A 6 pasos de ti

El armario perfecto existe

Y puede ser el tuyo. Solo necesitas un par de horas, música de fondo y seguir nuestros trucos de organización y orden. Dale al 'play'

Aprovecha el cambio de temporada para poner orden de una vez por todas. Que no te dé pereza. El tiempo invertido lo recuperarás con creces cuando abras las puertas de tu nuevo armario y puedas escoger de un vistazo lo que te quieres poner. Y todo con seis simples pasos que te llevarán a la magia del orden. Incluso, seguramente, al acabar, serás un poquito más feliz.

1. Vacía

Y ponlo todo sobre la cama. Solo así serás consciente del volumen de lo que guardas. A tu lado, un espejo de cuerpo entero para probarte lo que te tiene indeciso y bolsas para distribuir lo que no resistirá la criba.

2. Haz tres montones

Uno con lo que usas (lo quieres), otro para lo de fuera de temporada (lo guardas) y el tercero con lo que no utilizas (lo regalas, donas o reciclas).

3. Clasifica por prendas

Las chaquetas con las chaquetas, pantalones con pantalones... y de cada tipo, haz dos grupos para separar lo que más te pones.

4. Cuelga

O por colores o por tamaños. Recuerda: hay una percha para cada tipo de prenda (camisas, pantalones y faldas) Úsalas para que la ropa no se arrugue. ¡Ah! Y que sean todas del mismo estilo.

5. Dobla en cajones o baldas

Cajón con camisetas a lo Marie Kondo

Haz pilas con jerseis y camisetas, pero que no sean muy altas, y en forma de escalera, para que las veas todas. Si quieres pasar al nivel avanzado, recurre al truco Marie Kondo: dobla de tal forma que las camisetas queden en vertical. Ocupan menos y las ves perfectamente. ¡Se acabó aquello de ponerte solo las de arriba!

6. Organiza lo pequeño

Usa cajas sin tapa con compartimentos y separadores para poner cinturores, foulares y complementos varios. Para la ropa interior, pon las braguitas en vertical y los sujetadores en paralelo con los tirantes dentro de las copas.