Solomillo con patatas y compota de ciruela

Solomillo con patatas y compota de ciruelas

El plato fuerte de una cena de gourmets. Carne de gusto fuerte combinado con un clásico como las patatas y un punto dulce que da la ciruela. Un triángulo perfecto.

Para 4 personas.

Ingredientes

  • 800 gramos de solomillo de ternera
  • 50 gramos de mostaza diáfana
  • 50 gramos de miel
  • 2 dl de vino blanco
  • 6 ciruelas rojas
  • 2 cebollas
  • 50 gramos de jengibre
  • 125 gramos de azúcar
  • 1 dl de vinagre de manzana
  • 125 gramos de uvas pasas
  • 1 rama de canela
  • 500 g de patatas para freír
  • aceite vegetal

Preparación

La víspera de la cena, lava las ciruelas y córtalas a cuartos. Pela y corta las cebollas en juliana, lava el jengibre y córtalo en rodajas gruesas.

Calienta cuatro cucharadas soperas de aceite en una cazuela de fondo grueso. Introduce en ella la cebolla y póchala durante 15 minutos con dos pizcas de sal.

Después, añade las ciruelas cortadas y el azúcar. Mézclalos bien y cúbrelos con el vinagre de manzana. Cuando arranquen a hervir, añade las especias y el jengibre y deja cocer a fuego lento, alrededor de unos 30 minutos.

Mientras la compota se cuece, precalienta el horno a 200 ºC. Mezcla la mostaza con la miel y unta la carne con esta mezcla. Déjala macerar durante 1 hora.

Pasado este tiempo, rocía la carne con el vino, de forma que el líquido disuelva la mostaza que la cubre. Deja escurrir el solomillo y luego sécalo con un papel absorbente. Séllalo a fuego vivo, en una sartén con dos cucharadas soperas de aceite.

Hornea el solomillo en una fuente, sobre el vino resultante de rociarlo, durante 10 minutos, a 210 ºC. Apaga el horno y deja la carne en su interior, durante 10 minutos más.

Deja enfriar la carne antes de envolverla en film transparente. Introdúcela en la nevera.

Desglasa la bandeja de horno con un vaso de agua o caldo, dale un hervor y reserva el jugo también en la nevera.

El día de la cena, pela las patatas y córtalas formando cintas finas (como si fueran patatas paja) con la ayuda de un pelador de verduras.

Cubre una bandeja de horno con papel absorbente y precalienta el horno a 80 ºC.

Fríe las patatas en una sartén en abundante aceite de girasol. Hazlo en varias tandas y reserva las patatas que ya están fritas en el horno, para que no se enfríen.

Corta la carne en lonchas finas y sírvela acompañada de un montoncito de patatas y otro de compota de ciruelas. Pon la salsa en una salsera para que cada cual se sirva la cantidad que desee.

 

¿Quieres ver entrantes que combinen con este plato? Vuelve al Especial 'Cena de gourmets'.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS