Almacenar en vertical

Almacena y decora en vertical en el salón

No pienses que el salón va a quedar abigarrado por planificar un almacenaje en vertical. El secreto es restarle peso visual y, para ello, nada mejor que realizar un diseño a medida y pintarlo en tonos claros, como el resto de la pared. Si quieres contar con una zona de estantes cerrados, procura colocarlos en la parte inferior de la librería: como son más pesados, quedarán más disimulados. A la hora de planificar una gran librería, es mejor que no se trate de un modelo exento, sobre todo si el salón es pequeño, ya que dificultaría la circulación. Si la realizas a medida, piensa por adelantado lo que quieres guardar en ella. Por ejemplo, los libros miden entorno a los 15 x 10 cm y los archivadores, 35 x 25 cm. La pintura o la laca son un buen acabado, aunque si quieres que las superficies duren más tiempo, puedes recubrirlas con cristal para protegerlas. Esta librería, con zona de armarios, es un diseño de la decoradora Clara Valls.

Ten en cuenta:

  • Aprovecha toda la altura de tu salón. Si disfrutas de techos altos, una escalera que se deslice con ruedas o mediante guías en las baldas te será de ayuda.
  • Los estantes recorren toda la pared, pero para evitar que se comben, se han colocado travesaños. De todos modos, no se recomienda que superen los 90 cm.
  • Aprovecha la parte inferior con un mueble bajo cerrado, como aquí. Es una opción perfecta para desahogar el salón y, además, mantener el orden.
  • Un mueble con huecos idénticos, crea sensación de unidad. Procura diseñarlos para que se adapten a la medida de los libros y objetos a guardar.
  • Con 35 o 40 cm de fondo sacarás más partido a la zona inferior de armarios. Si solo son estantes, calcula 30 cm de fondo y otros 30 más entre ellos.
  • Si ocultas los tiradores, quitas protagonismo a la parte inferior. Aquí, al ser puertas estrechas, se pueden compartimentar mejor los enseres a guardar.
@el_mueble
BLOGS AMIGOS