BUENAS ¡BUENÍSIMAS! NOCHES

La mesita de noche perfecta

Liberada, con lo justo y necesario. Y también práctica, con detalles que hagan que se vea ordenada. Y con una buena luz, ¡no se nos olvide! Ya tenemos la mesita de noche ideal

La mesita de noche es como nuestra asistente personal. Es decir: tiene que hacernos la vida más fácil, sobre todo por cuestión de "tacto" (¿quién no busca cosas a tientas en mitad de la noche?). Tiene que tener lo justo, pero lo necesario. Resultar práctica y también llevarse bien con el resto de la decoración. Pero para que pueda hacer todo esto primero tenemos que dedicarle algo de atención (como cuando hacemos un training o formación al nuevo de la oficina). Y este es el manual para decorar la mesita de noche perfecta.

Una vez elijas la mesita de noche el siguiente paso es la lámpara. ¿Qué modelo elegir? Te ayudamos a encontrar el tuyo:

  • De sobremesa: si tienes espacio suficiente en la mesita de noche esta es la más práctica, pues puedes esconder los cables detrás y hay muchos más modelos entre los que elegir.
  • Colgante: si no dispones de mucho espacio en la mesita, este es el modelo ideal para ti. No dejes excesiva distancia entre la pantalla y la mesita. Recuerda que se trata de una luz puntual y no general de todo el dormitorio.
  • Aplique direccionable: si te apasiona leer antes de ir a dormir elige un aplique de pared con foco direccionable.

Relacionado con este artículo

¿Qué más no puede faltar en tu mesa? Un despertador analógico. ¿Analógico? Sí, fuera móviles. Sus ondas pueden perjudicar tu descanso. Además, no olvides colocar una bandejita donde dejar las gafas, los anillos, la crema... De este modo evitarás dejarlo de cualquier manera y que transmita sensación de desorden. Un detalle personal como una foto y el libro que estés leyendo en ese momento (y no los que has leído durante el último año colocados en una torre interminable) bastarán para completar el look. Inspírate y decora tu mesita de noche ideal. Recuerda, aquí: ¡menos es más!