3, 2, 1... ¡ACCIÓN!

Atrévete con el color... ¡rosa!

Todo al rosa. Este salón ha hecho una apuesta y ha ganado. Te enseñamos cómo conseguir un ambiente armónico con solo un color de toda la amplísima paleta. Mira, mira...

Seguimos con nuestra cruzada a favor del rosa. Que sí, convéncete: ya no es el color cursi de antaño. Ahora es alegre, poderoso, elegante y chic. Y sino... ¡mira este salón!

Salón en tonos rosa con sofá, cojines, doble mesa de centro redonda, vitrina, estante y cuadros

Es más, aquí nos hemos arriesgado más que nunca: es el único tono que hay (junto con algunos pequeños detalles en blanco). La clave para que no resulte empalagoso: jugar con tonos distintos. Un tono más suave para la pared y los más intensos para los detalles. Así se consigue pura armonía. Fucsias, pastel, empolvados... hay una amplísima gama para elegir.

Relacionado con este artículo