¡Toma nota!

Calor en verano: ¿cómo conseguir la temperatura ideal en casa?

Si pasas mucho calor en casa, los profesionales de ROCKWOOL te dan algunos consejos para conseguir una temperatura óptima en tu hogar

Actualizado a

salon-con-comoda-gris-y-estor-blanco-00510081

Como suele ser habitual en los últimos años, el verano llega con olas de calor que nos van a hacer pasar momentos muy calurosos, tanto en la calle como en casa. Para intentar que esos momentos sean más llevaderos en nuestros hogares, los profesionales de ROCKWOOL, empresa líder fabricante de lana de roca, un aislamiento sostenible y reciclable, nos dan cinco consejos para que consigas una temperatura adecuada en casa sin el uso de sistemas de refrigeración. Consigue el confort térmico y evita un despilfarro energético.

1. Llena la casa de plantas

Uno de los principales beneficios de tener plantas en la vivienda es que ayudan a humedecer el ambiente y, por lo tanto, a refrescar la casa. Regarlas ayuda a enfriar la atmósfera cargada del calor exterior. Además, absorben los gases contaminantes y purifican el aire de la habitación donde se encuentran.

2. Apaga las luces

Durante los meses de verano, hay más horas de luz solar. Así pues, aprovecharlas al máximo permite no encender luces innecesarias. Un buen consejo es usar terrazas o balcones en las horas que no toque el sol y hacer actividades en esos espacios frescos al aire libre. En caso de que necesites iluminación en tus espacios interiores, puedes cambiar las bombillas por las de LED, que emiten menos calor en las estancias.

3. Evita encender electrodomésticos

Otro truco es evitar encender aparatos eléctricos como televisiones, hornos u ordenadores durante las horas más calurosas. Estos dispositivos generan mucha energía que se libera en forma de calor. Por ejemplo, el uso del lavavajillas puede aumentar hasta 2ºC la temperatura de un espacio. Por ello, cuando los enciendas, intenta no estar cerca y cerrar bien las habitaciones, para que el calor no se transmita al resto de la vivienda.

4. Refuerza puertas y ventanas

El siguiente paso es reforzar la hermeticidad de las puertas y ventanas, ya que es por dónde se filtra el calor exterior. ¿Cómo? Puedes aplicar masillas o burletes, unas piezas de silicona que evitan que se produzcan fugas de aire, y también puedes instalar toldos o persianas para proteger la vivienda del sol y, así, evitar las altas temperaturas. Otra opción es usar cortinas aislantes térmicas que impiden el paso del calor.

En caso de que quieras renovar las puertas y ventanas, será importante que escojas aquellas que incluyan etiquetas de eficiencia energética, ya que consumen menos. Las de baja emisividad no dejan que el calor exterior entre en tu casa y permiten la reducción entre un 30% y 50% del consumo de energía.

5. Aísla térmicamente

Para evitar encender el aire acondicionado, que genera un gasto energético y económico alto, una buena opción es aislar el inmueble con las máximas prestaciones térmicas. "La lana de roca es la base de todas nuestras soluciones, por sus propiedades térmicas ayuda a mantener una temperatura óptima y constante, sean cuales sean las condiciones climáticas del exterior", explica Mercè Sánchez, responsable del Área Técnica de ROCKWOOL Peninsular, líder fabricante de aislamiento a base de lana de roca. En este sentido, este material garantiza un confort térmico en los edificios tanto en verano como en invierno. "La lana de roca funciona como protector en la construcción y, al mismo tiempo, retrasa y reduce los picos de temperatura", añade Sánchez.

Descárgate la check list para tener una casa de verano ideal

Un regalo para ti

Descárgate la check list para tener una casa de verano ideal

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?