Los hábitos que entendemos como "normales", no tienen por qué serlo en otras partes del mundo. De hecho, incluso pueden discrepar de las de tu vecino. Esto ocurre con cosas tan simples como la forma de hacer la cama o el punto de cocción de ciertos alimentos. Y es que, en la variedad está la riqueza y aprender de nuevas culturas es siempre un regalo. Hay costumbres que pueden, incluso, ser mejores que las nuestras por su higiene, practicidad o razón. Cuando salimos de España, ver otras formas de vivir la vida y traerlas a la nuestra puede ser el truco para mejorar y hacer evolucionar tradiciones desfasadas.

Algo así le pasó a una amiga mía durante su estancia - de más de 2 años - en Finlandia. Se fue por amor, y volvió sin él, pero con un abanico de nuevas costumbres que, si bien sorprendentes, también son muy prácticas.

Cuando volvió a Barcelona, cambió una costumbre que practicamos a diario y que nunca se había planteado como "típica española". La motivación fueron las ventajas prácticas e higiénicas que presenta la forma finlandesa y se ha encargado de explicarlas para que todos demos el paso. ¿Quieres saber de qué hablo? Tiene que ver con algo que hacemos inmediatamente después de disfrutar de una buena comida. 

La costumbre finlandesa menos común en España

Mujer lavando los platos 392848

Hay muchas rutinas del país más feliz del mundo que nos sorprenden. Por ejemplo, no hacen la cama como tal, solo doblan el edredón y lo ponen en el centro de la cama. Aunque nosotros seamos más de colocar el nórdico a la perfección, lo que más sorprendió a mi amiga es su forma de lavar los platos. Ellos no utilizan las clásicas esponjas, su forma de hacerlo es con un cepillo con mango largo. Este lo utilizaban para limpiar todo tipo de ollas y menaje y no, no había ni rastro de la esponja de cocina o estropajo.

Pero, ¿por qué? Según los investigadores de la Universidad de Furtwangen, estas son un punto frecuente de generación de bacterias, en concreto 362 tipos, mucho más de lo que se encuentra en un inodoro. Esto se debe a que como están constantemente húmedas, tienen capacidad de almacenar todo tipo de microbios. Incluso, los expertos señalan que las esponjas pueden esparcir estos microorganismos en los utensilios que estemos lavando, ya sean los utensilios de cocina o la misma encimera. Por lo contrario, los cepillos son mucho más higiénicos debido a que se secan más rápido y no están diseñados para absorber el agua. Además, somos más propensos a remplazarlos rápidamente cuando las fibras se caen. Gracias a tener mango largo, se pueden coger prácticamente sin tener ni que ensuciarnos las manos. 

El cepillo con mango largo, la mejor forma de lavar los platos

Así, ha quedado más que claro que la tradicional esponja es algo que debemos ir olvidando. Por ello, voy a proponerte un cepillo de Amazon que causó furor en redes sociales por su practicidad y diseño. ¡Puede hacer, incluso, que te guste lavar los platos! El producto ya acumula 4.400 valoraciones y el 70% de ellas tienen 5 estrellas. ¡Original e higiénico!

cepillo lavar platos
Amazon
Cepillo con dispensador
14,99€

¿Y qué lo hace diferente? Que cuenta con un dispensador de jabón. Puedes añadir el que quieras utilizar en su recipiente, hacer presión en la parte superior y poner el jabón que necesites mientras laves tus platos. Además, permanecerá contigo mucho tiempo (no como las esponjas) gracias a que su cabezal es reemplazable. Una de las características más comentadas en las reseñas es que las fibras del cepillo son duras, pero no arañan, protegiendo hasta las sartenes más delicadas. Así que sí, gracias al cepillo podrás limpiar todo lo que necesites sin tener que preocuparte por bacterias o microorganismos. No hay nada como inspirarse en otras regiones del mundo para conocer sus trucos, di adiós a las clásicas esponjas verdes y amarillas.