CAMAS CON ESTILO

Duerme que da gusto

¿Sueñas con una cama de revista? Elige uno de estos tres looks, haz un poco de shopping y duerme mejor que nunca

Dormitorio con ropa de cama en mostaza, verde y gris, lámparas de techo scandi a los lados de la cama y plantas

Atención: no apto para perezosos crónicos. El consumo de esta información puede provocar una adicción al dormitorio. Incluye extra de comodidad, confort y puede resultar demasiado gustoso.

CINEMAGRAPH Monica cama 674

Si llevas tiempo, ¡años!, soñando con una casa de revista, no podemos dejar que esperes ni un minuto más. Tenemos tres looks de cama increíbles para transformar tu dormitorio en una suite de lujo. Sábanas, plaids, cojines, almohadas... Las claves para elegir, combinar y texturizar. Nuestra misión: que duermas mejor (y con más estilo) que nunca.

LOOK 1: un trío que funciona

Dormitorio con ropa de cama en mostaza, verde y gris, lámparas de techo scandi a los lados de la cama y plantas

Mostaza, gris y verde. Aunque, a priori, te parezcan muchos colores, el truco está en acertar con la proporción. La bajera y la sábana gris claro son la mejor base para que destaquen la funda gris marengo y los cojines en mostaza y gris. La manta verde de punto “rompe” el dúo y pone un toque refrescante.

¿Cuántos cojines pongo?
  • Lo ideal es no poner más de seis para que no quede excesivo. Detrás siempre van las almohadas, enfrente los cuadrantes y, después, un par de cojines de distinto tamaño.

  • Colócalo en escalera, de más a menos grande pero no muy “puestos”, para que la cama tenga un aire más relajado.

LOOK 2: neutro, pero con mucha textura

Dormitorio con ropa de cama en blanco, crudo y plaid gris

En esta cama la calma y la luz están muy presentes gracias a la elección de su ropa de cama. Las distintas tonalidades del color blanco y el crudo lo “tiñen” todo. ¿Y, entonces, la cama no resulta demasiado monótona? Pues no, porque se ha tenido mucho cuidado en jugar con distintas texturas combinando linos, algodones, punto, bordados, aplicaciones... para darle “movimiento” a la cama.

A pie de cama
  • Lo más pesado: la 
manta con más cuerpo o la colcha más mullida deben ocupar, como mucho, 1/3 de la cama: así dan menos peso al conjunto.

  • Con dos basta: para crear contraste o dar textura. Piensa que a la hora de dormir solo tendrás un plaid sobre la cama.

LOOK 3: cama todo color

Dormitorio con cama con textiles de color rosa y verde con estampados florales

Rosa, frambuesa, verde y hasta un toque de naranja. En esta cama el color es el auténtico protagonista. ¿Y cómo es que no resulta excesivo? Gracias a la claridad que entra a raudales y permite jugar con el color y a que los textiles combinados, lisos y estampados, comparten en mayor o menor medida un par de esos tonos. Para que los estampados no recarguen en exceso, elígelos siempre con una base clara.

Los estampados
  • Mejor si son pequeños: los motivos mini cansan menos, son más ligeros y resultan atemporales. ¿Nuestros preferidos? Los de flores, una inyección de vitalidad.

  • Doble opción: elige tanto cojines como colchas reversibles. Tienes el doble de posibilidades para vestir la cama por el mismo precio.