Cambio de temporada

Trucos para lavar y guardar la ropa de casa

Mantas, nórdicos, alfombras... Te contamos cómo lavar y guardar la ropa de casa para que esté perfecta el año que viene

Semi toma de ropa de cama: edredones, cojines...

Con la primavera, llega el famoso cambio de armario. No solo de nuestra ropa, sino también de la de casa. Es el momento de poner a "hibernar" mantas, edredones, nórdicos y plaids más abrigados para recuperar las sábanas, las fundas de sofá y la ropa de cama más fresca. Pero antes de guardarlo todo hasta el próximo cambio de temporada, hay un paso intermedio que conviene no saltarse: una limpieza a fondo. Y tras la limpieza, es el momento de guardarlo todo. Pero ojo, no vale todo. Sobre todo si quieres recuperar la ropa de casa en perfecto estado y sin sorpresas.

Fundas

Ilustración de sofá

- ¿Cómo lavarlas? La mayoría de fundas de sillas o sofás pueden ir a la lavadora. De todos modos, compruébalo repasando la etiqueta de consejos de lavado. Antes de lavarlas, dales la vuelta para que no se dañen y cierra las cremalleras. Elige un programa corto para ropa delicada. Sécalas al sol del revés y lo más estiradas que puedas, así se arrugarán menos.

- Para guardarlas. Ponlas del derecho y aprovecha su interior para guardar juntas las fundas de los cojines del sofá. Colócalas en un lugar plano (a lo alto del armario o en el canapé) con unos saquitos de lavanda, además de ser un efectivo antipolillas perfumará la ropa con un aroma muy agradable.

Cortinas

Ilustración cortinas

- ¿Cómo lavarlas? Si son de algodón con un poco de poliéster las puedes lavar sin problemas en la lavadora. El truco para secarlas y que no se arruguen es programar un centrifugado corto y colgarlas cuando aún están un poco húmedas: su propio peso las estira y se secan rápido y sin apenas arrugas.

- Para guardarlas. Si quieres guardarlas, plánchalas antes y no las dobles mucho, para evitar las marcas. Elige un lugar seco y colócalas lo más planas que puedas y sin poner mucho peso encima. Para que transpiren y no se acumule humedad, ponlas en bolsas de tela, nunca de plástico.

Nórdicos

Ilustración mantas

- ¿Cómo lavarlos? Los rellenos sintéticos pueden lavarse en la lavadora si es de carga superior a los 8 kg. Usa un programa delicado, a 30 °C como mucho, y centrifuga a menos de 700 rpm. Si la secas en la secadora, un truco que evitará que el relleno se apelmace es meterlo junto unas pelotas de tenis.

- Para guardarlos. La mayoría vienen con bolsa de tela. Guárdalos enrollados para que pierdan un poco de aire y ocupen menos. También puedes usar bolsas de envasado al vacío: reducirás su volumen más de la mitad, siendo mucho más fáciles de guardar. ¿El inconveniente? Quedarán muy arrugados.

Mantas

Ilustración mantas

- ¿Cómo lavarlas? Mira su etiqueta para saber si pueden ir a la lavadora y comprueba la capacidad de tu equipo. Piensa que las mantas mojadas incrementan mucho su peso. Utiliza un programa delicado y sin centrifugado, así la lavadora no "sufre" tanto.

- Para guardarlas. Dobla las mantas en cuadrado, pero no hagas muchos pliegues, para que no abulten demasiado. Colócalas dentro de fundas o cajas de tela: son transpirables y pueden apilarse. Pon saquitos con tiza o cedro, son un truco casero y natural para atrapar la humedad.

Alfombras

Ilustración alfombras

- ¿Cómo lavarlas? Aspira una vez por semana y trata las manchas en cuanto se produzcan. Una vez al año, antes de guardarlas, llévalas a la tintorería. Te cuesta unos 11 €/m2, y hay establecimientos que te las recogen y te las llevan a casa.

- Para guardarlas. Enróllalas con el pelo hacia adentro y con papel de seda o de periódico: absorben la humedad. Ponlas dentro de una funda de tela (puede ser una sábana que no usas) en horizontal, así no se deformarán.