Salón decorado en tonos rosas y blancos
EN 3 PASOS

Vuelve a enamorarte de tu salón

Estrena salón esta temporada dándole un giro de 180º en solo tres pasos: renueva los cojines, suma toques naturales y cambia algún pequeño mueble. ¡Resultado inmediato!

Llegas a casa tras las vacaciones y ahí está tu salón de siempre... ¿Quieres renovarlo con muy poco? Nuestra estilista Monica Klamburg te da las tres pautas (sí, solo tres) para que obtengas un cambio espectacular con muy poca inversión y en un abrir y cerrar de ojos.

Empieza a decorar "de cero"

Quítalo todo y deja solo la base: los sofás, la mesa de centro y las cortinas. No se trata de tirar todos los cojines y complementos que tenías. Guárdalos para la temporada que viene o búscales otro destino en tu casa. ¿Igual te sirven para renovar el dormitorio?

Mesilla auxiliar con lámpara de sobremesa rosa

Piensa en colores. En esta época del año necesitas serenidad y frescura. Mezcla tres tonos como mucho (uno claro de base y dos para dar pinceladas que contrasten). Para este salón, nosotros hemos elegido el rosa, toques de gris y el marrón de las fibras. Este salón ha sido creado en el piso Julieta, de Luxury Apartments Barcelona.

ASÍ LE DIMOS VIDA AL SALÓN...

1. Creamos una zona de lectura

Butaca beige en rincón de lectura

La butaca, de India & Pacific, ya estaba, pero estaba tan sola... Con una lámpara de pie (de Merc&Cia) y una mesa auxiliar (de Sacum) la hemos convertido en un rincón de lectura muy apetecible. Los cojines son iguales a los del sofá, para crear sensación de conjunto, armonía y continuidad. El modelo de rayas crea un dúo divertido con la alfombra de rombos. ¡Viva la geometría!

2. Renovamos los cojines y los colores

Cojines en sofá

Combinamos cojines rosas, de Gancedo, con otros estampados, de Azul-Tierra. Flores, rayas y motivos geométricos pueden quedar así de bien juntos si siguen el mismo esquema de color.

Y con textura. Un falso liso con flores en relieve, de Gancedo, da riqueza al conjunto y potencia la presencia del rosa.

Blanco, gris y rosa. El primero úsalo como color de base (el del sofá y las cortinas, las piezas más grandes) y se ocupa de dar luz y fuerza a los otros tonos. El gris da un aire actual al salón. Y el rosa, el gran protagonista, viste cojines, la alfombra, flores y complementos.

3. Y pusimos plantas y flores

Plantas de interior en salón
Unos trucos
  • Grandes y pequeñas. Combina plantas de distintos tamaños para darle ritmo y dinamismo al rincón. Con ellas conseguirás refrescar el salón. La gracia está en mezclar una grande, como la kentia, con otras más pequeñas.

  • Crea puntos de atención. ​Una mesa, una planta. Esa es la norma. Aquí lo son la mesa de centro, la auxiliar, el rincón entre sofás y la mesa bajo el cuadro.

Un salón más joven, más actual

Consíguelo con algunos pequeños grandes cambios. En lugar de la clásica butaca tapizada, completa el sofá con un sillón ligero, como este de mimbre y metal (de Sacum). No llena tanto, es fácil de mover cuando lo necesitas y es mucho más juvenil.

Composición de cuadros sobre banco

Un toque natural. No solo de madera vive la casa... Los cestos de fibras vegetales que hacen de macetero, a juego con la butaca, aportan un aire rústico y dan más calidez.

Piezas nórdicas. Hemos apostado por un look nórdico, añadiendo complementos como el flexo, el cuadro o la mesa auxiliar del rincón de lectura. Son solo tres pinceladas, pero lo cambian todo.

Copia el look

Salón decorado en tonos rosas y blancos

Sofá de Cado (2.120 €), con cojines rosa de lino de Gancedo (65 €) y estampados de Azul-Tierra (128 €). La mesa de centro es de Merc&Cia (850 €) y la mesa auxiliar de Cottage Little House (190 €). La butaca de mimbre de Sacum (282 €) y puf similar en Sacum (380 €). La lámpara es de India & Pacific (75 €), los cestos de mimbre (28,90 €) de Sacum, plantas de Jardiland y peonías de Flores Navarro.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS