10 claves infalibles

Multiplica la claridad de tu baño y gana amplitud

Sin necesidad de abrir nuevas ventanas, hay trucos fáciles y eficaces para lograr que tu baño se vea más luminoso.

Baño con mueble bajolavabo en blanco y dos lavamanos

El poder transformador de la luz es sorprendente. Basta con llevar más claridad a un espacio para que este parezca otro. Y los baños, que muchas veces son interiores y poco luminosos, no son una excepción a esta norma. Porque nos apasiona ayudarte a disfrutar de una casa más confortable, hemos reunido 10 trucos con los que podrás llevar más luz a tu baño. ¡Y sin hacer grandes cambios! Haz la prueba y verás cómo parecerá otro.

1. Refléjala y harás que se multiplique

Cualquier superficie del baño es buena para reflejar la luz. Las paredes, el suelo, el techo... ¡Y también los muebles! Una buena idea es elegir para la encimera del baño un material de acabado reflectante.

Detalle de encimera de baño de cristal tintando en blanco

Si buscas una opción natural, puedes optar por la piedra pulida. Una alternativa es un cristal securizado brillante, como el de la imagen. Eso sí, intenta mantener la encimera el máximo de despejada para que el efecto sea mucho más evidente.

2. Adiós alicatado, hola pintura

Alicatar hasta el techo no está de moda. Así que aprovecha para hacer un zócalo de baldosas y pintar el resto de la pared. Con ello, darás más altura al baño y, además, te saldrá más económico. A la hora de elegir un color, el blanco es siempre un acierto: además de ser el más luminoso de la paleta cromática, da sensación de limpio, y en el baño nunca está de más. Si prefieres una nota de color, prueba con el gris claro. En ambos casos sumarás sensación de espacio y altas dosis de luz.

3. Paredes con brillo propio

Elige azulejos en tonos claros para ganar claridad. Si son brillantes, como aquí, reflejarán la luz. Otra opción de tendencia es la cerámica de gran formato con relieve, como el modelo Oxo Line Blanco, de Porcelanosa. Sus formas geométricas modifican la percepción del espacio.

Baño en blanco con paredes alicatadas a media altura y pintadas y con bajolavabo y sanitario volados

4. Pavimento: claro y hasta el infinito

Minimiza el efecto puzzle de las baldosas eligiendo piezas grandes (las hay ya de más de un metro), claras y con junta rectificada para que el suelo se vea el máximo de continuo posible.
100% continuo. Si empleas para las paredes el mismo material que has usado para el suelo, crearás sensación de continuidad visual que ampliará visualmente el espacio del baño.

—¡A volar! Con sanitarios y muebles suspendidos, la luz no encontrará obstáculos para circular a sus anchas.

5. Elige una luz para cada función

Luz general. Para iluminar la estancia necesitas unos 100 lux (lúmenes por m2).

Luz puntual. Es básico colocar una luz que ilumine bien el espejo. Opta por una luz blanca fría, lo más parecida posible a la natural (5.000 ºK o superior) para que no altere el color de la piel, muy importante a la hora de maquillarse. Aquí, se aconsejan unos 200 lux (lúmenes por m2).

6. Mamparas que te hacen ganar metros

Una mampara invisible te hace ganar un mínimo de 70 x 70 cm de espacio en tu baño, con lo que lo verás más diáfano. ¿Las claves? Elegir cristal transparente y minimizar los perfiles. Si tienes un ancho de 130 cm, lo tienes perfecto. Podrás instalar una hoja sujeta a suelo y pared con juntas de estanqueidad, sin perfiles ni puerta. Pero si no tienes tanto espacio, puedes optar por puertas correderas sin guías.

Ducha revestida de mármol con mampara con puerta batiente

7. Accesorios ligerísimos

Hasta lo más pequeño puede dar luz al baño. Sí, hablamos de los complementos: toalleros, colgadores, vasos, jaboneras...
—Adiós brillo. Atrás quedó el acero brillante..., ¡y mira que daba luz! ¿Un sustituto? El metal con acabado cromado. Actúa como un espejo para la luz pero sin destellos. Eso sí, elígelo de calidad para evitar que se oxide y acabe dejando cercos anaranjados.
En la encimera. Apuesta también por complementos en cromo, metacrilato o porcelana blanca, que es la más sufrida frente a la cal.

8. Textiles que iluminan

Baño con paredes alicatadas a media altura y pintadas en azul con ducha y mampara de cristal

Las toallas blancas son la opción más segura. Pero..., ¿y si te gusta el color? Puedes optar por azulados o grises claros. Combina toallas, alfombras y cortinas en estos tonos y en blanco. El contraste hará que el blanco aún parezca más intenso.

9. La puerta también cuenta

En un baño sin ventana es básico conseguir que le llegue luz, sea como sea. Y la clave está en la puerta de entrada.

Ponla de cristal. Acertarás si es traslúcido: el baño tendrá intimidad pero a la vez claridad. Si es corredera, además ganarás 1,5 m2 útiles.

O personaliza la tuya. Si no quieres cambiar la puerta, píntala o lácala en blanco. Así lograrás un plus de luminosidad.

10. Juega con los espejos

Además de aumentar la luminosidad y la claridad en el baño, los espejos crean sensación de profundidad, por lo que el espacio se percibe mucho más grande. Aprovecha y sácales el máximo partido.

Baño abierto al vestidor con mueble bajolavabo y lavamos dobles

Tamaño XXL. En el tocador, coloca un espejo a medida desde la encimera hasta el techo, ocupando todo el ancho que puedas.
—¿Más espejos? No te limites a poner solo uno: las puertas de los armarios también pueden ser de espejo. Y si colocas uno en la pared opuesta al tocador, el efecto será espectacular. Pruébalo.