MAGIA DECO

Cariño, he agrandado la casa

Recopilamos los mejores trucos de todos los tiempos para que amplíes cada espacio de tu casa. ¿Hacemos magia?

Salón luminoso con sofá crudo, mesa de centro y auxiliares, lámpara de pie trípode, amplio ventanal, cortinas y tabique acristalado

Por mucho que queramos, no podemos sumar m2 a tu casa. Pero lo que sí podemos hacer es darte buenas ideas. Trucos sencillos y efectivos que te ayudarán a modificar la percepción del espacio. Porque de eso se trata: de hacer magia.

Haz crecer tu casa desde la decoración

Mejor pocos muebles y grandes que muchas piezas pequeñas. El orden y la sencillez también hacen que un espacio se vea más grande. Y asegúrate de que "sirvan". Elige piezas ligeras, de doble uso, desde un sofá cama a una mesa auxiliar que tenga espacio para guardar.

Salón comedor con sofás enfrentados grises, mesa de centro, alfombra clara y estantería de obra

La colocación es también de suma importancia. Pon los muebles más grandes al fondo de las habitaciones, para que no sean un "estorbo" visual. Y no escojas muebles altos: los bajos dejan pasar la luz y visualmente ocupan menos. Da continuidad a los espacios utilizando los mismos colores y pavimentos. Por ejemplo, el mismo parquet en comedor, salón y cocina te aportará sensación de continuidad. ¡Está asegurado!

Repite conmigo: menos 
es más


Libera las paredes si están atiborradas de estanterías y cuadros harán más pequeña la estancia. Los muebles ligeros y las puertas de armarios sin tiradores se ven menos y, por tanto, "pesan" menos.
 Pon límite al color. En cada habitación combina como mucho tres colores distintos: uno claro como base y los otros dos para dar contraste y vida.
 Y los estampados... ¡No están prohibidos! Pero déjalos para los complementos (un cojín, un plaid...). Los lisos agrandan.

Haz crecer tu casa con las puertas y ventanas

Elimina barreras: prueba a prescindir de algunas puertas, por ejemplo, las de paso. Ganarás metros, luz y perspectiva, ¡y te ahorrarás las obras! Las que queden, camúflalas al máximo: píntalas del mismo color que las paredes y elige manillas discretas. También puedes sustituir las puertas abatibles por correderas. Con cada una ganarás, en concreto, 1,5 m2 libres. Si son empotradas, además, no reducen la superficie útil de pared porque se esconden en el tabique. Son más caras que las correderas con guías vistas (más de 800 € una de 70 x 200 cm), pero aíslan mucho mejor. —

Salón luminoso con sofá crudo, mesa de centro y auxiliares, lámpara de pie trípode, amplio ventanal, cortinas y tabique acristalado (texto)

¿Transparencias? ¡Sí! Las puertas de cristal o con cuarterones dejan pasar la luz incluso cerradas y dan la sensación de que las estancias están comunicadas. Si deseas preservar la intimidad puedes escogerlas con cristales traslúcidos, aunque perderás algo de luz.

Haz crecer tu casa desde las paredes

¡Fuera tabiques! Es un clásico que funciona. Los espacios abiertos harán que tu piso parezca más grande y luminoso. Lo habitual es unir el comedor con el salón e incluso la cocina para crear un solo ambiente más fácil de distribuir. Utiliza los muebles (una librería baja, las alfombras...) para separar.

Si no quieres prescindir de un separador entre estancias... ¡hazlo de cristal! Así las abrirás, pero no perderás frío ni calor, ni traspasarán olores y ruidos. Solo pasará la luz y darás amplitud. Ideal en pasillos y cocinas. Y no dejes ninguna estancia sin ventanas. Ábrelas en el interior con una franja o un cuadro de cristal o un tabique con la parte superior acristalada.
 Te harán ganar luz sí o sí. Y si puedes abrirlas, también te ayudarán a ventilar y refrescar.

Haz crecer tu casa desde la luz

Crea un efecto rebote. Consigue reflejar la luz que entra por las ventanas. Los espejos, colocados de forma estratégica, multiplican la luz natural. Pero, además, son capaces de modificar las proporciones de una estancia, casi casi de duplicarlas, generando mucha más profundidad.

Comedor con espejo con cuarterones
¿Quieres más? Pues forra de espejo toda una pared (la que queda frente a las ventanas) y le dará el doble de luz y de amplitud a la habitación. Un gran espejo apoyado en el suelo, gracias al reflejo del pavimento, creará el efecto óptico de que el suelo continúa. Ideal para recibidores y pasillos. Y, si forras las puertas de un armario con espejo, el cambio será total. También funciona con el bajolavabo.

Relacionado con este artículo

Con el color también ampliarás

En las paredes el blanco es el rey, pues refleja la luz mejor que ningún otro color. Pero también funcionan beiges, blancos rotos, arenas... solos o mezclados con blanco. Elige una pintura de acabado satinado.

Salón con sofás beige y cojines en verde y azul, mueble decapado en verde agua, espejo y mesa de centro con detalles en cristal
Para los muebles escoge colores claros, y si son grandes (como una librería), píntalos en la misma gama de las paredes. Así intensificarás la sensación de continuidad. Para los suelos ten en cuenta que las superficies lisas y pulidas reflejan mejor la luz y hacen crecer los espacios. La madera en tono miel o blanco, el microcemento y el mármol son los que más potencian el efecto.

Las 3 reglas de la luz
  • La luz artificial indirecta, hacia el techo, te dará la sensación de más altura y amplitud.
  • La luz cenital (del techo hacia el suelo) deja en penumbra paredes y esquinas.
  • Lo ideal es combinar una iluminación perimetral con luces puntuales. Si multiplicas las fuentes de luz, creas nuevas perspectivas en un ambiente y parece que crezca.

Relacionado con este artículo