Patatas con salsa brava
TYPICAL SPANISH

Patatas con salsa brava

Están en todos los menús de tapas y picoteo, y hay auténticos campeonatos para ver quién las hace más buenas. Lo mejor de esta receta es que, además, son una versión más light

No hay cena de tapas que se precie que no incluya las patatas bravas. Son deliciosas... pero una bomba calórica. Hoy hemos reinventado la receta en versión light para que disfrutes de ellas sin sentirte culpable.

Calorías: 100 calorías por ración
Raciones: Para 4 personas

Ingredientes

  • 4 patatas
  • 1 guindilla
  • 4 tomates
  • 1 diente de ajo
  • 1 ramita de romero
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • pimienta
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • sal
  • 1 cucharada de vinagre de jerez
  • aceite de oliva

Elaboración

Paso 1. Precalentar el horno a 180º. Lavar bien las patatas, frotándolas con un cepillito para eliminar cualquier resto de tierra. Secarlas y cortarlas en gajos. Salpimentarlas y rociarlas con unas gotas de aceite.

Paso 2. Colocarlas en una fuente refractaria y añadir el romero y los dientes de ajo, ambos lavados. Hornearlas durante 45 minutos. Darles la vuelta de vez en cuando y, cuando falten unos 10 minutos para terminar la cocción, subir la temperatura a 200º.

Paso 3. Lavar los tomates, partirlos por la mitad y rallarlos. Picar la guindilla y sofreírla unos segundos en una sartén con unas gotas de aceite. Apartar la sartén del fuego, añadir los dos tipos de pimentón, remover e incorporar el vinagre.

Paso 4. Dejar cocer unos instantes y añadir el tomate. Proseguir la cocción unos 7 minutos, ajustar de sal si es necesario y pasar la mezcla por la batidora.

Paso 5. Servir las patatas calientes, con la salsa brava en un recipiente aparte.

Si quieres ver más recetas como esta, vuelve al especial 11 recetas clásicas en versión light.

El Mueble
BLOGS AMIGOS