TRUCOS PARA AHORRAR

8 consejos para que tu lavavajillas dure más

Hay distintas formas de ahorrar. Limpiar bien tu lavavajillas y hacer un buen mantenimiento para que te dure más tiempo es una de ellas. Sigue estos trucos y consigue que funcione muchos más años como el primer día

Lavavajillas abierto

A quien inventó el lavavajillas deberían hacerle un monumento. ¡La de tiempo que te ahorra! Es meter los platos, la pastilla o gel, darle a un botón y simplemente esperar que la vajilla salga limpia y reluciente. Sin embargo, es probable que no le estés dando los cuidados necesarios y que estés acortando su vida… sí, como lo escuchas. El lavavajillas, como el resto de tus electrodomésticos, necesitan ser atendidos, poner atención a su limpieza y en seguir unos cuantos consejos que harán que funcionen mejor y por más tiempo. Así que toma nota de estos 8 tips que te damos para que sigas disfrutando de las comodidades de los tiempo modernos.

1. Cuidado con los restos de comida

Si quieres que tus platos, vasos y cubiertos salgan limpios, deberás hacer lo mismo con tu lavavajillas: mantenerlo limpio. En ocasiones nos olvidamos de revisar que no haya restos de comida, lo que hará que la limpieza no sea óptima y se acumulen los malos olores. Asegúrate de meter los platos sin restos.

2. Abre la puerta del lavavajillas tras el lavado

Lo más recomendable es que nada más finalizar el ciclo de lavado, abras las puertas para que el vapor se elimine y se termine de secar. Así evitarás que el moho aparezca en las gomas. Y lo mismo aplica a la lavadora y la secadora.

Ilustración de cocina con lavavillas _424393

3. Limpieza de filtro y brazo del lavavajillas

Una de las partes del lavavajillas donde más se acumula la suciedad, es en el filtro y en los brazos giratorios. La suciedad que se van acumulando, puede obstruir los pequeños orificios por los que sale el agua de los brazos y esto hará que la limpieza no sea la adecuada. Cada fabricante, tiene unas instrucciones específicas para limpiar estas zonas.

4. Una limpieza a fondo

Una vez al mes, te sugerimos que hagas una limpieza de la máquina. Existen productos específicos dirigidos a eliminar la grasa, el sarro y los malos olores que inevitablemente se acumulan tras los usos.

Relacionado con este artículo

5. No te olvides de la sal

Es muy importante que nunca te olvides de revisar los niveles de sal de tu lavavajillas. Su función es la de descalcificar el agua y a medida que lo usas, esta capacidad se va perdiendo, por lo que habrá que rellenar de nuevo el depósito. Consulta la dureza del agua de la zona donde vives, si es más dura, tienen más cal y hay que poner un extra de cuidado.

6. El brillo, también cuenta

Otro de los productos básicos con los que debemos alimentar a nuestro lavavajillas, es el abrillantador. Este hace que el agua caliente llegue mejor a todas las superficies y favorece el secado, evitando las manchas.

7. Elige bien el programa de lavado

Dependiendo de la cantidad de platos que metas, de su suciedad y de si hay ollas o sartenes con grasa, así será el programa de lavado que utilices. La temperatura del agua hace que la limpieza sea más o menos profunda. Por otro lado, ten presente la carga, así podrás ahorrar energía y agua.

Mujer-colocando-los-utensilios-en-el-lavavajillas_418226

8. Elige productos de marcas fiables y ahorra a largo plazo

Lo cierto es que existen infinidad de marcas y de precios, pero las que los fabricantes recomiendan, suelen ser las más adecuadas para lograr que nuestro lavavajillas funcione bien por más tiempo.

Cómo limpiar un lavavajillas blanco

Si tu lavavajillas es blanco, es posible que pasado el tiempo comiences a quedarse un poco amarillo y que te cueste recuperar ese color radiante. Haz una mezcla de agua caliente con bicarbonato y frota la superficie. Te sorprenderás del resultado.