica, una mesa de centro moderna y una consola con un punto rústico. ¡Nos encanta!

Sofás de Ikea. Mesa de centro, butacas y cómoda, de Coton et Bois. 
Salón con librería blanca con chimenea 00485256 O

6.

Clásico y actualizado con pintura

Cuesta creer que este salón tan blanquito y fresco fuera, antes de pasar por las manos de la decoradora Asun Antó, oscuro y anticuado. ¿El secreto? Una buena mano de pintura y la elección de piezas actuales pero atemporales, que encajaran con la base señorial de la vivienda. "La librería y la chimenea ya estaban, pero eran oscuras, así que las lacamos de blanco y ahora quedan más actuales y ligeras visualmente", recuerda la decoradora. 

Sofás y mesas de centro de Coton et Bois.
Feng Shui paredes pintadas de blanco  385011

7.

Un salón estilo los Hamptons en Santander

La luz, que baña este espectacular salón, es maravillosa. Y no es casual, porque está rodeado de ventanas, además de los lucernarios. Y aún así, la decoradora Asun Antó apostó por el blanco como base decorativa, en paredes, techos y en las piezas tapizadas. Las butacas de fibras dan el toque cálido y los textiles, el color. "Las casas de los Hamptons, situados en la costa este de Long Island, en Estados Unidos, fueron la inspiración", resume la decoradora. 

Sofás, butacas y mesa de centro de Coton et Bois. 
Salón blanco con grandes ventanales en semiarco 00530382

8.

Un salón abierto a la luz

Este espectacular salón está bañado por la luz natural. Pero de origen no era así. De hecho, los arquitectos Ana Blanco y Fran Mengíbar abrieron sendos ventanales en los dos muros laterales del salón, multiplicando la luminosidad y, además, comunicando el estar con sus dos terrazas. ¡Qué gran idea!

Butaca de Gervasoni, en La Maison y mesa de centro, en Natura Casa.

 

Salón de piso regio en blanco con decoración moderna 00528724

9.

Un salón actual con molduras recuperadas

Respetar la tradición de una vivienda siempre es un plus, porque le da autenticidad y personalidad. Más aún cuando se trata de preciosos techos decorados con molduras, como en este caso. La decoradora Sandra Vergara restauró las molduras de este piso centenario y las convirtió en el elemento diferencial del salón, donde su arquitectura señorial contrasta con su decoración de corte actual. 

Sofás a medida de Deco Lur Sofá y mesa de centro de Taller de las Indias. 

 

salon-luminoso-tonos-neutros 00526325

10.

Personalizado con molduras

Las molduras, como el papel pintado, se han convertido en una tendencia que vino para quedarse. Son un recurso decorativo para sumar personalidad, estilo y hacer más acogedora y vivida cualquier estancia de la casa. En este salón, la decoradora Asun Antó las usó para panelar la pared del salón. 

Sofás, mesas de centro de roble y librería, de Coton et Bois. 
Salón blanco con pared de ventanas abierto al comedor 00521120

11.

Un salón diáfano con muebles que zonifican

En pocos metros, menos es más. Y esto también se aplica a los muros: cuantas menos divisiones tenga la vivienda, más amplia parecerá. En este salón, por ejemplo, la decoradora Bárbara Sindreu, integró en un solo espacio diáfano el salón, el comedor y la cocina y se alió con el mobiliario para separar cada zona. Así, la trasera del sofá sirve de división con el comedor. 

Sofá diseño de la decoradora realizado por Miki Beumala y butaca de Coton et Bois. 
Interior de un armario con la ropa ordenada y clasificada

12.

La regla del uso

Para que tu orden te resulte cómodo y eficaz, clasifica las cosas y colócalas en el armario según la frecuencia con que las usas: a diario, frecuentemente, por temporadas (solo en invierno o solo en verano) o una vez al año. 

Dormitorio en blanco con cabecero a medida bajo la ventana y textiles en azul

13.

Inconvenientes de poner la cama bajo la ventana

Si poner la cama bajo la ventana es la única alternativa por la forma del dormitorio, es muy importante garantizar que no entra frío. Asegúrate de que los cerramientos son de calidad y que el cabecero no impida la entrada de luz. Un mueble de obra será funcional y mejorará el aislamiento. Asimismo, otra de sus desventajas es puede que tengas que ponerte sobre la cama para abrir las ventanas. 

recibidor-tono-blanco-y-comoda-00530452 O

14.

¿Con ventana? Coloca el mueble debajo

Si el recibidor tiene ventana, colocar el mueble principal debajo de ella es un buen recurso que hará que el espacio se vea más grande. Al ser el foco de entrada de luz, puedes jugar con una pieza de mayor tamaño sin que por ello se note. Es lo que han hecho aquí en su casa los arquitectos Ana Blanco y Fran Mengíbar con una cómoda decapada en blanco.

Baño pequeño con mosaico hexagonal en blanco y griferia negra 00502080

15.

Una ducha pequeña y muy chic en blanco y negro

La clave de esta ducha moderna es la acertada elección de materiales y colores. El mosaico hexagonal da textura y personalidad y, al ser blanco, contribuye a ampliar la ducha visualmente, y la grifería negra completa un look moderno muy chic. ¿Quieres ver más baños pequeños con ducha?

Mosaico similar de Hisbalit y mueble de baño de Codis. 
Baño moderno con ducha XL en blanco y negro 00510673

16.

Una ducha de pared a pared enmarcada en negro

La decoradora Paula Duarte jugó con un trío infalible para decorar este baño: blanco, negro y madera, que es la nota cálida. Para la gran ducha, que llevó de pared a pared, optó por un plato enrasado, que acentúa el look actual de este baño, y la cerró con una mampara con perfilería negra, a juego con la grifería.  

Mampara de Profiltek y suelo porcelánico de Harmony.

Salón de piso pequeño con abertura fija que comunica con cocina 00449667

17.

Un salón que ha ganado luz y personalidad tras la reforma

Este piso tiene apenas 60 m2, pero la decoradora Pia Capdevila los exprimió al máximo. Empezando por el salón, que comunicó con la cocina con una abertura fija acristalada que lleva luz a ambos espacios y, además, da profundidad al salón, ampliándolo visualmente. El techo de de bóveda catalana, que estaba oculto, se dejó a la vista para darle personalidad a este espacio, pero se "malpintó" en blanco para que resultara más luminoso.   

Sofá de Sancal y librería realizada a medida de DM lacado.
Cocina de casa de campo blanca con gran office 00513400

18.

Un office de hoy que recuerda a los de ayer

Este office es el corazón de esta casa de campo. Y es que no solo disfruta de las mejores vistas, con ese gran ventanal que parece un cuadro del jardín, sino que se ha equipado para que resulte cómodo para toda la familia, con muebles nuevos pero que recuerdan a los de las antiguas casas de campo. 

Lámparas de Maisons du Monde. 

  

Cocina blanca con office tipo península y paredes empapeladas en azul 00511452 O

19.

Una península que es un mini office muy coqueto

Este office es pequeño, multifuncional ¡y de lo más coqueto! La decoradora Begoña Susaeta ideó una península de roble y DM que sirve de barra de comidas dando cabida hasta a cuatro personas, y aprovechó su estructura con dos cajones y una balda para tener a mano el menaje de uso diario. 

Península diseño de la decoradora. 
Semitoma de mesas auxiliares redondas de madera y en blanco

20.

Semitoma de mesas auxiliares redondas de madera y en blanco

Cocina con office blanco y lámpara de techo de mimbre 00458422

21.

Lámparas de mimbre para cocinas con encanto provenzal

En cocinas rústicas y provenzales, las lámparas de techo con pantallas de mimbre ganan puntos de estilo y calidez. ¿Tienes techos altos? ¡Aprovéchalos! 

Mobiliario, de Fusteria Catot. Encimera, de haya alistonada. Lámpara de techo, en Maisons du Monde. Mesa y sillas, en India&Pacific.
Cocina blanca moderna con isla central, mesa de comedor de madera integrada, taburetes y lámpara de fibras 00511344

22.

Añade fibras naturales

Para evitar que una cocina nórdica parezca demasiado fría o sosa, hay una clave que nunca falla: añadir elementos de fibras naturales. Pueden ser los taburetes, la lámpara del techo o algunos objetos decorativos sobre la encimera. De este modo, el ambiente se verá más fresco y relajado (y si puedes agregar alguna planta, ¡mejor que mejor!).

Taburetes, de La Maison. Lámpara de techo, de Natura Casa. 
Cocina pequeña abierta al comedor con armarios en color blanco, tiradores de concha y encimera de madera 00462093

23.

Una cocina pequeña y nórdica

A las cocinas pequeñitas les sienta de cine el estilo nórdico, ya sabes que cuantos menos metros cuadrados, mayor sencillez será necesaria. Si tienes opción, ábrela al salón y decórala siempre en blanco. El uso de la madera en la encimera reforzará la calidez y romperá con una estética excesivamente minimalista y aburrida.

Mobiliario, de Azulejos Gala. Encimera de madera, de Logos. Grifería, de IKEA. Taburete, de Madame Stoltz. 
Cocina de estilo nórdico con isla central y muebles sin tiradores en color blanco 00501972

24.

El protagonismo de la madera en las cocinas nórdicas

Decorar con estilo nórdico es mucho más fácil de lo que parece, de hecho, ¡la sencillez es una de las claves principales! Cuando hablamos de la cocina, la madera siempre debe estar presente. Se trata del material natural por excelencia, capaz de aportar calidez y generar ambientes hogareños. Puedes elegirlo en las encimeras o, si cuentas con una isla o una barra, añadir dos o tres taburetes de madera para crear una zona office.

Mobiliario, lacado en blanco, de TPC. Encimera, de Neolith. Taburetes, de IKEA. Lámparas de techo, en Indeluz. Pavimento, de pizarra.
Cocina blanca con grifo y lámparas en negro 00527512-O

25.

El mármol es otro must de las cocinas de estilo nórdico

En frentes y encimeras, el mármol dota de elegancia a las cocinas nórdicas (y aporta mucha luminosidad). El de color blanco es el más habitual, pero las almas más atrevidas también pueden elegir mármol de color negro para jugar con los contrastes.

Mobiliario, de cocinas Gala. Encimera, de Silestone. Lámparas, de IKEA. Grifería, de Franke. 
Cocina blanca separada del office por un cerramiento de vidrio

26.

Separa los ambientes con cerramientos de cristal

Un cerramiento de cristal es una magnífica idea para separar el ambiente de la cocina del comedor, sin renunciar a la ligereza y a la luminosidad que ofrecen los espacios unidos. Los marcos de color blanco pasarán más desapercibidos que los negros.

Cocina con muebles blancos y office central 00335924

27.

Minimalismo nórdico

Las puertas sin tiradores son habituales en las cocinas de estilo nórdico, sobre todo en las que son más fieles al minimalismo. Este tipo de puertas ofrecen un aspecto muy limpio a nivel visual, ya que el ojo no se ve interrumpido por ningún elemento. ¿El problema? Que pueden resultar too much. Para agregar la dosis de calidez necesaria, no olvides añadir una mesa rústica de madera (o una isla del mismo estilo).

Muebles de Es Grop. 
Cocina blanca moderna con isla central, taburetes y armarios lisos sin tiradores 00510106

28.

Una cocina con esencia scandifornian

El estilo scandifornian combina lo mejor del nórdico con el relax típico de los hogares californianos, siempre en contacto con los espacios exteriores, como si estuvieran de vacaciones permanentes (¡quién pudiera!). Si quieres copiarlo en tu cocina, el color blanco será tu mejor aliado. Los ambientes deben ser amplios y gozar de un look desenfadado, con ventanales de suelo a techo que ofrezcan vistas al jardín o a la terraza. Vamos, un lugar para toda la familia. Por cierto, también se admiten los tonos pasteles y sosegados.

Mobiliario diseño de Kökdeco, fabricado por Ébano. 
Cocina blanca con isla central, taburetes y cerramiento de vidrio 00506964

29.

Las barras con taburetes son esenciales en el día a día

Los nórdicos adoran pasar tiempo en familia dentro de casa, por eso sus cocinas siempre incluyen islas, penínsulas o barras con taburetes. Estos últimos son muy útiles en el día a día, para disfrutar de las comidas informales y de las reuniones frente a los fogones

Mobiliario Época, de Santos. Encimera, de Neolith. Lámparas de DCW. 
Cocina blanca nórdica con office y una lámpara suspendida de fibras naturales 00472319

30.

Mezcla texturas y materiales naturales

Madera, bambú, ladrillo... En la variedad está el gusto. Mezcla diversas texturas y materiales sin miedo, pero dentro de una gama cromática armónica y luminosa, y ganarás una cocina nórdica con vida y volumen de la que no querrás salir.

​Mobiliario, de Rekker, instalado por Temas. Encimera, de TPB. Sillas, de Sillatea. Lámpara de techo, de IKEA.
Comedor de estilo nórdico alpino

31.

Cocinas nórdicas con office, acierto seguro

Cuando pienses en el diseño de tu office, recuerda que puedes combinar varias sillas nórdicas con un banco de madera. De este modo, la cocina lucirá más desenfadada y ecléctica. Puedes completar la zona con un par de lámparas industriales suspendidas.

Mesa y banco, de Arte de la Mesa.
Cocina de estilo nórdico con estantería panelada 00408962

32.

Cómo combinar el nórdico y el rústico

Otra de las ventajas del nórdico es que gracias a su sencillez es fácilmente combinable con otros estilos. Uno de los que mejor le sientan es el rústico. Fíjate en el panelado de esta cocina, o en la encimera de madera raw que parece proceder de alguna antigua casa en el campo. ¡Son detalles que añaden personalidad y mucha calidez! Otra manera de darle un toque rústico a tu cocina nórdica es jugando con los tiradores de cajones y armarios, los de concha son ideales, al igual que los de metal envejecido, plateados o dorados.

Espacio diseñado por Anna Taberner y realizado por GUD+ con mobiliario de Doca.
Salón blanco con ventanales en semiarco

33.

El ático que ganó una terraza con la reforma

Cuesta creerlo, pero la vida en este ático discurría de espaldas a sus dos terrazas. De hecho, una de ellas estaba inhabilitada y era un cobertizo. Y la otra apenas se usaba porque su acceso era complicado. Hasta que llegaron la pareja de arquitectos Ana Blanco y Fran Mengíbar, expertos en reformas de pisos. Desmontaron el cobertizo y le devolvieron su función original y abrieron salidas a las dos terrazas. Ahora, se accede a una de ellas incluso desde la cocina. Descubre el resto de transformaciones de este pisazo

Salón con vigas de madera y vistas al comedor. mg-1412-1 0d3e1ea6 887x1198

34.

El piso de los nueve balcones que (ahora) presume de historia

¿Un piso con nueve balconeras, todo exterior y en el centro de Madrid? ¡Imposible dejar escapar esta oportunidad! Aunque, como recuerda su propietaria, estuvo a un paso de descartarlo, fueron los arquitectos Cristina Manene y Fernando Orte, del estudio Aldescubierto, quienes le hicieron ver sus enormes posibilidades. Ahora, tras una reforma a fondo, el piso es una joya de luz que, no solo no oculta su historia centenaria, sino que presume de ella gracias a sus estructuras vistas, que parecen una escultura más. Descúbrelo y enamórate.   

Salón blanco con grandes cristaleras

35.

De lúgubre oficina a loft súper luminoso

Antes de transformarse en este mini loft blanco e inundado de luz, esto era una oficina setentera lúgubre. Pero la propietaria de este piso vio más allá de esos fluorescentes de luz fantasmagórica y visualizó el piso tal y como está ahora. Un espacio diáfano y en blanco. Para hacer realidad su visión contó con la ayuda de la decoradora Bárbara Sindreu, responsable de la reforma y de las ingeniosas soluciones que oculta este loft, como la pared de armarios del salón. ¡Descúbrelas!

Cocina con pared acristalada blanca que comunica con el comedor_ 00464941

36.

Una cocina pequeña con paredes de cristal

¿Lo mejor de esta cocina de menos de 10 m2? Que, aunque tiene paredes, parece que es abierta. Y todo gracias a las paredes de cristal. Sí, en detrimento del almacenaje y prescindiendo de los muebles altos. 

Cocina clásica en blanco con encimera negra 00531224

37.

Una cocina clásica con sabor british

Una cocina clásica, con una vocación atemporal y, a la vez, con un sabor de las casas de campo británica. Así es como diseñó la decoradora Mausha Marsá esta cocina. El papel pintado y el juego de blanco y negro le da, además, un claro toque de tendencia. ¡Y eso que esta cocina tiene más de 10 años!

Mobiliario de Cocinas Moretti y encimera de granito. 
Cocina clásica blanca con isla 00530440 O

38.

Total look en blanco

Muebles con vitrinas, molduras, encimeras de mármol, tiradores de concha, una gran pila a modo de fregadero... La arquitecta Ana Blanco tenía muy claro como quería su nueva cocina: "Clásica, con un aire inglés. La que teníamos antes era muy moderna y nos apetecía un cambio". Y como fan de las cocinas con isla, no podía faltar una en su nueva casa. 

Cocina blanca clásica con campana de obra 00524506

39.

Actual y con encanto clásico

La decoradora Marta Prats le tiene fobia a las cocinas que parecen un laboratorio. Por eso siempre que puede apuesta por un mobiliario de corte clásico-campestre y reemplaza las grandes campanas metálicas por piezas de obra que suman encanto. Cocinas modernas, sí, pero acogedoras y vividas.  

Mobiliario de cocina de Cubic Cuines.

Cocina clásica blanca con office 00526331

40.

Clásica y con un coqueto office

Esta cocina, proyectada por la decoradora Asun Antó, tiene un look de los Hamptons, con sus muebles en blanco y con molduras, vitrinas y un office familiar, con un cómodo banco para los más pequeños de la casa. 

Mobiliario diseño de la decoradora. 
Cocina clásica actual con isla, alacena y biombo metálico 00524672

41.

Actual y con sabor tradicional

La decoradora Marta Prats quería que esta cocina resultara acogedora, por eso a la hora de planificarla apostó por un mobiliario de corte clásico, en blanco, que nunca falla, y con frentes con cuarterones, que siempre hacen más cálido un espacio que, a veces, peca de frío. La alacena, un guiño a las tradicionales de las casas de campo que solían estar empotradas, o la isla, con sobre de madera y pintada para darle este acabado "imperfecto" refuerzan esta atmósfera acogedora. 

Mobiliario de Cubic Cuines. 
cocina-clasica-renovada-en-blanco-y-pinceladas-de-negro 503643

42.

Una completísima cocina de estilo americano

Clásica y con un toque neoyorquino. Así es como define el equipo de Deulonder esta cocina donde se ha jugado con el contraste de blanco y negro para darle ese punto elegante y sofisticado. 

Cocina diseño de Deulonder. 
Cocina blanca con office junto ventana 00526379

43.

Ubica el office cerca de la luz natural

Los offices aman la luz natural por encima de todas las cosas. Piensa cómo de agradable resulta comer con luz natural. Por ello, siempre que puedas, resérvale la zona más luminosa. Si cuentas con una ventana o una salida al exterior, como en este pequeño rincón de office proyectado por la decoradora Asun Antó, no lo dudes: coloca junto a ella el comedor de diario. 

Mesa, sillas y banco, de Coton et Bois.
Office blanco con mesa redonda integrado en la cocina 00474512

44.

Define el estilo que quieres darle

Es importante a la hora de proyectar el office definir qué personalidad quieres que tenga. Si está integrado en la cocina, ¿a juego con el mobiliario o, por contra, con un estilo propio? Si quieres que el espacio parezca uno, unifica acabados y materiales, como se ha hecho en este office decorado por Asun Antó.

Mobiliario de la cocina de Eskema, mesa de Ikea y sillas de El Corte Inglés. 
Dormitorio blanco 00408203

45.

Ropa de cama en blanco

No lo dudes: una cama vestida en blanco o blanco roto resultará siempre más ligera y serena. Si quieres añadirle color, resérvalo para los complementos y cojines. 

salon-comedor-techo-abovedado-y-cortinas-blancas 483029

46.

Distribuye para ganar amplitud

Arrima siempre los muebles a las paredes, sobre todo los más voluminosos. Recuerda que un sofá en medio y de espaldas a la entrada hará que el salón se vea pequeño.

Sofá, butaca y aparador de Ikea. 
Baño blanco con mueble volado y pared con papel pintado de palmeras 00527437

47.

Crea amplitud con papel pintado en una pared

Para decorar pisos pequeños y para decorar pisos grandes. El papel pintado es una solución superdeco para dar carácter y ampliar espacios. Si lo colocas solo en una pared, se consigue amplitud. Y si lo eliges con un estampado vegetal como el de la foto, también un efecto extra fresco y natural. 

Papel pintado, de Jumani Wallpapers. Butaca y alfombra, de La Maison. 
Armario blanco de pared a pared en el salón 00521121

48.

Panela y disimula

No temas poner muebles para no recargar. Al contrario, un gran mueble panelado y lacado como la pared, como este que recorre la pared del salón de punta a punta, se integra con ella. 

Armario diseño de la decoradora Bárbara Sindreu. 
Cocina abierta al salón con cristalera y barra de desayunos 00513350

49.

Abre un pasaplatos en la cocina

Si no te animas a abrir la cocina del todo, atrévete con un pasaplatos. Es una reforma económica que aligera visualmente el espacio, lleva más luz a la cocina y resulta muy cómoda. 

Pasaplatos diseño de Mengíbar Blanco Estudio. 
Recibidor pequeño en blanco con banco volado, colgadores y balda 00524766

50.

Muy bien aprovechado con soluciones a medida

Este recibidor es tan relajado como bien resuelto. La decoradora Marta Prats aprovechó un entrante para crear este coqueto rincón que reúne un banco volado a modo de práctica descalzadora o de superficie de apoyo para dejar las bolsas y demás cuando llegamos a casa y lo completó con unos percheros, que además crean una composición muy decorativa, y una balda. ¡Nos encanta!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?