Helado de chocolate

Congelar de la forma más saludable

Los congelados tienen una mala fama que no merecen. Comer alimentos congelados no es comer peor. Todo depende del producto que compremos y de cómo lo congelemos. Aquí encontrarás todas las claves para congelar de la forma más sana.

¿Cómo podían vivir antes sin congelador ni refrigerador? Si hoy en día nos quitaran el frío de la cocina, dejaríamos de cocinar en casa.

Los primeros sistemas para ralentizar el proceso de deterioro de los alimentos transformaban su estado original: confitados, escabeches, salazones, mermeladas… Pero el hombre siempre ha querido ir más allá, dominar la naturaleza y conseguir comer alimentos frescos mucho tiempo después de su recolección o sacrificio. La congelación consigue la magia de parar absolutamente el proceso evolutivo natural de los organismos, por un lado, y recuperar su estado original, una vez descongelado.

Erróneamente, se considera que un alimento congelado es de menor calidad que uno fresco. Y es que los alimentos congelados tienen mala fama, pero en ningún caso esto es así: hay congelados de altísima calidad y congelados de calidad muy dudosa. Todo depende de la calidad del producto congelado y de seguir unos sencillos pasos para conservar bien todos los nutrientes de los alimentos.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS