Pumpkin pie con canela, gengibre y clavo

Pumpkin pie con canela, gengibre y clavo

La Pumpkin pie es una tarta dulce tradicional, que se cocina y come en Estados Unidos durante otoño y principios de invierno, y especialmente, para celebrar el Día de Acción de Gracias y la Navidad. En El Mueble, te mostramos cómo hacerla.

Para: 8 personas.

Ingredientes para la masa

  • 250 gramos de harina
  • 80 gramos azúcar
  • 150 gramos de mantequilla
  • 45 gramos de almendra molida
  • 1 huevo
  • 80 gramos de azúcar
  • Una pizca de sal

Ingredientes para el relleno

  • 120 gramos de azúcar
  • 500 gramos de pulpa de calabaza
  • 2 huevos
  • 1 lata de leche evaporada
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de clavo en especia

Preparación

Introduce la calabaza en el horno precalentado a 180ºC y cuece durante 30 minutos hasta que esté tierna al pincharla. Déjala enfriar a temperatura ambiente.

Mide todos los ingredientes de la masa, mézclalos en el vaso del robot y acciónalo hasta obtener una masa compacta y homogénea. También puedes preparar la masa a mano teniendo la mantequilla previamente reblandecida, en una textura de pomada. Deja reposar la masa tapada con un paño unos minutos en el frigorífico para que de esta forma adquiera consistencia y no esté pegajosa. Extiende la masa en un disco grande de ½ cm de grosor sobre una superficie lisa enharinada con la ayuda de un rodillo.

Forra un molde de tarta untado con mantequilla, presiona delicadamente con las yemas de los dedos para que coja la forma y elimina la masa que sobresale de los bordes, con ayuda de un cuchillo romo o un cortapastas de pastelería. Pincha la pasta con un tenedor, introduce la tarta en el horno precalentado a 180ºC y cuece durante unos 10 minutos.

Mientras, tritura la pulpa de calabaza hasta obtener un puré bien fino y sin grumos.

Bate los huevos enérgicamente en un cuenco grande y agrega la calabaza, la sal y el azúcar mezclado y aromatizado con las especias. Después agrega poco a poco la nata batiendo hasta que se incorpore. Vierte la preparación en la tarta y hornea durante 35-40 minutos hasta que la tarta esté muy bien cuajada. Para asegurarte pincha con la punta de un cuchillo muy fino. Si sale limpio, es que está perfectamente cuajada.

Deja enfriar sobre una rejilla y sirve el pastel cortado en porciones con una cucharadita de nata ligeramente montada.

¿Quieres un menú que complete este postre? Vuelve al Especial "Fiesta de otoño: el bosque en la mesa".

@el_mueble
BLOGS AMIGOS