Comedor con alfombra gris de rombos
VISTE TU CASA

Alfombras: el toque de calidez definitivo

Capaces de hacer de un espacio sin alma la estancia más confortable, las alfombras ofrecen todo un abanico de posibilidades para que tu casa luzca como nunca

Requiere un poco de dedicación. Sí, es verdad. Pero nadie dijo que fuera coser y cantar. Lo de tener una casa de revista, ya sabes. Pero nuestra misión es ayudarte a conseguirlo. Por eso hoy vamos a hablar de uno de los elementos fundamentales en toda decoración que se precie: los textiles. Si dar con las cortinas adecuadas ya resulta a veces complicado, lo de las alfombras merece capítulo aparte: este mismo. Te contamos todo lo que necesitas saber para acertar con ellas y estrenar otoño con más textura que nunca.

Salón con alfombra de fibra

Un poquito de información para empezar

Las alfombras no solo visten los suelos, sino que transmiten esa sensación de calidez que tanto vamos a desear en muy pocos días. Pero es que además son un elemento decorativo fantástico para, por ejemplo, diferenciar ambientes en un mismo espacio, como el salón y el comedor.

Son básicamente dos los factores fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una alfombra: el estético -es decir, no sólo que te guste sino que cuadre con la decoración- y la estancia en la que vamos a colocarla.

Dormitorio con una alfombra estampada

Además de estos dos factores, hay unos cuantos requisitos más que también son importantes: una alfombra tiene que ser acogedora, cómoda y sobre todo, muy importante: ¡fácil de limpiar!

Trucos de limpieza

Está claro que la limpieza es uno de los puntos más conflictivos. Solo pensar en las posibles manchas o simplemente en el polvo que pueden acumular son muchos quienes renuncian a colocar alfombras en casa. Así se evitan ese dolor de cabeza. Pero como para casi todo en esta vida, para las manchas... ¡también hay remedios! Aquí te damos un par de truconsejos para luchar contra las temidas manchas:

Manchas leves. Solo necesitarás vinagre y una plancha. Mezcla 2 tazas de agua con una de vinagre en un bote con difusor y rocía la mancha. Coloca un trapo húmedo sobre la zona y plánchala durante un minuto, con la plancha en modo vapor. El tiempo es aproximado: si ves que la mancha no se ha ido, aplica un poco más de calor.

Si se derrama algún líquido, intenta eliminarlo lo antes posible con papel de cocina o una toalla. Prueba incluso a secarlo con el secador.

Si hablamos de manchas importantes en alfombras especialmente delicadas, obviamente lo mejor es llevarlas a la tintorería para evitar que el daño sea mayor.

Recibidor, alfombra estampados oscuros y perro

En cuanto a algunos trucos para mantenerlas en buen estado, procura ir girándolas para cambiarles el sentido, de modo que no se desgasten siempre por la misma zona. ¡Ah! Y si durante el verano las has tenido guardadas y enrolladas, es posible que les cueste un poco recuperar su forma. Déjalas unos días con pesos en las esquinas para asegurarte de que vuelven a su estado habitual. Además, te ayudará a evitar posibles caídas si las esquinas están dobladas.

Dato a tener presente: las alfombras que mejor aguantan la suciedad son las estampadas o con dibujos, ya se las manchas se disimulan mejor.

Aspectos “técnicos” que ayudarán a decidir

Hay dos cosas que debemos tener muy presentes a la hora de decidirnos por una alfombra:

1. El color. Los tonos claros aportan más luminosidad y ensanchan el espacio, por lo que las alfombras en estos tonos son ideales para pisos mini. Si, por el contrario, tienes la suerte de tener grandes estancias, apuesta por alfombras oscuras. Te ayudarán a darle calidez al espacio.

2. El tamaño. Hay que tomar medidas de manera concienzuda antes de ir a la caza de la alfombra. Y es que el tamaño suele ser uno de los errores más habituales, y no hay nada peor que una alfombra raquítica o que sobresalga por todas partes. Estas son las medidas que debes tener presentes: si la alfombra es para el salón, las patas del sofá tienen que pisar la alfombra, y ésta debe ser más pequeña que el sillón para que no sobresalga. Con el comedor estamos en el caso contrario. Las sillas tienen que quedar dentro de la alfombra incluso cuando las movamos para levantarnos. Lo ideal es que sobresalga unos 60 cm aproximadamente por cada lateral de la mesa.

¡Ah! Y otra cosa que también hay que tener muy en cuenta son las puertas: procura que no haya ninguna alfombra que dificulte su abertura.

Suelos a la última

Las últimas tendencias en alfombras apuntan sobre todo a la mezcla de texturas en una misma pieza, algo así como el equivalente al estilo ecléctico pero en versión alfombra. También están pegando fuerte las alfombras de punto grueso y las de nudo largo, especialmente en tonos claros.

En cuanto a materiales, la lana toma ventaja, seguida muy de cerca por las alfombras de fibras vegetales como el clásico sisal, la rafia, el cáñamo o la cuerda. Pero no sólo las fibras naturales triunfan, hay una clara tendencia hacia las alfombras de vinilo por muchos motivos: son lavables, repelen el polvo, son muy resistentes al paso del tiempo y, además, permiten una amplia gama de diseños innovadores.

Dormitorio con alfombra de lana

Y ahora que ya sabemos un poquito más sobre ellas, es momento de coger algunas ideas. ¡Vamos allá!

Alfombras que imitan las baldosas hidráulicas

Fabricadas en vinilo, son la opción ideal para aquellos que matarían por tener uno de esos pisos con suelos de mosaico. Si bien es obvio que no vas a recubrir todo el piso con estas alfombras, son una alternativa perfecta para poner en la zona de comedor. De esta manera diferenciarás espacios, resaltarás la mesa y, además, al ser una zona en la que las manchas son más probables, te será fácil de mantener impoluta.

Las alfombras (también) son para la cocina y el baño

Sí, ya sabemos que alfombras en el baño y la cocina ha habido toda la vida. Pero ha llegado el momento de desterrar la clásica alfombrilla del baño.

Baño

Arriésgate y sustitúyela por una de pelo largo. Y en el caso de la cocina, apuesta por una colorida alfombra de vinilo. Como ya te hemos contado son fáciles de limpiar y son tendencia, así que no te lo pienses más.

¿Quieres un toque bohemio?

Sólo tienes que crear combinaciones con diferentes alfombras superponiendo unas a otras. Es básico que uses diferentes texturas y tamaños para tus composiciones. Pero ojo, el equilibrio es importante si no quieres que el resultado final sea una amalgama sin forma ni sentido. Una buena opción puede ser la de usar como base una alfombra de fibras vegetales y encima una que aporte color.

La alfombra como foco de atención

Si tienes una pieza de mobiliario, objeto decorativo grande o incluso una escultura que te guste especialmente, puedes usar una alfombra para hacerla destacar. Elige una alfombra redonda, monocromática y en tono llamativo, y coloca la pieza encima. Verás como se convierte en objeto de todas las miradas.

Recibidor con alfombra redonda de fibra

Tapiza tu butaca con tu alfombra favorita

Y si tienes una alfombra que te encanta pero después de leer este artículo te han entrado unas ganas terribles de cambiar de aires tu salón, ¡es momento de darle una nueva vida! Úsala para tapizar una butaca con ella o incluso para cambiar la tapicería de las sillas. El resultado es sorprendente, y te aseguras un estilismo único.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS