Blanco

1 / 4607
00511508. Colores claros: más amplitud y claridad

1.

Colores claros: más amplitud y claridad

Un dormitorio pequeño siempre se verá más grande si apuestas por tonos neutros y suaves en las paredes. Aunque el blanco es el color que más refleja la luz –hasta un 96%–, puedes optar por otras tonalidades mientras sean de baja carga cromática. Los tonos más pálidos del gris o los empolvados siguen estando de moda este año. Además, al tener "la caja" en blanco, puedes permitirte dar color y personalidad con alguna pieza especial, como aquí, el cabecero tapizado. 

00487079. Lleva los armarios hasta el techo

2.

Lleva los armarios hasta el techo

Te permitirá ganar mucho espacio de almacén, sobre todo si cuentas con los techos más altos de lo habitual. Aquí, además, se ha salvado la puerta de acceso al baño con un altillo que da continuidad al armario. Pintado en blanco aligera su peso visual. 

dormitorios-de-primaverac-00485094 c2c815ec 1427x2000. Elige cortinas de tejidos livianos

3.

Elige cortinas de tejidos livianos

Las habitaciones pequeñas agradecen cortinas de tejidos livianos –lino, algodón o con mezcla de poliéster, que son más fáciles de lavar– y de tonos claros, no solo porque dejan pasar más y mejor la luz, sino porque visualmente las caídas se verán más ligeras. 

00483094. Un cabecero multiusos que ocupe lo mínimo

4.

Un cabecero multiusos que ocupe lo mínimo

Un diseño tipo murete, de Pladur o de DM, de tan solo 20 cm de fondo te servirácomo repisa, puedes integrar las mesillas –voladas o a modo de hornacina– y empotrar los apliques. Un consejo: siempre que puedas, planifica un cajón en las mesillas, como aquí: por pequeño que sea, te será muy útil para tener en orden lo más pequeño. 

Cabecero diseño de la decoradora Begoña Susaeta. 
00472376 c4923507 1388x2000. Piensa en vertical: coloniza las paredes

5.

Piensa en vertical: coloniza las paredes

En habitaciones pequeñas es importante liberar el suelo de obstáculos en favor de las paredes. Aquí, por ejemplo, el decorador Iñaki Mujika ha aprovechado la pared del cabecero con una estructura a medida que reúne, en la parte superior, un mueble de cuatro puertas, e integra a la vez las mesillas. 

00481009. Menos es más: quédate con lo básico

6.

Menos es más: quédate con lo básico

Esta debe ser la máxima a la hora de planificar un dormitorio pequeño. Quédate con las piezas básicas y prioriza: qué es mejor, ¿una cama de 200 cm de largo o tener una banqueta a pie de cama?

Salón de finca regia en blanco con sofá en capitoné tapizado en verde_ 00452030. Un salón naturalmente clásico

7.

Un salón naturalmente clásico

Todo el salón es de corte señorial. Y lejos de ser oscuro y destilar un clasicismo obsoleto, la elección del chéster tapizado de color verde junto con los árboles ofrecen un aire totalmente renovado y natural a la estancia.

Sofás, de Home Select, pufs, de Casa y campo y lámpara de techo, de Años Luz.
cocina-con-salpicadero-de-gresite 00400776 9bdade36 1982x2000. Con carácter en el suelo

8.

Con carácter en el suelo

Gracias al blanco de los armarios, y que llegan hasta el techo, esta minicocina parece algo más grande. ¡Y no se ha desaprovechado ni un solo detalle!

Mobiliario, de Biotti. Encimera, de mármol Macael. Antepecho, de gresite. Vitrocerámica y horno, de Electrolux. Grifería, de Grohe. Pavimento, que imita al mosaico hidráulico, de azulejos Peña. 
Bicolor

9.

Bicolor

El mobiliario y el antepecho en blanco contrastan con el morado de las paredes y el techo, que hacen que parezca más alto. Y, por tanto, hace la cocina más grande y con suficiente almacenaje. ¡Esta es la casa de los mil armarios!

Mobiliario y lámpara aplique, diseño de Laura Masiques, en Mardalba Interiors.
00472175 O. Con mucha elegancia

10.

Con mucha elegancia

La clásica columna dota de carácter y amplía el espacio de esta pequeña cocina, que, además, utiliza el blanco como color predominante y que dota de continuidad. ¿La calidez? Se consigue gracias a los tiradores y la península de madera.

Mobiliario, de Àbag Studio. Lámpara de techo, de Nordlux.
00469115. Con una puerta corredera

11.

Con una puerta corredera

Con ella cerrada, resulta pequeña. Pero cuando se abre, sus metros –y espacio– se multiplica. El blanco y la madera del mobiliario son el tandem perfecto en combinación con la perfilería en negro. ¡Y no es lo mejor de este dúplex!

Mobiliario, de roble lacado, realizado a medida según diseño de Abel Pérez Gabucio, de Àbag Studio. Taburetes, en Catalina House.
00429287. Un increíble efecto lineal

12.

Un increíble efecto lineal

Este efecto óptico hace que esta pequeña cocina –que incluso debe usar la pared exterior para el coqueto office– parezca infinita. Y la ventana al fondo solo ayuda a aumentar la sensación de amplitud.

Mobiliario, modelo Ariel, de Cesar. Campana empotrada en el techo, modelo E-15, de Pando. Mesa, realizada a medida, y lámparas de techo, de Vesoi, en Vive Estudio. Taburete, de Varenna.
00474514. Más amplia sin tiradores

13.

Más amplia sin tiradores

Un diseño sobrio y sin los, a veces, tan molestos tiradorres, hará que la cocina parezca más grande de lo que es. ¡Además, así evitarás golpes traicioneros cuando haya más de una persona! Mira el resto de esta reforma de Asun Antó.

Mobiliario, de Eskema.
00361610 O. En una sola pared

14.

En una sola pared

En una cocina alargada y estrecha, lo mejor para que parezca más grande es colocar todo el mobiliario en una sola pared. Y el efecto aumenta con las lamas de madera del techo colocadas en vertical.

Mobiliario, diseño y realizado por Era Carrola. Encimera, de cuarzo de Compac. Electrodomésticos, de Bosch. Grifería, de Ramon Soler.
00490380. Espejos, molduras, dorado y mucho blanco

15.

Espejos, molduras, dorado y mucho blanco

Esta pequeña cocina abierta ni siquiera parece una cocina. El espejo en la zona superior, enmarcado con estanterías doradas a cada lado, multiplica el espacio. Su inmaculado blanco ayuda con la amplitud y, finalmente, las molduras consiguen ese toque chic y un poco clásico. Mira el resto de esta reforma de Miriam Barrios.

Mesa, de Entremaderas. Sillas Henriksdal, de IKEA. Lámpara de techo, realizada a medida por Bimalight. Mobiliario de cocina, diseño de la decoradora y realizado por Oltapol. Encimera y fregadero, de Neolith. Grifería dorada, de Vola.
00497768 O. Una cocina invisible

16.

Una cocina invisible

Si no fuera porque se ven el horno y el microondas, cualquiera creería que los muebles de esta cocina no son más que simples armarios. El blanco lleva la amplitud y la barra, el techo y el tronco –de verdad–, todo de madera, proporcionan el toque rústico de este refugio de montaña.

Mobiliario de electrodomésticos, de Balay, en Mym Construcciones. 
Pequeñita pero dinámica

17.

Pequeñita pero dinámica

Y todo gracias a la ventana en arco y a las coloridas lámparas. El resto luce un aspecto sobrio y elegante en blanco y madera, potenciando su luminosidad, y se corona con un azulejo tipo metro a modo de antepecho. Así es el resto de esta casita de tres alturas.

Mobiliario, diseño de la interiorista Esther Mercé con armarios de IKEA. Lámparas de techo, en Ladies and Gentleman.
Mucho estilo sin muebles altos

18.

Mucho estilo sin muebles altos

Una campana de obra, junto con la vitrina de corte clásico, hacen que en esta pared no se echen en falta los muebles altos. Pero también lo que hace que parezca más despejado.  

Mobiliario, de DM lacado, diseño del Estudio de Teresa Olea.
cocina-blanca-con antepecho-gris_00503834_O. Sencilla y sin artificios

19.

Sencilla y sin artificios

Los sencillos muebles en blanco y el antepecho en gris ayudan a que parezca más amplia de lo que es, dejando suficiente espacio para que el office sea el rey en esta pequeña cocina. Mira el resto de este piso urbano con muchísimo carisma.  

Mesa, de Maisons du Monde. Sillas, de Superstudio. Lámpara de techo, de Gofi.
Cocina pequeña con office con taburetes y claraboya-507382. Un enorme tragaluz

20.

Un enorme tragaluz

Gracias a la enorme ventana en el techo, la luz que llega de ella multiplica visualmente sus metros. Incluso se disimula el techo, un poco más bajo de lo habitual.

Mobiliario realizado a medida por Lory Hansey. Taburetes, de Pilma.
cocina blanca abierta al salón con correderas de cristal 00444959. Una cocina black & white a la última

21.

Una cocina black & white a la última

Atreverse con el negro en la cocina es cada vez menos "raro". De hecho, las cocinas negras son tendencia. Y esta demuestra que funciona y muy bien. Aquí se ha combinado con el blanco en la isla, lo que la hace más ligera y a la vez crea un contraste muy atractivo.  

Mobiliario de la cocina diseño de  Vive Estudio.
cocina-con-office-en-gris-y-blanco-00500957. Gris oscuro y blanco: un contraste más actual

22.

Gris oscuro y blanco: un contraste más actual

Es curioso cómo puede ser de luminosa es esta combinación. Es como si el blanco multiplicara sus poderes. El resultado es moderno, especialmente si lo usamos en la cocina.

combinar gris y blanco en comedor 00412623. Gris y blanco: dos neutros que se complementan

23.

Gris y blanco: dos neutros que se complementan

Esta es una una combinación clásica pero que casi podríamos jurar que funciona en todos los estilos. Y es perfecta porque juntos consiguen destacar y definirse dentro de sus sutilezas.

00426474. Blanca y vestida con papel pintado

24.

Blanca y vestida con papel pintado

La decoradora Cuca Arraut le dio el punto cálido a esta cocina con el papel pintado con efecto textil, que compensa el blanco de tantos armarios. Se reservó la zona de cocción para la gran isla central, que se ha equipado por ambos lados con cajones. 

Mobiliario de madera lacada diseño de Sanglas & Baulenas. 
Cocina blanca con gran ventanal en forma de arco y muebles de cocina en negro_ 00451211. Después: con una mano de pintura…

25.

Después: con una mano de pintura…

Ahora es un rincón para el desayuno. Acogedor, luminoso, fresco y muy vital. Tanto la carpintería de la ventana, así como el marco de la puerta, azulejos y hasta el suelo –que fue lo único que sí que se cambió en esta reforma– presumen ahora de un blanco puro e impoluto que, además de hacer más grande la cocina, es capaz de llenarla de luz y un aire fresco y acogedor.

Mobiliario pintado en color negro Unilac de Titanlux. Taburete, en House Doctor. Lámparas de hierro, en Sacum.
noonu-hilda-el-mueble-12 d2d7eec1. Con una isla central pensada para guardar

26.

Con una isla central pensada para guardar

Esta cocina, dónde la ves, es pequeñita. De hecho, la separa del comedor una gran corredera acristalada que hace que el espacio se vea más amplio de lo que es. Además, la luz que entra por el ventanal y el mobiliario en blanco contribuyen a ganar sensación de amplitud. Precisamente, para exprimir al máximo el espacio, se optó por una isla que reúne muchos armarios y, a la vez, complementa la encimera de trabajo. 

 

00492073 O 17.27.11. Con una mini isla y mucho estilo

27.

Con una mini isla y mucho estilo

Esta cocina está pensada para pasar desapercibida y ser un mueble más del comedor, de ahí la pared de espejos y la original estantería de madera. La decoradora Miriam Barrio proyectó una mini isla que, además de ampliar la superficie de trabajo, sirve de separación con el comedor. 

Mobiliario diseñado por Miriam Barrio y realizado por Oltapol.  
00511363 O. Con una isla central que integra el comedor

28.

Con una isla central que integra el comedor

Esta cocina es un dos en uno: cocina y comedor. Y es que la isla central no solo reúne la zona de cocción y espacio para guardar, sino que se ha adosado a ella el comedor, con una mesa alta a modo de barra. 

Mobiliario de la cocina de Toni Cabello. 
cocina-con-isla-en-blanco-y-madera-y-estor-lamas-00505431. Una cocina pequeña con una isla multifunción

29.

Una cocina pequeña con una isla multifunción

Esta cocina demuestra que, con una buena planificación, es posible tener una isla en una cocina pequeña. Lo importante es respetar las distancias mínimas de paso –al menos 95 cm– y darle un uso, como aquí, que reúne la zona de aguas y cocción. Mientras que la columna de electrodomésticos y la despensa se han reservado en el frente de armarios. Y todo en blanco, para aligerar el peso visual del conjunto.

Mobiliario de Santos, en Santos Estudio Bilbao.
00514990 O. Una isla con todo a mano

30.

Una isla con todo a mano

Esta cocina, proyectada por la decoradora de Coton et Bois Asun Antó, se ha aprovechado al máximo sin que con ello se vea recargada. ¿La clave? Agrupar los electrodomésticos y las columnas de almacenaje en la pared del fondo y así liberar el resto. En la península se ha reunido la zona de aguas y se ha ganado una pequeña zona de barra. 

Mobiliario de la cocina, diseño de Asun Antó. 
00507305. En blanco y abierta al comedor

31.

En blanco y abierta al comedor

Planificar la cocina abierta, como aquí, es doblemente práctico. Por un lado, ganas cm útiles, que en una cocina pequeña es vital, y por otro, sensación de amplitud al no haber barreras. Aquí, además, se ha integrado una península, que contribuye a separar visualmente la zona de la cocina del comedor contiguo. 

Muebles de cocina de Creixell. 
00497725. Pequeña, blanquita y muy original

32.

Pequeña, blanquita y muy original

Esta cocina abierta es pequeñita pero no le falta de nada, sobre todo gracias a su gran isla que, además de integrar una completa barra a su alrededor, ofrece mucho espacio para guardar. En blanco, la isla se ha revestido con listones de madera, en sintonía con el look rústico de la casa. 

Muebles de cocina de Balay. 
00481006. Una cocina con isla muy capaz y ligera

33.

Una cocina con isla muy capaz y ligera

La decoradora Paula Duarte no ha dado ni un cm por perdido en esta cocina, que al abrirse a la zona de día, ha permitido integrar una completa isla que hace de superficie de trabajo complementaria y de barra de desayunos. 

00465062. Con una isla que hace de separador

34.

Con una isla que hace de separador

Pequeñita pero con una isla generosa que sirve de separación visual con el comedor y la zona de día. Para aprovecharla mejor, se ha planificado con armarios a ambos lados y la zona de barra se ha reservado para el lateral, prolongando la encimera volada. La elección del blanco contribuye a que el espacio se vea más amplio.  

Cocina diseño de ND Disseny d'Interiors, con mobiliario de Kvik. 
00469115 db6054d7 1499x2000. Una isla muy capaz y una mini barra

35.

Una isla muy capaz y una mini barra

Pequeña no significa poco capaz. Y esta cocina así lo demuestra. De hecho, la península reúne en gran medida el almacenaje de la cocina, con armarios en las dos caras. Precisamente para no sacrificar capacidad de almacenaje, la zona de barra se ha destinado en el lateral de la barra. Además, la cocina, al estar abierta, se ve más amplia. 

Mobiliario de la cocina diseño de Àbag Studio. 
00460845. Con una península muy bien aprovechada

36.

Con una península muy bien aprovechada

Esta cocina es tan pequeñita como bien resuelta. Con muebles hasta el techo para ganar espacio de almacenaje y en blanco, para que resulte ligera, y con una península central polivalente: reúne la zona de cocción, integra una completa barra para comidas rápidas y la estructura de la campana se ha aprovechado con baldas. 

00450031. Una cocina que ha crecido gracias al pasillo

37.

Una cocina que ha crecido gracias al pasillo

Esta cocina no se parece en nada a lo que era. Tras pasar por las manos de la arquitecta Vera Sánchez Guasch ha crecido –la península era antes un tabique– y ha ganado en luz –se ha abierto el pasaplatos que además ofrece una práctica superficie de apoyo–. 

Mobiliario de DM lacado diseño de la arquitecta y realizado a medida por JJ Fusters.
Cocina blanca con barra de desayuno junto a la isla y taburetes de fibras naturales 433811. Una cocina pequeña con una isla muy capaz

38.

Una cocina pequeña con una isla muy capaz

Blanca y abierta a la zona de día, esta cocina, siendo pequeña, parece mucho más grande de lo que realmente es. La isla, no solo ofrece mucho espacio para guardar por ambos lados, sino que reúne, además, la zona de cocción. 

Mobiliario de la cocina de Cassai.  
cocina abierta con correderas de cristal 00410814. Con una isla que es el corazón de la cocina

39.

Con una isla que es el corazón de la cocina

En esta cocina, la isla reúne la zona de aguas y de cocción, siendo el núcleo central del espacio. Mientras que la zona de almacenaje y despensa se ha reservado detrás de la isla, creando un cómodo triángulo de trabajo. Las puertas correderas totalmente acristaladas hacen que la cocina parezca más grande de lo que en realidad es.

Mobiliario de cocina de Logos, diseño del espacio de Del Pino & Del Valle. 
00489082. Con una gran isla pensada para guardar

40.

Con una gran isla pensada para guardar

En esta casa de familia numerosa el espacio para guardar es vital, por eso a la hora de planificar la cocina la decoradora Asun Antó proyectó una isla muy generosa que destinó en su totalidad a almacenaje. Con grandes cajones gaveteros en la parte interior y armarios y una balda XL para tener a mano el menaje del comedor contiguo. 

Mobiliario diseño de Coton et Bois. 
00510111. Moderna y con una isla multifución

41.

Moderna y con una isla multifución

Esta cocina se ha proyectado para estar totalmente integrada en el salón. De hecho, los electrodomésticos pasan desapercibidos porque o son blancos o están panelados. Y la librería ayuda aún más a dar esa sensación de mueble del estar. La isla, con la zona de cocción, aprovecha todo su ancho con una mega barra donde caben cómodamente cuatro personas. 

Mobiliario diseño de Kökdeco fabricado por Ébano. 
00513232 O. Una completísima cocina en blanco y gris

42.

Una completísima cocina en blanco y gris

La amplitud de esta cocina pedía a gritos una isla central, que además de "llenar" el espacio, regala espacio de trabajo y una completa zona de barra. De hecho la propietaria y sus hijas han convertido la cocina en el nuevo espacio de reunión familiar y todo gira alrededor de esta isla central. 

Mobiliario de Ikea. 
00516996. Total look en blanco

43.

Total look en blanco

El blanco se impone en esta cocina moderna con isla, donde el toque de color se ha reservado para las lámparas, con pantalla de cristal verde. Y, para que el conjunto no se viera tan frío con tanto blanco, los taburetes se eligieron de cuero. 

 

00501849 O. Con una isla muy chic

44.

Con una isla muy chic

Abierta a la zona de día, esta cocina es tan cómoda como elegante. Y es que la decoradora Lucía Mariñas no ha dado ni un cm por perdido, con armarios hasta el techo y soluciones para guardar en la gran isla. Precisamente la isla es la que le da ese toque más especial a la cocina, con la encimera de Neolith imitación mármol que baja por el lateral de la isla. 

Mobiliario diseño de Santos con diseño de la decoradora. 
00501972. Moderna, en blanco y muy bien aprovechada

45.

Moderna, en blanco y muy bien aprovechada

Esta cocina se ha aprovechado al máximo, con una distribución del mobiliario en "L", destinando la columna de almacenaje en la pared del fondo para que pese menos visualmente, mientras que la zona de aguas y cocción se han dispuesto en paralelo, con los fuegos en la isla central. Una isla que se ha completado con una pequeña zona de barra. 

Mobiliario lacado en blanco de TPC.
00477478. En blanco y con vocación atemporal

46.

En blanco y con vocación atemporal

Así es esta cocina proyectada por la decoradora de Coton et Bois Asun Antó, que aprovechó la generosidad del espacio para habilitar una gran isla central a modo de barra de desayunos y superficie de trabajo. 

Mobiliario lacado en blanco diseño de la decoradora. 

 

Cocina con las paredes negras 00472244. Decorada en blanco y negro

47.

Decorada en blanco y negro

Los contrastes están de moda. Así como el dúo blanco-negro, que resulta elegante y atemporal, sobre todo en espacios amplios y luminosos, donde el negro no pesa tanto. La amplitud de esta cocina permitió, además, colocar una gran isla que integra la zona de cocción y una zona de barra, que se ha superpuesto a la encimera y al ser de madera le da el toque cálido al espacio. 

Mobiliario de Cian Espais. 
Cocina blanca con isla central_ 00412811. Una cocina cómoda con vistas al jardín

48.

Una cocina cómoda con vistas al jardín

El gran ventanal que da acceso al jardín ha condicionado la distribución de esta cocina, que se ha organizado con amplias zonas de paso, también alrededor de la isla, para facilitar las idas y venidas de la familia. La isla, que se ha reservado como superficie de trabajo extra, integra una pequeña zona de barra con vistas al jardín. 

Mobiliario de la cocina fabricado por Redlinks. 
00516878. Cuando el espacio manda

49.

Cuando el espacio manda

Ni el sofá ni la alfombra destacan sobremanera en este salón, donde se ha buscado cederle el protagonismo al espacio, de gran belleza con sus techos altísimos y sus molduras y rosetones. Así, el sofá, totalmente blanco, se ha completado con una alfombra beige con discretos motivos que le dan textura.  

Sofá de Ikea y alfombra de BSB. 
00513102. Todo al blanco

50.

Todo al blanco

Unificar los sofás y la alfombra del mismo color, sobre todo si este es blanco, te garantiza claridad y un look muy atemporal. Además, es la base perfecta para ceder el protagonismo al resto de elementos del salón, como puede ser un cuadro o una pieza especial, como aquí la mesa de centro, una sólida y escultórica pieza de madera. 

Sofás, mesa de centro y alfombra de Decolab.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?