baño con encimera volada de madera

Baño con encimera volada a juego con el pavimento

Despejar el suelo y optar por una encimera volada es un buen modo de tener más sensación de amplitud. Y además facilitas la limpieza, ya que desaparecen los recovecos.

Aquí, la zona de tocador se ha resuelto con un mueble volado, de unos 25 cm de alto, que realizado en una madera de roble similar a la del parquet crea un ambiente sereno y cálido. Además, al unificar los materiales el espacio se percibe más amplio.

Al planificar un mueble volado, lo estándar es que el lavamanos quede a unos 85cm del suelo. El tocador sirve, además, para “esconder” el inodoro. Aquí, se ha prescindido del bidé y se ha optado por un sanitario con la cisterna empotrada, que resulta más ligero.

Repasemos los elementos más característicos de este baño:

Colores

La combinación de mármol beige y roble regala calidez y luz al baño. Hasta las perfilerías se han engamado para ganar en continuidad.

Inodoro

Al estar suspendido ocupa menos espacio y facilita la limpieza. Su inconveniente es que precisa más obras para empotrar la cisterna.

Banqueta

El perfecto comodín. Usa su superficie para toallas y geles y su parte inferior para cajas y cestos. También sirve como asiento auxiliar.

Espejo

Hasta el techo y sin marco incrementa la sensación de altura en el baño. Aquí, enmarca la zona de lavamanos y multiplica la claridad.

Abertura

Se ha recortado parte del tabique del tocador para abrir el baño al dormitorio contiguo. Una solución para ganar más luz natural.

Almacenaje

Los frentes lisos del mueble bajolavabo esconden unos cajones de unos 25x50cm. No tienen tirador, para abrirlos hay que presionar.

Volver al Especial 'Baños pequeños muy bien solucionados'.

@el_mueble
BLOGS AMIGOS