PASA, PASA...

Un recibidor más vivido: 15 trucos infalibles

Que el recibidor sea mucho más que una zona de paso depende de ti. Toma nota de estas 15 ideas para sacarle más y mejor partido

Recibidor en blanco con suelo de madera y puertas acristaladas que comunican con el salón

El recibidor y el pasillo suelen ser los grandes olvidados de la casa. ¡Y eso que nos dan la bienvenida cada día! Ya sea porque son minis o porque no disfrutan de la preciada luz natural, no les prestamos la atención que merecen. Para remediar este "abandono", hemos reunido 15 ideas geniales, algunas prácticas y otras decorativas, con las que darás vida a tu recibidor. ¿Te animas?

1. ¡Y se hizo la luz!

No se trata de eliminar paredes, pero sí de sustituir parte de ellas por cristal. Una gran ventana fija, un cristal con cuarterones... todo vale para conseguir que la luz de las habitaciones anexas llegue al pasillo. También puedes usar puertas de cristal para eliminar la sensación de tubo. Si hay una puerta en el extremo del pasillo, evita que sea opaca. Si es transparente o translúcida ganarás profundidad y si es corredera no perderás ni un centímetro.

2. Dale ritmo al suelo

Marca el recorrido con pequeñas alfombras circulares o rectangulares. Entre una y otra deja entre 30 y 50 cm de separación, en función de lo largo que sea el pasillo. Y ponles una lámina antideslizante debajo: evitarás resbalones y la pisada será más segura.

3. ¿Una zona de juegos en el pasillo?

Si tienes niños sabemos de lo que te estamos hablando. Y es que las paredes de los pasillos son los "lienzos" preferidos por los peques para expresar su arte. ¿Por qué no crear una o dos grandes pizarras donde pinten a sus anchas sin que sea un problema? Delimita un recuadro y pinta el interior con pintura de pizarra. La nueva gama Majestic Resist de Jotun es lavable y permite crear una pizarra de cualquier color.

4. Juegos de luces

Apliques, lámparas de techo... Nada como la luz para dar personalidad a cualquier espacio. Las lámparas son la solución más convencional, pero hoy se llevan otras opciones.

00390683

Si tienes molduras

Aprovecha sus huecos para instalar una tira de leds (una autoadhesiva de 5 m vale unos 95 €, en Bled Iluminación).

A ras de suelo

Otro de los “milagros” decorativos con luz es empotrar focos halógenos en la pared, a unos 10 cm del zócalo, que iluminarán de noche y crearán un ambiente muy cálido.

5. Una mano de pintura

¿Quieres algo rápido, barato y efectivo para cambiar tu pasillo en una mañana? Píntalo de otro color, o solo una pared (la más expuesta a los roces o la que esté más desgastada). Elige un tono que dé luz, como azul o verde claro. Otra opción es pintar de blanco solo las puertas y las ventanas.

6. Un rincón con mucho encanto

Lo conseguirás con una consola de poco fondo (con 30 cm basta) sobre la que colocar una lámpara de sobremesa especial. Un lugar a medio camino donde tener luz puntual, flores, dejar las llaves o lucir ese cuadro al que tienes tanto cariño.

00350492

7. ¿Mini-despacho o armario?

Si mide más de 130 cm de ancho. Coloca una columna de armarios donde guardar la ropa de otra temporada, abrigos de uso diario o sábanas y toallas. Solo necesitas un mínimo de 130 cm de ancho: 70 cm para el paso y 60 más para el fondo del mueble.

Si mide más de 150 cm de ancho. Puedes crear un pequeño despacho. Arrima a la pared una mesa de unos 40 cm de fondo. Cuenta con unos 40 cm para el asiento y deja al menos 70 cm libres para poder pasar aunque haya alguien sentado en el despacho.

8. Vístelo con papel pintado

¿Te atreverías con un papel de estampado vegetal? ¿O unas flores XL? Si prefieres algo más discreto, elige un papel con rayas verticales o dibujos sutiles. Puedes empapelar todo el recibidor o solo una pared, para destacarla más.

00376902

Antes de ponerte manos a la obra debes asegurarte de que las superficies estén lisas. Ten en cuenta que los acabados vinílicos ofrecen más resistencia y son lavables.

9. Verde que te quiero verde

Alegra el camino con plantas que le den un toque natural. Apuesta por especies de interior que no necesiten mucha luz, como la kalanchoe, la dieffenbachia, el potos aureus o la chamadoera. Puedes colocar los ejemplares más grandes en los rincones (uno o dos como mucho) o bien crear un conjunto de pequeñas macetas, en línea o grupos de tres, sobre un estante o aparador.

10. Crea tu propia exposición

Decorar el pasillo con cuadros o fotos es la mejor opción, sobre todo si es muy estrecho. Puedes colgar una imagen que ofrezca perspectiva, al fondo, que haga de trampantojo para que parezca más grande. O una balda de unos 15 cm de profundidad en la que apoyar diferentes marcos, como aquí.

00349759

11. Huecos multiusos

Cuando la pared es lo bastante gruesa, puedes hacer hornacinas de obra, forradas con madera o con un cristal en su base. Ideales para guardar o exponer objetos.

12. Espejito, espejito mágico…

Un juego de espejos que den amplitud es un recurso que nunca falla. Tanto si formas una composición de diferentes formatos como si colocas uno XL, ese será el foco de atención que irradiará la luz y multiplicará el espacio. Puedes conseguir efectos muy sugerentes retroiluminando el espejo por su parte posterior. Así crearás una atmósfera íntima y envolvente, en la que el espejo parecerá estar flotando.

00406388 O

13. ¿Y por qué no una biblioteca?

Toda una pared. Instala una librería abierta y estrecha, de unos 25 cm de fondo, o una composición de baldas en paralelo con poca profundidad –las hay de tan solo 10 cm–. Puede ser el lugar ideal para tener tus libros y tu música siempre a mano.

Sobre las puertas. O tras ellas hay espacios muy aprovechables: baldas y armarios estrechos para libros tienen cabida allí.

14. ¡Ni 1 m2 desaprovechado!

00365454

Un mueble hecho a medida que recorra una de las paredes del recibidor hará que aproveches hasta el último cm. Y aunque tenga poco fondo, ganarás mucho almacenaje. Fíjate en este: da uso al hueco bajo la ventana y solo ocupa el espacio que hay entre la puerta y la pared. Si quieres que se fusione en el ambiente, lácalo en el mismo tono de la pared.

15. Efectos especiales

Cualquier pasillo puede convertirse en un pasillo especial solo con un arrimadero. Además de darle estilo, protegerás la pared del roce. Hay diseños, como los de Orac Decor, que permiten ocultar los cables de la instalación eléctrica.