Cambio de look

3 recibidores low cost, pero con estilo. Sí, ¡se puede!

Te contamos cómo renovar por completo el recibidor sin rascarte el bolsillo. ¡Triunfa con la primera impresión!

Recibidor low cost con papel pintado, mueble de Ikea, colgadores, cesto de mimbre y alfombra de fibra natural

Sabemos que la primera impresión es clave. Y, en casa, toda esa responsabilidad recae sobre el recibidor. Así que ya sabes, renovarse o morir: ha llegado el momento de cambiar el look de tu entrada sí o sí. ¡Aunque sea fin de mes! No hay excusa, pues aquí tienes 3 propuestas low cost súper estilosas para transformarlo en un plis plas. ¿Vamos de estreno?

Paredes de papel (Presupuesto: 121 €)

Recibidor con papel pintado, estante, alfombra de fibras vegetales y colgadores

La moda vintage los rescató del olvido. Los papeles pintados han reconquistado su sitio en la decoración y lo han hecho pisando fuerte con diseños súper originales que echan mano de la ilustración. ¡Y ni siquiera hace falta que empapeles toda la pared! Con una sola franja basta para un cambio de look instantáneo. Colócala en horizontal a la altura de la vista. La clave del éxito: busca uno que puedas personalizar, como este de marquitos en los que quedarán genial tus fotos y donde podrás poner notas utilizando post-it u hojitas pegadas con cinta de doble cara o celo de scrapbooking estampado. ¿Que quieres pintar? ¡Pues adelante! La cuestión es que dejes tu sello.

Guía shopping
  • Papel pintado: 39 €. Es un diseño personalizable de Graham & Brown, en La Maison.
  • Perchas: 6 €. Modelos de Norman Copenhagen, en Nordicthink. Encontrarás similares en Leroy Merlin (2 €/u).
  • Estante: 52 €. Es el modelo Ekby de Ikea (40 €). Necesitas tres soportes modelo Ekby Lerberg (4 €/u).
  • Alfombra similar de La Redoute (24 €).

Saca partido a la zona de abajo con un pequeño mueble de pared y colgadores a diferentes alturas. Los más bajos son perfectos para los bolsos, fulares o incluso para que los más peques practiquen la autonomía y dejen sus abrigos sin tu ayuda. Eso suena bien, ¿verdad? Una recomendación: elige los colgadores del mismo tono que la pared para que el recibidor parezca más amplio y para que destaque la auténtica estrella de la escena: el papel pintado. Completa el look con accesorios a tu gusto. En este caso cesto de Zara Home (40 €) y neceseres de Matèria.

Con mucho arte (Presupuesto: 333 €)

Recibidor con composición de cuadros, alfombra de fibras vegetales, banco de madera y paragüero

Sencillo, ¡pero muy resultón! Es muy fácil, verás: elige varios cuadros y crea una composición artística en la pared del recibidor. Para que no se dispare tu presupuesto enmarca papeles pintados, de envolver o de scrapbooking (los hay monísimos). La clave para que quede bien es que aunque los estampados sean distintos compartan tonos, como en este caso el verde agua. Un truco: antes de empezar a colgar los cuadros -para que no dejes la pared como un colador- prueba la composición con plantillas de papel de periódico, haz una foto para ver cómo queda y, si te gusta, ¡ya lo tienes!

Guía shopping
  • Marcos: 78 €. Modelo Norrlida, de Ikea (13 €/u).
  • Papeles pintados colección Room Seven Travel Memories, de Coordonné. Puedes usar papeles de scrapbooking, que miden 30x30cm y valen 1 €/u.
  • Banco con cuatro cajones del Mercader de Venecia (200 €). Puedes encontrar uno similar en Maisons du Monde.
  • Paragüero de cerámica de Cottage Little House (49 €).

Como es lógico, las composiciones simétricas dan mayor sensación de orden. Pero, si lo tuyo es el arte, atrévete con varios cuadros de diferentes tamaños y cuélgalos en composición libre. En cuestión de muebles: sí a los bancos multiusos, como este que incluye cajones y que gana en comodidad con los cojines-colchoneta de Zara Home (30 €/u). El plaid verde es de Teixidors y, el cesto, de Matèria.

Cálzale un zócalo (Presupuesto: 371 €)

Recibidor con arrimadero, colgadores, alfombra y marcos de madera

“¡Ojo con la pared!”. “¡Esas manos fuera!”. Elimina estas expresiones de tu lenguaje y entra en casa ya relajada colocando un arrimadero alto. Protegerá la pared y la decorará al instante sin restar metros. Lo ideal: que cubra 1/3 de la altura de la pared. Si el techo es alto, con unos 120 cm va genial. Además, es muy fácil de instalar, como este de Orac Decor que se fija con cola. Para que el acabado sea de premio remátalo con un rodapiés inferior y una moldura o listón superior. Y si colocas las lamas en posición vertical ganarás sensación de altura en el recibidor. ¿Que necesitas un colgador? Pues aprovecha el mismo zócalo, por ejemplo la moldura superior, para colocar colgadores en línea.

Guía shopping
  • Arrimadero: 206 €. Realizado con zócalo de 15 cm y lamas de 17 cm de ancho x 2 m de alto (se cortaron a 120 cm) y moldura. Todo de Orac Decor (103 €/m lineal).
  • Colgadores: 65 €. Estos son de Otranto, pero encuentras similares en El Corte Inglés (13 €/u).
  • Cuadros: 100 € aprox. Marcos son de Matèria en madera reciclada, pero los puedes encontrar en Natura Casa a partir de 10€/u.

Y ya que hemos puesto el arrimadero, ¡que se vea! Pinta la pared de un color distinto para conseguir contraste. Para terminar, escoge lo que prefieras para decorar la pared superior: cuadros, relojes en distintas franjas horarias, fotografías en blanco y negro… ¡Seguro que ya tienes algo en mente! Un taburete, com este del Mercader de Venecia, es la pieza para completar el look y disponer de un punto de apoyo.