Paletas de color

Paletas de color: guía para pintar la casa

El color es un poderoso elemento decorativo que nos ofrece la posibilidad de definir la personalidad de nuestro hogar. Si pintáramos dos casas exactamente iguales -con la misma distribución, la misma iluminación e, incluso, la misma elección de muebles y complementos- con tonos muy distintos, el resultado final sería diametralmente opuesto, por el valor estético que aporta el color en interiorismo.

Con él logramos configurar el espacio al jugar con los distintos volúmenes de la arquitectura y destacar u ocultar aquello que deseamos. Podemos ampliar o estrechar un espacio, jugar con la altura de los techos, hacer una estancia más acogedora, etc. Incluso podemos cambiar la percepción de la temperatura ambiental, ya que es sabido que los tonos fríos "enfrían" una habitación, mientras que los calientes la caldean.

El uso decorativo del color también nos permite crear distintas ambientaciones. Por ejemplo, los colores neutros o los azules y verdes dan lugar a atmósferas más sosegadas, ideales para una sala de estar o un dormitorio. Los rojos, naranjas y amarillos son más activos y aportan energía y dinamismo a un cuarto de juegos infantil o a una cocina. De hecho, el color puede influir, incluso, en nuestra salud física y psíquica. Al escoger los colores de nuestra casa, en definitiva, restamos reflejando nuestra personalidad, ya que la percepción del color es totalmente subjetiva.

Así pues, las paletas de color son una herramienta imprescindible para decidir la pintura de tu casa. Sigue leyendo los temas que acompañan a este artículo y descubrirás las distintas paletas de color, qué transmite cada una y dónde es mejor utilizarlas. 

@el_mueble
BLOGS AMIGOS