3, 2, 1... ¡ACCIÓN!

La puerta está abierta

Pasad, pasad... Ya está casi todo listo. Hoy celebramos la fiesta de la calabaza y, como el tiempo nos da tregua, vestimos la mesa del porche con detalles otoñales y tonos naranja. Y de postre: tarta de calabaza, claro

Cada año, al caer el otoño, los invitados habituales se preguntan cuándo llegará el gran día. Y es que nadie quiere faltar a esta celebración: la Fiesta de la Calabaza. Y por fin todos se reúnen en esta casa que los recibe con las puertas bien abiertas, una calidez ganada a base de guiños naranja y la mesa, claro... Ella es la protagonista, vestida hasta el último detalle.

Bandeja con velas, piñas, nueces y hojas

Vajillas en tonos naturales, piñas, nueces y calabazas repartidas sobre el mantel, velas que crean ambientes mágicos, detalles personalizados para cada invitado... Es una fiesta para todos los sentidos. Y lo mejor, para el final: una tarta de calabaza que abre la veda a la sobremesa, que se adivina interminable, llena de risas y de futuros recuerdos.

Artículos relacionados
@el_mueble
BLOGS AMIGOS