ESPECIAL DISTRIBUCIÓN

Recibidor: más amplio y más útil

¿Qué es lo más importante a tener en cuenta? ¿Cuáles son las medidas más funcionales en este espacio? Te damos las claves nivel experto para acertar con su distribución

Recibidor con cómoda de madera envejecida, tiradores de metal, luces empotradas, arrimadero blanco y cuadros

No existe una distribución ideal que valga para todo. Pero sí unas pautas que te ayudarán a organizar cada estancia de casa para sacar el máximo partido al espacio y disfrutar de ambientes más cómodos, amplios y confortables. Así que estrenamos esta serie en la que haremos un recorrido por toda la casa, dándote los trucos para una distribución diez. Y, como es lógico, empezamos con el recibidor.

Recibidor conectado al salón con puerta de doble hoja con cuarterones de cristal en blanco, parquet de madera, cómoda de madera envejecida con tiradores metálicos

Las tres claves que marcarán la diferencia

- Delimita su espacio. Si está abierto a otra estancia, una alfombra te ayudará a marcar su espacio. Centra la atención sobre un solo objeto o mueble decorando el espacio con tonos neutros.

- Si no tiene luz. Haz que le llegue mediante puertas acristaladas e instala focos en el techo a 90 cm entre sí. Para ganar calidez, dirige la luz de lámparas o apliques hacia el techo. Y si quieres agrandarlo, opta por una iluminación perimetral que ilumine las paredes.

- ¿Y el pasillo? La entrada suele conectar con un pasillo. Si mide 1 m de ancho o más puedes aprovecharlo con algún mueble de poco fondo: una librería, estantes, un mueble bajo...

Plano recibidor distribución ideal
Medidas útiles en el recibidor
  • 1. Zona de paso. Tenga muebles o no, lo ideal es dejar una amplitud de paso de unos 90 cm para poder pasar sin problemas.

  • 2. Vaciabolsillos. Si tienes un mueble para dejar la correspondencia o las llaves al llegar, por ejemplo, te bastará con una superficie –desde una balda a una consola– de unos 20 cm de profundidad.

  • 3. Otras piezas. Un perchero, una pequeña butaca o un banco, un espejo... Si te caben, son piezas que hacen que el recibidor sea más práctico.