Baño en mármol de carrara y tocador

Paredes y suelos que lucen y duran

Además de decorar, los revestimientos de cocina y baño tienen que ser seguros, resistentes e higiénicos. Si vas a renovar el baño, no lo dudes. Estas son las mejores opciones.

Cambiar los revestimientos no es algo que hagas a menudo, por ello debes elegirlos bien. Asegúrate de que tengan una alta resistencia a la humedad, al desgaste y a los impactos, y tendrás baño y cocina nuevos ¡para años!

Los nuevos porcelánicos


El gres porcelánico es una de las mejores opciones por ser antideslizante, resistente, impermeable, ligero y fácil de instalar, además de económico (desde 30 €/m2). Al tener una porosidad baja (absorbe menos del 0,5% de agua), es resistente a las manchas, lo que lo hace muy higiénico. Por otro lado está disponible en muchos acabados y puede ajustarse a cualquier estilo: cálido imitando a madera; industrial con un look acementado; natural con un aspecto de terracota...

Las piedras 
no pasan de moda

Si buscas un revestimiento natural (desde 100 €/m2), tus mejores opciones son el granito, de gran dureza, y el mármol, que con un buen tratamiento impermeabilizante puede durarte en perfecto estado muchos años.

¿Y qué otras opciones tengo?

Los pavimentos contínuos absorben bien los golpes, en unos casos por ser elásticos, como los suelos de linóleo o vinilo (desde 35 €/m2), y en otros, por ser duros, como el microcemento y el hormigón pulido (desde unos 60 €/m2). Y como opción más cara están los sintéticos como el Silestone, el Compac y el Krion, antibacterianos y muy resistentes.

La importancia
 de las juntas


Las juntas entre baldosas son un foco de suciedad. Hoy, los formatos de baldosa XXL (90 x 60 cm, por ejemplo) ayudan a reducir el número de juntas y si estas son rectificadas (se reduce el espacio entre baldosas hasta 2 mm), el problema se minimiza aun más. Sin embargo, si por el tipo de baldosa elegida las juntas son inevitables, elige borada gris o cremosa. Y ten en cuenta que eligiendo baldosas claras no solo ganarás sensación de amplitud y luz, sino también de limpieza, porque sobre los colores oscuros, las manchas suelen verse mucho más.