Detalle de dormitorio con mesilla de noche y cabecero en blanco y pared en papel japonés
Como un lirón

11 dormitorios para sueños de película

Tu dormitorio te pide a gritos una renovación. No te despistes, hazle caso y coge ideas con estas 11 propuestas. Lo creas o no, de él depende tu descanso

Es lo último que ves cada noche y lo primero, al despertarte. Si hace tiempo que tienes la sensación que vives en un bucle como Bill Murray en El día de la Marmota, empieza por renovar tu habitación y darle un toque diferente con estas 11 propuestas. Muebles a medida, trucos para ampliar los metros y la luz, y los colores que te garantizarán un descanso de cine.

1. Todo al blanco

Dormitorio con vista de la cama, un gran ventanal y decoración en blanco

Aprovecha la luz que entra por el gran ventanal y apuesta por el blanco en pared y tejidos para ganar sensación de amplitud. El cabecero a medida con 30 cm de fondo es la opción perfecta para conseguir un almacenamiento extra. Utiliza la repisa para poner libros y objetos decorativos. Este diseño de DM lacado de la decoradora Cuqui Olmedo incluye dos mesillas suspendidas con bandejas extraíbles y cajones. El papel japonés de la pared del cabecero aporta calidez a la propuesta.

2. Adiós mesilla de noche

Dormitorio con cómoda en y cabecero con capitoné, téxtiles en azul y paredes en tonos tostados

¿Qué te parecería sustituir la mesilla de noche por una cómoda de estilo envejecido? Ganarías mucho más espacio para guardar ropa y lo tendrías todo en su sitio. El azul de la ropa de cama y el marrón de la pared combinan a la perfección con otros muebles de estilo clásico como el cabecero en capitoné o el banco a los pies de la cama. Esta propuesta pertenece al estudio Galán Sobrini.

3. De rayas verticales

Dormitorio con cama principal con cabecero en capitoné, pared en rayas verticales y gran vental con luz natural

El papel pintado es una opción fácil para darle un nuevo aire a tu dormitorio. ¡Eso sí, debes ser un manitas para colocarlo bien! En esta propuesta de Pia Capdevila, las rayas gruesas verticales juegan un papel muy importante ya que con ellas se gana gana sensación de altura. La calidez y la luminosidad llegan de la mano del blanco y el beige en muebles y textiles. Los cojines y el plaid en verde son la nota de color del estilismo.

4. Tres por uno

Dormitorio con cabecero hecho a medida, ropa de cama y paredes en gris y gran ventanal

Cabecero, estantería y mesilla, todo en un mismo mueble. Esta opción es ideal para dormitorios pequeños que necesitan aprovechar al máximo el espacio y donde cada centímetro cuenta. Realizado con madera de roble, da calidez a la zona de descanso decorada en blanco y gris. Y para la pared del cabecero, unos cuadros y litografías enmarcados y dos luces de mesa completan el conjunto.

5. Juego de contrastes

Dormitorio en negro y beige con cama principal, cabecero en capitoné y dos ventanales a lado y lado de la cama

Saca a relucir tu lado más oscuro y pinta la pared del cabecero de gris. Esta propuesta de la decoradora Belén Campos permite esta opción más arriesgada gracias a los dos ventanales que hay a lado y lado de la cama. Para un estilismo como este, el dormitorio necesita mucha luz natural y que los muebles y la decoración sea en tonos claros. Completa el look con el cabecero de capitoné crudo, las carpinterías y techo en blanco, y la ropa de cama en cuadros vichy y toile de jouy con el binomio claroscuro.

6. Aristocracia renovada

Dormitorio con cama de estructura de hierro en blanco y cabecero y techo en madera lacada

¿Siempre has soñado con tener una cama con dosel como si fueras María Antonieta? Ahora es tu oportunidad. El techo a dos aguas, de más de 3 metros, permite tener una cama de este estilo. Como su estructura es voluminosa, se ha elegido un modelo en blanco, el mismo color escogido para el techo y la pared del cabecero, forrada de tablas. Los visillos en blanco dan aire a la esta propuesta cálida y luminosa.

7. Baño a mano

Vista dormitorio y baño separados por el murete del cabecero de la cama

La decoradora Marta Tobella, de Sacum, abre el baño a la habitación y permite que las dos estancias ganen amplitud y claridad. Un murete separa los dos espacios ya que, por un lado, es la base del cabecero y, por el otro, la pared de la bañera. Ambas estancias comparten parquet y paredes y techo en color beige para aprovechar la luz natural. La paleta cromática es cálida con ropa de cama y muebles en tonos rosa, beige y gris.

8. Glamour enmarcado

Dormitorio en tonos beige con cama enmarcada en pared y cabecero de papel pintado en azul oscuro

El glamour se tiene o no se tiene, pero en casa lo puedes conseguir si quieres. Atrévete con un hueco en la pared del cabecero y un papel pintado en azul oscuro; pueden ser tus apuestas para ganar encanto y darle el protagonismo que se merece a la cama. Elige tonos en blanco y beige para paredes, ropa de cama y tapizados de lino y algodón. Te aportarán calidez y luminosidad en toda la estancia. La decoradora Anna Taberner ha completado este estilismo con una gran alfombra tejida a mano bajo la cama.

9. Como Heidi

Dormitorio rústico con techo abuhardillado en madera blanca y cama con textiles rojos

Un auténtico refugio. Ropa de cama de Filocolore, Matèria, Patchmon y Lu Ink. Mesillas en La Cabana d'Aran.

Esta sería posiblemente el dormitorio de Heidi si siguiera viviendo en los Alpes en la actualidad. Techo, paredes, suelo, cabecero... en esta estancia la madera lo envuelve todo y aporta calidez. Para ganar amplitud, la arquitecta Cristina Carbonell ha blanqueado el pino de las paredes y el techo y ha construido un cabecero a medida que delimita la zona de descanso y el vestidor. Dos ligeras mesillas de metal y dos flexos completan la propuesta.

10. Sombra aquí y sombra allá

Dormitorio con armario de espejos, gran ventanal y butaca clásica

Un armario de espejos puede ser una buena solución si cada mañana vives una competición en casa para ocupar el baño. Verás como te ves mejor con la luz natural que entra por la ventana e inunda cada rincón gracias a los espejos. La estancia gana calidez con los muebles de madera, la alfombra de fibras y la mezcla de tonos tostados y blanco.

11. Una biblioteca íntima

Dormitorio en tonos beige con gran librería a medida en DM lacado y cama con textiles rosas

Tienes libros por todas partes y ya no sabes dónde guardarlos, ¿verdad? La decoradora Jeanette Trensig los ha concentrado en el dormitorio con un mueble a medida de suelo a techo, con estantes arriba y armarios cerrados abajo para preservar el orden. De DM lacado del mismo color que las paredes queda más disimulado y permite "aligerar" el cabecero con dos hornacinas y una repisa.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS
BLOGS AMIGOS