Canelés con ron y canela
UN DULCE MUY FRANCÉS

Canelés con canela, ron y vainilla

Estos bizcochos, típicos de la ciudad de Burdeos, son una delicia de tres sabores: exótica canela, dulce vainilla y el toque intenso del ron. El postre perfecto para despertar los sentidos

Directamente de Francia, y más concretamente de Burdeos, llega este delicioso postre: un canelé que sorprenderá a tu paladar. Canela, afrodisíaca. Ron, intenso. Vainilla, dulce y delicada... Tres sabores, tres sensaciones. El postre ideal para acabar con un brindis.

Ingredientes (16 unidades)
  • 500 dl de leche
  • 50 g de mantequilla y 50 g de mantequilla para los moldes
  • 2 huevos
  • 2 yemas de huevo
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 1 cucharada de ron
  • 100 g de harina
  • 250 g de azúcar en polvo
  • 1 pizca de sal

Preparación

Paso 1. Hierve la leche con la vainilla y la mantequilla, batiendo con energía. Para hacerlo más fácil, puedes derretir la mantequilla previamente. Mientras, mezcla la harina con el azúcar, añade los huevos y la leche hirviendo.
Paso 2. Remueve delicadamente hasta que obtengas una mezcla lisa y homogénea. Si quedan grumos, insiste y sigue removiendo o pásalo por la batidora.
Paso 3. Deja enfriar durante 20 minutos y añade la cucharada de ron. Pruébalo y, si te gusta un sabor más fuerte, añádele otra cucharada de ron hasta que esté a tu gusto.
Paso 4. Deja reposar en el frigorífico durante una hora, para que la masa se asiente y pueda manipularse con facilidad, sin que esté muy pegajosa.
Paso 5. Vierte la mezcla en los moldes de canelés bien untados con mantequilla, para que no se peguen, llenándolos solo justo hasta la mitad. Dispónlos sobre la placa del horno y cuécelos en el horno precalentado a 250ºC durante 5’.
Paso 6. Baja a 180ºC el termostato del horno y cuece durante 60‘ más. Comprueba que los canelés están dorados. Desmolda con cuidado cuando aún estén calientes y sácalos prestando atención a los extremos, para que no se estropeen las estrías.
Nota: Los canelés deben tener una apariencia acaramelada de costra dura por fuera y su interior tierno y delicado, con esa característica forma cilíndrica y sus bordes estriados muy bien definidos.

¿Quieres ver más recetas? Vuelve al especial Tú y yo... y un menú exquisito en un sitio romántico ¿te hace?

Artículos relacionados
El Mueble