Sal fuera

Alarga la vida a tu terraza: no es momento de despedidas

Te damos las 10 claves que te permitirán disfrutarla durante todo el otoño en las mejores condiciones. Y, de paso, ahorrarnos trabajo en primavera

Terraza con sofás, bancos, pufs, mesa de centro, alfombra y rodeada de plantas

Los días se acortan, las mañanas y las noches son más frescas y, casi sin darnos cuenta, acabamos encerrados en casa dándole la espalda a ese espacio que tan buenos momentos nos ha regalado este verano: la terraza. Resolución de temporada: aprovechar también en otoño los espacios exteriores. Te contamos cómo.

Tratamientos de belleza para la madera

largavidaatuterrazamadera

Las largas jornadas al sol del verano pasan factura a nuestro pelo, nuestra piel y ¡sí, también al suelo de madera de nuestra terraza! Si ya realizaste los tratamientos cosméticos necesarios para solucionar los estragos de los rayos UV en tu imagen personal, es el momento de hacérselos también a las lamas de la tarima. La madera natural a la intemperie requiere una aplicación periódica de aceites que penetren en profundidad en la madera, mantengan los poros saturados y creen una barrera protectora que, además de hacerla lucir en todo su esplendor, le ayudará a repeler el agua y la suciedad. Los expertos aconsejan hacerlo una vez antes del verano y otra después de éste, para proteger la superficie del frío y la lluvia, que pueden agrietar y agrisar la madera.

¿Quién dijo frío?

Porche con chimenea, pared de piedra, sillones y sofás de fibra natural y espejo bajo techo de madera

Si tienes calefacción en casa, ¿por qué no en la terraza? Ideales para disfrutar del exterior durante todo el año, las estufas de gas para terrazas se encuentran ya a precios asequibles, ocupan poco espacio y ofrecen un óptimo confort incluso durante los días más fríos.

Y, si buscas una alternativa más decorativa, decídete por una chimenea concebida especialmente para su uso al aire libre que, a una temperatura agradable, añaden la calidez y fascinación que producen las llamas. Si no te quieres complicar con instalaciones, permisos y salidas de humos, elige un modelo de bioetanol, limpio y nada contaminante.

Con vistas al otoño

alargalavidadetuterrazavistas

Disfrutar de los colores del otoño es un auténtico placer para los sentidos. Regálatelo incluyendo en tu jardín algunas especies que muden sus tonos a lo largo de la estación y variedades que florezcan en esta época, para aportarle vida. Desde un punto de vista práctico, es el momento de podar los árboles y arbustos que así lo requieran y retirar ramas enfermas o secas para que vuelvan a crecer en su momento con más fuerza.

Cambio de armario

Porche con comedor con sillas de hierro con plaids, cojines, plantas y vistas al jardín

Si en verano las terrazas se llenan de rayas marineras y tonos ácidos, con la llegada del frío conviene adaptar los complementos para que nos arropen y nos den calor. Mantas, plaids e incluso unas cálidas pieles de oveja –naturales o sintéticas– serán los aliados perfectos para disfrutar de la naturaleza otoñal perfectamente abrigados y con mucho estilo.

Que llueva, que llueva...

largavidaatuterrazalluvia

Por la mañana hay humedad, a mediodía el sol aún pica, por la tarde una tormenta repentina... El otoño es una época de cambios y conviene estar preparados. Una cubierta adecuada para la terraza nos permitirá alargar su uso más allá del verano y protegerá los muebles y accesorios frente a las inclemencias del tiempo. Las hay de muchos tipos y materiales, aunque resultan especialmente indicadas las que incorporan techos móviles de policarbonato, que permiten el paso de la luz pero son impermeables frente a la lluvia. Complétalas con un toldo igualmente deslizante, para poder regular el paso del sol y garantizar el confort en la zona.

Apúntate a la bioclimática

alargalavidadetuterrazabioclimatica

Con lamas orientables, capaces de ofrecer la protección de un porche pero con la versatilidad de un toldo y sin ninguno de sus inconvenientes de mantenimiento o limpieza -suelen ser de aluminio–, las pérgolas bioclimáticas son una solución perfecta para patios y terrazas de áticos. Se pueden regular en función de la cantidad de sol que queremos dejar pasar, así como según las necesidades de ventilación o de protección frente a la lluvia, nieve y viento. Esto se consigue mediante un sencillo accionamiento manual o automatizado que permite abrir las lamas o cerrarlas totalmente. Combínalas con paneles verticales en los laterales, de tela o incluso de vidrio para una mayor privacidad o cuando quieras una mayor protección frente a las bajas temperaturas, el viento o la humedad.

Ellos no lo harían

alargalavidadetuterrazatoldos

Los toldos deberían protagonizar una campaña publicitaria contra el abandono, a juzgar por el caso que les hacemos en los meses más fríos, la época en la que, precisamente, más sufren.

Tienes dos opciones: o prestar atención a los días de mal tiempo y asegurarte de recogerlos en caso de viento fuerte, lluvia o granizo o decidirte a instalar un automatismo que lo haga por ti. Hay sensores electrónicos que detectan lluvia, viento o sol y recogen o extienden la lona, según el caso. Se pueden instalar en cualquier tipo de toldo y la inversión se ve amortizada mediante la mayor vida útil de la tela. Y no olvides que, en cualquier caso, nunca debe recogerse un toldo mojado, ya que esto provocará que se forme moho y se estropee el tejido.

Guerra al óxido

largavidaatuterrazaoxido

Aunque no se vean tanto como el pavimento, las barandillas de hierro requieren una cierta atención porque pueden oxidarse por acción de la lluvia y la humedad. Evitarlo es tan sencillo como aplicar una imprimación contra el óxido, haciendo especial hincapié en las zonas que pudieran estar afectadas, y aplicar un par de capas de pintura especial para metales. Para simplificar el proceso, existen pinturas que incorporan ya la imprimación en su composición, disponibles en distintos colores y acabados.

Muebles como el primer día

Porche blanco con muebles y alfombra de fibra natural

Proteger los muebles de jardín con fundas es un buen hábito aunque no es menos cierto que tener que sacarlos y guardarlos cada vez que queramos usarlos no fomenta el uso de la terraza en otoño. Quizás es el momento de sustituirlos por unos de materiales sintéticos, como las resinas o las fibras artificiales que imitan el mimbre o el ratán, o incluso los de aluminio, que son muy resistentes y no requieren ningún tipo de mantenimiento, al contrario de lo que sucede con los de madera o los de forja. Eso sí, sea cual sea la elección, procura que estén siempre a cubierto para que se conserven perfectos más tiempo.

Disfruta de la luz

alargalavidadetuterrazaluz

Los días se acortan cada vez más a medida que nos acercamos al invierno y la iluminación de la terraza, siempre necesaria, resulta vital. Farolillos, velas con pantallas y lámparas de policarbonato de formas escultóricas serán tus grandes aliadas a la hora de aportar la luz necesaria al tiempo que crean una atmósfera envolvente y acogedora.