Cocina

¿Tienes que pedir presupuesto? Esto es lo que debe incluir

Si estás pensando en pedir un presupuesto para una pequeña reforma, un mueble a medida u otras mejoras que quieras hacer en casa, te contamos qué debe reflejar. Es importante que lo dejes todo bien atado, así evitarás cualquier problema y posibles gastos añadidos.

  • Datos de la empresa. Asegúrate de que consta el nombre y apellidos del profesional o la denominación social de la empresa, su domicilio, identificación fiscal, teléfono y, si la comunidad autónoma exige su inscripción, su número de registro empresarial. También debe constar tu nombre y domicilio como cliente y el tipo de obra, instalación... que se va a realizar.
     
  • Los precios, desglosados. Además de figurar el precio total del encargo (con impuestos incluidos), deben ir desglosados los precios de los materiales (con su cantidad y su calidad) y el de la mano de obra (por hora, día, metros...), lo que te será muy útil para comparar con la tarifa de otros profesionales. También debe indicarse la forma de pago (suele hacerse uno al principio y otro al final).
     
  • Ojo a los plazos. Debe aparecer tanto el de garantía como el de vigencia del precio total, y además han de constar las fechas de inicio y finalización del encargo. Puedes incluso pactar una compensación por retrasos y reflejarla en el presupuesto. Conviene también incluir una cláusula de sometimiento al arbitraje institucional de consumo, una alternativa a la vía judicial en caso de conflicto.

¡IMPORTANTE!

En caso de subidas de precios y/o retrasos...

Si en el transcurso de la obra surgen averías u otros imprevistos que encarecen el presupuesto inicial (debe ir firmado y sellado), la empresa debe comunicártelo por escrito y tú debes aprobarlo: no pueden cobrarte por trabajos no aceptados ni presupuestados previamente. En caso de desacuerdo, puedes reclamar a la empresa que se ajuste al precio inicial. Si ya has pagado una parte del precio o su totalidad y la empresa se niega a continuar la obra, puedes solicitar la resolución del contrato y una indemnización por daños y perjuicios. Para reclamar y resolver este tipo de conflictos, retrasos en la obra..., resulta muy útil haber pactado el sometimiento al arbitraje institucional de consumo, un procedimiento más rápido y económico (no se necesita abogado y procurador) que la vía judicial. Infórmate en tu Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC).

¿Has tenido alguna vez problemas con las obras de tu casa? Cuéntanoslo en los Comentarios de este artículo.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS