Librería blanca

Una librería a medida para guardar en el salón

En vez del tradicional mueble del salón, una completa librería puede ser una solución muy decorativa y con gran capacidad de almacenaje. Antes de planificarla, sin embargo, es importante valorar qué necesitas, ya que no es lo mismo guardar objetos decorativos que libros. Para este fin, no necesitas más de unos 25 cm de fondo. Las baldas regulables en altura te permitirán adaptar la librería a las nuevas necesidades, aunque siempre se verá más ordenado un diseño simétrico. Si no cuentas con mucho espacio y quieres ajustar tu presupuesto, planifica la librería sin puertas. Puedes completar la zona de almacenaje con auxiliares o muebles de doble uso.

Ten en cuenta:

  • Una estantería con huecos simétricos consigue transmitir más orden. Si quieres guardar libros, bastará con tener unos 30 cm de fondo.
  • Si pintas la estantería igual que la pared, como aquí, parecerá más ligera. Así, aunque es una librería con mucha capacidad, no sobrecarga el salón.
  • Al llevar la librería hasta el techo se saca partido de toda la pared para almacenar en vertical y se evitan zonas “muertas” y difíciles de limpiar.

Y... ¡ganemos más orden!

  • Hay módulos de sofás que ocultan grandes arcones para guardar tanto en el cuerpo del sofá como en los reposabrazos. Más que útiles.
  • También puedes apostar por mesas de centro con baldas o compartimentos que te permitan guardar pequeños enseres que quieras tener a mano en el salón.
  • Los auxiliares con doble función son también perfectos para pocos metros. Por ejemplo, hay pufs que aprovechan todo su interior para guardar.
@el_mueble
BLOGS AMIGOS