MÁS SANOS Y MÁS AUTÓNOMOS

¿A favor o en contra de que los niños trabajen en casa?

Limpiar su cuarto, recoger la mesa, ayudar en el orden de la casa son pequeños gestos que ayudan a que nuestros hijos ganen en autonomía y en salud.

Ale Samaniego Actualizado a

Niños juegando muebles ikea

Una casa con niños requiere de mucha paciencia, organización y cariño para que todas las tareas del hogar salgan adelante y sobrevivir al día a día con éxito. El debate sobre si los niños deben ayudar o no en las tareas del hogar está abierto pero hoy vamos a ver qué cosas pueden hacer en casa nuestros hijos desde pequeños y por qué es beneficioso que participen asumiendo estas responsabilidades.

LAS TAREAS DOMÉSTICAS

Desde primera hora de la mañana comienza la rutina para ponerse en marcha, desayunar, vestirse, acudir a centros escolares... El día transcurre entre juegos, actividades y otras responsabilidades de cada uno; y finaliza, nuevamente con tiempo compartido en familia, rutinas de baño, cena y finalmente irse a la cama. No existen tiempos muertos y siempre hay cosas que hacer.

Recoger, ordenar, limpiar, cocinar... muchas familias optan por implicar a sus hijos en las tareas domésticas, no solo para repartir tareas y aligerar la carga de trabajo, sino como parte de su educación y desarrollo para construir equipo y potenciar la autonomía del niño y hasta mejorar su salud.

RAZONES A FAVOR DE QUE LOS NIÑOS TRABAJEN EN CASA

Educar en la igualdad

En una casa donde los niños son motivados desde pequeños a asumir diversas tareas independientemente de su sexo (atendiendo a su edad y sus capacidades), estaremos educando futuros adultos que asuman dichas tareas sin ningún sesgo de los roles impuestos antaño por la sociedad.

Aumentar su autonomía

Motivando a nuestros hijos a valerse por sí mismos ya sea organizando sus juguetes, vistiéndose solos o colaborando en el orden y la limpieza de espacios comunes... estaremos educando seres más independientes, proactivos y con una autoestima más alta al sentirse capaces de gestionar por sí mismos diferentes situaciones cotidianas.

Evitar el sedentarismo

En una sociedad cada vez menos activa que corre el riesgo de desarrollar diversas enfermedades debido a la falta pronunciada de actividad física, motivar a nuestros hijos a colaborar en casa de forma activa puede ayudarles a evitar el sedentarismo y contribuir a mejorar la salud física y mental de los mismos.

Mejorar la convivencia en casa

Para que en una familia exista un ambiente de respeto y cariño mutuo, es necesario la existencia de ciertas normas de convivencia que lo faciliten. El hecho de que los niños asuman responsabilidades relativas a las tareas domésticas que sean asumidas con naturalidad mejora, sin duda, la convivencia en casa y la familia.

EL ARTE DE ENSEÑAR CON EL EJEMPLO

Resulta imprescindible que los niños vean cómo los mayores limpian, ordenan, cocinan, organizan y colaboran los unos con los otros ya que la mejor manera de enseñarles a asumir las responsabilidades de las tareas domésticas es con el ejemplo de manera natural y cotidiana.

La mejor manera de implicar poco a poco a nuestros hijos en las tareas domésticas es trabajando mano a mano con ellos. Reforzando positivamente pequeños gestos como ayudar a poner la mesa, poner la cama cada mañana, acompañarnos a la comprar, colaborar en la colada o ayudar a preparar la cena. Así mismo, es muy positivo desde pequeños responsabilizarles de sus cosas y motivarles para que sean autónomos en su higiene y a la hora de vestirse.

UNA FAMILIA NUMEROSA PERO MUY ORGANIZADA

La instagramer Bárbara Solózarno @unpocodecanela comparte en sus redes sociales cómo junto a su marido implican a sus tres hijos de 6, 8 y 10 años en las tareas de casa con éxito.

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?