claro y cristalino

Cómo entender la factura del agua: qué pagamos y por qué

¿Sabes cuál es tu tramo de consumo de agua? ¿Y la tipología de vivienda a la que pertenece tu casa? Te ayudamos a aclararlo para que no pagues ni un euro de más en tu próximo recibo

Aunque la factura de la luz suele ser la que más sustos nos da, la del agua no se queda corta. Entre cánones y tasas diversas, no siempre es fácil de entender.

Para saber qué pagamos y por qué lo pagamos y, sobre todo, qué podemos hacer para pagar menos, vamos a descifrar una factura del agua tipo. Un consejo: ten a mano una de las últimas facturas mientras vas leyendo.

En primer lugar conviene saber que son los ayuntamientos los responsables últimos del suministro y saneamiento del agua en cada localidad. Y es a ellos a quien les corresponde fijar el precio que los consumidores pagamos. De ahí que, según un estudio realizado por Facua-Consumidores en Acción en 35 ciudades, los precios varíen hasta en un 256% según el lugar donde se reside.

Murcia, Cádiz, Barcelona y Huelva son las ciudades donde el agua resulta más cara.

Suministro del agua

En la factura, presenta dos partes diferenciadas:

Cuota de servicio

Es una parte fija que se paga siempre, hayas consumido o no agua. Esta cuota se paga por el hecho de tener agua. El precio de esta cuota se determina en base al tipo de vivienda que tengas. La clasificación de los diferentes tipos de vivienda depende del caudal instalado, que es el correspondiente a todos los aparatos instalados en el suministro (fregadero, lavavajillas, lavadora, ducha, lavamanos...). Así, a las viviendas con más puntos de agua les corresponde una cuota de servicio más elevada. La clasificación comprende viviendas del tipo A hasta el tipo I, de menor a mayor gasto. En tu factura debe aparecer la tipología de vivienda, comprueba que se corresponda con la realidad de tu casa.

Detalle de grifería de cocina abierta con mujer lavando uvas

Consumo

Es la parte variable de la factura y se paga en función del consumo de agua que hagas en casa. Esta es la parte de la factura en la que puedes influir si quieres pagar menos. Debes saber que esta parte variable está organizada en 5 tramos de consumo con precios diferenciados. El primer tramo va de 0 a 6 m3 y el quinto –y más caro– es para consumos superiores a los 18 m3 mensuales. El tramo considerado de consumo básico para una vivienda con 3 miembros es el segundo, de entre 6 y 9m3. Por defecto se considera que viven tres personas por vivienda. De ser más, conviene solicitar la modificación para así poder beneficiarse de mayores volúmenes de agua en los tramos más baratos

Canon del agua

Es un impuesto mediante el cual se contribuye a los costes de los servicios del ciclo del agua. Este canon, cuya finalidad es propiciar un consumo más eficiente del agua, depende del uso que se hace del agua. En nuestro caso el uso es doméstico, pero puede ser agrícola y ganadero, industrial o de abastecimiento, que es el que realizan las entidades suministradoras de agua.

Pero, ¿cómo se calcula este canon? En el caso de la Agència Catalana de l'Aigua se establecen cuatro tramos según el consumo, aunque lo habitual es estar entre el primero (hasta 9m3) y el segundo (de 10 a 15 m3). Hay siempre un mínimo de facturación de 6 m3 por abonado y mes (si existen lecturas de contadores). Cuanto más agua se consume más elevado será el canon del agua. En el caso de Cataluña, si el consumo no supera el primer tramo, se aplica una tarifa reducida de 0,4936 €/m3. Al resto de tramos se les aplica el tipo general, de 0,5685 €/m3 multiplicado por el coeficiente de consumo.

En resumen, si quieres notar una reducción en tu factura, debes intentar ceñirte en el primer tramo de consumo, a partir del segundo el importe a pagar se multiplica exponencialmente.

Detalle de grifería de baño abierto_ 00426634b

Tasas e impuestos

En función de cada municipio, la factura puede incluir cánones o tasas, como la tasa de tratamiento de residuos, la de alcantarillado, la de saneamiento y depuración...

Si este año te has propuesto poner a dieta tus facturas domésticas, descubre cómo con pequeñas inversiones puedes gastar menos.

Relacionado con este artículo

Cómo ahorrar

  • Fíjate en la cuota de servicio: Es importante que aparezca el tipo de vivienda que tengas. Puedes cambiarla si no se ajusta a tu caso.
  • Si sois más de tres en casa: Podéis modificar el consumo. Así tendréis mayores volúmenes de agua en los tramos más baratos.
  • Baja el consumo: Al reducir el consumo de agua entrarás en la tarifa reducida y el precio por litro saldrá más barato.