CAMBIO EXPRÉS

Una cómoda única: 3 ideas para personalizarla

Solo necesitas un poco de imaginación y una pizca de maña para convertir tu cómoda en una pieza singular. Inspírate en tres estas ideas y... ¡tachán!

Composición misma cómoda en tres estilos distintos

Te proponemos un juego: transformar una cómoda común, en este caso la Tarva de Ikea, en una pieza única. Y para que puedas elegir la opción más adecuada para ti compartimos 3 ideas fáciles y de lo más resultonas: una para tu dormitorio, otra para el cuarto de los niños y una tercera muy práctica para tener en orden (y decorando) la ropa de casa. Escoge la tuya... ¡y a jugar!

1. Para el dormitorio: personalízala con papel pintado

Detalle de cómoda revestida con papel pintado de flores

Es más fácil de lo que parece. Basta con tomar bien las medidas y colocar el papel con cuidado. ¡Y tachán! Ya tienes una cómoda entre un millón. Sigue estos consejos y el éxito está garantizado.

- El papel. Elige un diseño que combine con tu dormitorio. Córtalo a la medida de los cajones y quita los tiradores. Un consejo: compra algún rollo extra para hacer frente a imprevistos. Este es de Sandberg.

- La cola. Para evitar que el papel se despegue, encólalo bien y también los frentes de los cajones. Pega con cuidado, presionando para que quede sin burbujas. Y si has elegido un papel pintado con estampados, procura que estos coincidan.

- Los cajones. Si quieres que el conjunto se vea más acabado, forra también el interior de los cajones. Puedes usar el mismo papel o elegir otro que se complemente. Por ejemplo, si has apostado por un diseño estampado para los frentes, puedes elegir uno liso para los interiores de los cajones que combine con los colores del estampado. Cuando se seque, coloca los tiradores. ¡Y listos!

Los trucos de la estilista

Detalle de cajón de cómoda abierto para mostrar cómo pegar el papel con el que se ha empapelado
  • Acabado perfecto. Si has pintado la cómoda, repasa los bordes de los cajones del mismo color que la estructura, así se verá más bien acabada.
  • Encola las esquinas. Para asegurarte que el papel no se despegará o las esquinas se levantarán con el uso, pon unas gotas de cola extra en las esquinas del papel.

2. Para los peques: con vinilos multicolor

Semitoma de cómoda en blanco decorada con puntos de colores

Si hay una estancia de la casa en la que nos apetece dejar volar nuestra creatividad y cuidar cada detalle hasta el extremo esta es la habitación de los niños. Y personalizar la cómoda de su ropita con un sticker es una opción sencilla y con un resultado espectacular. Esta es nuestra propuesta:

- Píntala. Para que el vinilo destaque más, lo mejor es pintar la cómoda de blanco o de un color pastel muy suave que sirva de lienzo sobre el que colorear.

- Con mimo. La clave del éxito es pegar el vinilo con cuidado. En este caso, hemos escogido un diseño con forma de círculos concéntricos a base de puntos de colores de My Vinilo. Para darle un toque más personal aún si cabe, te proponemos que recortes las dos líneas exteriores del vinilo. ¡Guárdalas! Las usarás luego. Pega el vinilo en el centro de la cómoda y presiona mientras despegas el transfer.

- El toque final. Con los vinilos que has reservado, salpica la cómoda con pequeños puntitos de colores. Según la edad de tu hijo, puedes invitarle a que te eche una mano en esta misión. Seguro que le encantará.

El truco de la estilista

Detalle de mano colocando stikers en una cómoda
  • Bien colocada. Seguro que estás pensado: ¿cómo lo hago para que la figura principal, en este caso la espiral, quede centrada en la cómoda? Muy fácil: marca con un lápiz sus extremos y así te aseguras de colocar el vinilo donde quieres. Hazlo sin presionar y así luego podrás borrarlo con una goma.

3. Para la ropa de casa: cada cosa en su sitio

Semitoma de cómoda gris con letras que indican su contenido

Si has destinado un mueble a guardar la ropa de casa, ¿porque no decorarlo para darle protagonismo? Bastan unas letras, que pueden comprar hechas o personalizarlas a tu gusto con pintura, para que la cómoda parezca otra.

- Contraste. Para que las letras destaquen es importante que entre la cómoda y las letras exista un contraste cromático. Es decir, si eliges las letras de madera, como aquí, lo ideal es que pintes la cómoda con un color que permita que se aprecien bien. Nosotros hemos apostado por un gris suave. Para hacerlo más fácil, hemos usado una pintura a la tiza ya que no es necesario preparar el mueble antes de pintarlo.

- Dónde las colocas. Una vez la pintura esté seca, marca la ubicación de las letras para que queden centradas. Al ser de madera, estas (de Muy Mucho) las hemos pegado con una cola especial para madera.

- De letra en letra. Quedará mejor si la separación entre letras es siempre la misma, por ejemplo 1 o 1,5 cm. La mejor manera es marcarlo de antemano, así evitarás errores y tener que despegar las letras.

El truco de la estilista

Detalle de mano colocando letras en una cómoda
  • En fila. Si quieres que las letras de cada cajón estén bien alineadas, antes de pegarlas usa un nivel como guía o un listón de madera, como se ha hecho aquí. Puedes marcar el inicio y el final de las letras con un lápiz o bien dejar que las letras se apoyen en el listón mientras las pegas una a una.