TODO QUEDA EN FAMILIA

Una casa con ADN

Tiene cien años y ha visto pasar a tres generaciones de una misma familia. Hasta ahora solo la visitaban en verano, pero por fin esta casa tendrá compañía todos los días. Qué nervios, ¡ya llegan para instalarse!

Esta casa y su familia llevan un siglo juntos, pero hasta ahora solo habían convivido durante las vacaciones. Ahora la tercera generación ha decidido convertirla en su residencia principal y compartir el día a día con ella. Cada espacio, cada rincón, tiene ese encanto de una casa relajada: el banquito con cojines junto a la ventana, la chimenea, el gustoso dormitorio y el baño, ¡qué baño!

Cocina en blanco, marrón chocolate y verde menta con suelo de toba, horno antiguo con varias puertas y ventana con contraventanas

La cocina es chocolate y menta, los sabores perfectos para que la disfrute un chef, y es que Andrés es cocinero profesional. Basta con verla para saber que harán muy muy buenas migas. Seguro que esta familia y la casa son tal para cual.