Recetas

Cómo conservar los alimentos frescos más tiempo

Los alimentos tienen su ciclo de vida y si quieres que duren frescos unos días más, la clave está en saber cómo conservar estos alimentos según sus características. Aquí te damos varios consejos para hacerlos en casa

380685 mermelada de melocoton

Cada alimento tiene su tiempo de vida y cuando deja de estar fresco, empiezan a actuar los microorganismos, que se encargan de su deterioro y putrefacción. Para evitar esto, existen una serie de consejos para conservar los alimentos frescos en casa, algunos de ellos muy conocidos, como puede ser la refrigeración o congelación, pero otros que son muy fáciles, tal vez no los tengas muy presentes.

Cómo conservar los alimentos frescos

Para conseguir que los alimentos frescos se conserven más tiempo puedes hacer lo siguiente:

1. Ponlos en la nevera

Es lo más sencillo y fácil de hacer, pero debes colocar adecuadamente los alimentos en la nevera, porque como suele pasar siempre, debes saber cómo ordenar la nevera. Debes tener en cuenta que los cajones bajos del frigorífico suelen estar más fríos que los superiores, por lo que es recomendable que guardes en ellos los alimentos más perecederos, como el pescado y la carne.

Conserva los alimentos en la nevera separando frutas y verduras

2. Congélalos lo antes posible

Si compras pescado o carne y no la vas a consumir en breve, mételos en el congelador. No sirve de nada dejarlos en la nevera porque se van a ir estropeando y hasta puede que te olvides de que están allí y acaben poniéndose malos.

3. Envasa al vacío o haz el vacío en las bolsas

Si tienes una máquina de envasado al vacío, es una técnica perfecta para conservar los alimentos frescos. Si no, no te preocupes, también puedes "envasar al vacío". ¿Cómo? Muy sencillo, usa una bolsa con cierre hermético que usarías para congelar los alimentos y antes de cerrar, asegúrate de que has quitado todo el aire.

Un truco para conseguir quitar el aire es sumergir la bolsa hasta la altura del cierre en una olla llena de agua. Con la presión que ejerce el agua podrás vaciar la bolsa de aire y cerrar. Los productos que más se suelen guardar al vacío son carnes, embutidos, pescados y comida preparada.

4. Guarda los alimentos en bolsas o túpers

Una manera de mantener frescos los alimentos el mayor tiempo posible es ordenarlos y separarlos en túpers o bolsas con cierre. ¿Por qué? Porque evitaremos contaminaciones cruzadas entre los alimentos. Ten en cuenta que hasta cada tipo fruta debe ir por separado porque puede ser que unas maduren antes que otras y el hecho de estar en contacto, aceleren la maduración de las otras.

Una mujer guardando comida en un túper

5. No llenes la nevera más de la cuenta

Llenar la nevera más de la cuenta o no organizarla bien puede ayudar a que tus alimentos se estropeen antes. Si no sigues una buena organización, el aire frío no podrá pasar entre los alimentos.

4. Usa la sal para no congelar el pescado

Si prefieres no congelar el pescado, una opción que tienes para conservarlo mejor es aplicar el "envase al vacío" casero que te hemos explicado más arriba. Lava el pescado con agua, lo salas y lo metes en la bolsa. Si lo haces bien, podría aguantar hasta una semana en la nevera sin ponerse malo. Y si tienes una máquina para envasar al vacío, puede aguantar hasta un mes en la nevera.

5. Lava las verduras antes de guardarlas

Si estás pensando en conservar verduras, es recomendable que antes de meterlas en la nevera o en el congelador los laves. Puedes hacerlo de dos maneras: la más rápida y la más recomendable. La más rápida es pasarles agua durante unos 30 segundos y después secarlas bien.

El más recomendable es hacer el proceso de ebullición. Estos alimentos provienen de la tierra, en la que hay muchas bacterias. Para eliminarlas, sumérgelos en agua hirviendo. Luego ya los puedes guardar en la nevera o congelarlos.

6. Aplica el batch cooking

Con este método, en un día que dediques a cocinar, podrás tener el menú hecho para toda la semana. O lo que es lo mismo, cocina los alimentos y luego los conservas en el congelador o envasados al vacío en la nevera. De esta manera también te aseguras de que no se estropean.

7. Ten claro qué puedes guardar en la nevera y qué no

¿Sabrías decir qué alimentos puedes poner en la nevera y cuáles no? Seguro que alguno de los que guardas en el frigorífico sería mejor que lo dejaras fuera. Estos 15 alimentos no deberían acabar nunca en la nevera.

380685 mermelada de melocoton

8. Haz conservas

Y si tienes la suerte de tener tiempo libre, para conservar los alimentos frescos también puedes optar por hacer conservas. Hay varias maneras de hacerlo, te las explicamos a continuación:

1. Ahumado

Es uno de los métodos más antiguos de conservación, pero actualmente se recomienda no abusar porque el humo con el que se hace contiene hidrocarburos peligrosos que pueden ser nocivos para la salud. Tras la combustión, se eliminan los microbios y se potencia el sabor de los alimentos.

2. En escabeche

En este caso, la conserva se hace con una mezcla de aceite de oliva, vinagre, sal, especias, ajo y azúcar. Tienes dos opciones, puedes cocinar los alimentos con esta mezcla a fuego lento unos 20 minutos y luego lo metemos en un bote y ya puede conservarse en la nevera. O también puedes cocinar el alimento por separado y añadir la mezcla cuando este esté frío. En este caso, debes dejar que la mezcla se enfríe también.

3. En aceite

Es uno de los métodos más sencillos, ya que solo tienes que poner la comida cocinada previamente en un tarro con aceite de oliva. Se suele usar mucho para la conserva de verduras.

4. Marinado

Se emplea mucho para conservar carnes y pescados y consiste en mezclar el aceite con vinagre y especias.

5. En vinagre

Como con el aceite, debes cocinar los productos antes de sumergirlos en vinagre. Además, debes utilizar preferiblemente vinagre blanco y que su grado de acidez sea de al menos un 7%. Y sobre todo, todo el alimento debe estar sumergido en el vinagre, si no, puede aparecer el moho.

6. En azúcar

Es una de las más comunes para conservar alimentos, sobre todo, frutas. Lo puedes hacer de dos maneras: en almíbar o en mermelada. Aunque es un buen conservante, ya se sabe que hay que controlar el consumo de azúcar para evitar problemas de salud.

7. En salmuera

Con este método se pueden conservar carnes, pescados, mariscos, verduras, aceitunas... Consiste en poner sal en los alimentos, ya sea seca o mezclada con agua.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?