salón clarito con cojines verdes

Telas refrescantes para el salón

Con unos pocos pero certeros cambios en las telas, puedes dar un soplo de aire fresco a tu salón.

Las telas frescas por excelencia son dos: el algodón 100% y el lino. El primero se ha encarecido mucho por lo que una alternativa más económica es optar por mezclas o linos 100%.

Para renovar complentamente un salón es buena idea retapizar los sofás, pero si no quieres, por falta de tiempo o presupuesto, utiliza fundas. ¡Así tendrás un salón de invierno y otro de verano! Por ejemplo, si dispones de un salón clásico, con un sofá tapizado en terciopelo o damasco de un color cálido e intenso, puedes cambiarlo de aspecto utilizando unas prácticas y decorativas fundas de algodón. Una apuesta segura que, además, nunca pasa de moda es optar por unas fundas confeccionadas con telas de algodón o lino de un color crudo, beige o blanco. Y un truco: serán más decorativas si quedan un poco holgadas.

Color en los cojines

Confecciona los cojines con telas naturales y frescas:

  • Si te gustan los estampados, las flores son las reinas de la frescura, la alegría y la vitalidad. Estampadas o bordadas en linos, lonetas o algodones, desprenden una viveza increíble.
     
  • Si los motivos florales no son lo tuyo, siempre puedes apostar por los dibujos geométricos o étnicos como el ‘ikat’( un estampado geométrico procedente de Kazajstán, muy fresco, porque el fondo suele ser crudo), ya que "la raya acostumbra a ser muy sobria”, explican los expertos de Gastón y Daniela.
     
  • En cuanto a los colores, la luminosidad exige la naturalidad de la gama de beiges y crudos, y especialistas como Güell-Lamadrid añaden también algunos tonos pastel como malvas, verdes, azules, piedras y grises perla. Todo depende de las combinaciones y de los coordinados. Así, por ejemplo, un color cálido puede resultar “fresco y alegre” en la textura de un lino y acompañado de crudos en cojines o cortinas. De ahí que puedas jugar también con cálidos siempre que estén coordinados con los beiges, los blancos o los “nude”.

Alfombras frescas

Y llega el turno a la pisada descalza, fresquita y confortable. ¿Qué ponemos? Las fibras vegetales son una muy buena opción. Hay múltiples combinaciones a distintos precios.

El yute, por ejemplo, proviene de una planta de la India, y es mucho más económico que el sisal, pero menos duradero. Está disponible en muchos colores y puede encontrarse combinado con otro tipo de tejidos sintéticos o naturales. También suele coordinarse el mismo tejido pero teñido para aportar un toque de color y que la alfombra no tenga un aspecto uniforme.

Aparte de las alfombras de yute, están las de lino 100%, las de algodón 100% y las que mezclan materiales (yute y cuero; lino y lana; yute y lana...). Normalmente, las alfombras de mezcla de lana tienen el pelo más corto que las de lana 100%.

¿Y cuánto cuestan? Una alfombra de algodón 100% puede valer desde 298 €/m2 (pelo 18 mm), bajando el precio cuanto más corto es el pelo (por ejemplo, una de 13 mm, unos 67 €/m2). Las de lino 100% tienen unos precios parecidos (275-300 €/m2) y las de mezcla varían, pudiendo llegar a los 312 €/m2 (cáñamo y yute).

¿Tienes en casa alfombras de fibras naturales? ¿Son de buen cuidar? Cuéntanoslo en los Comentarios de este artículo.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS
BLOGS AMIGOS