3,2,1... ¡ACCIÓN!

Contigo, ¡ya somos cuatro!

Al principio eran tres: Elia, Raúl y su perro Walter. Y de pronto llegó Pol, su hijo. Este piso, inspirado en su personalidad, es más que perfecto para ellos

Cuando se enteraron de que Pol estaba en camino, Raúl y Elia se pusieron manos a la obra: quería encontrar el piso perfecto para los cuatro. Sí, sí, cuatro. Ellos tres y su inseparable perro: Walter. El destino quiso que, tras muchas vueltas, encontraran su casa ideal en el mismo edificio que vio nacer a la abuela de Elia. ¡Una señal!

Salón con suelo hidráulico, alfombra, puf, lámpara, mesa de comedor, sillas wishbone i perro