Accesos rápidos


Publicidad



Detalle de los pies de una cama con mantas

Cambio de armario: guardar la ropa de invierno

Desde los abrigos hasta los edredones, la ropa de invierno ocupa mucho y debe guardarse bien protegida. Te ofrecemos soluciones para tenerlo todo bien ordenado.

Un armario para los abrigos

Si no cuentas con un espacio suficiente en tu armario para abrigos y vestidos largos, puedes guardarlos en un armario exento colocado en un rincón. Ten en cuenta que necesitan una altura de, al menos, 150 cm. Utiliza perchas de madera –son prendas pesadas– y guárdalas siempre limpias. Lo mejor es que cada abrigo cuente con su propia percha y con una bolsa de tela.

Ropa de cama

Lávala y dóblala bien para que te ocupe menos espacio. Para guardarla, coloca la funda y las bajeras dentro de la sábana y haz una epecie de sándwich. Pon los conjuntos dentro de bolsas de lino o algodón.

Las mantas, en fundas de tela

Si no tienen manchas, basta con que las airees y les pases el aspirador antes de guardarlas. Si es necesario lavarlas, fíjate en su composición (y su tamaño) para saber si puedes lavarlas en la lavadora o si debes llevarlas a la tintorería. Dóblalas, pero sin que queden muy voluminosas, y ponlas en fundas de tela, junto con un antipolillas o un saquito perfumado. Como ocupan bastante, es mejor que las guardes en la parte alta del armario o, si tienes, en el canapé de la cama.

Un armario para cada estación

Si tienes varios cuerpos de armario lo ideal es que destines uno a la ropa de verano y otro a la de invierno. Al planificar su interior, ten en cuenta que la ropa de invierno es más voluminosa y necesita más distancia entre las baldas y para las barras. Si tienes muchos pantalones y faldas te ocuparán menos colgados que doblados y para evitar que prendas como camisas se deformen, debes guardarlas abotonadas. No dobles en exceso las prendas de lana, ya que te ocuparán más, y no las guardes muy apretadas, porque se pueden dañar las fibras.

Colchas y nórdicos

Los rellenos nórdicos ya vienen con sus propias bolsas de tela. Para guardarlos hay que enrollarlos cuidadosamente reduciendo al máximo el aire de su interior para que ocupen menos. Otra opción es envasarlos al vacío. Firmas como Howards, especialista en soluciones para guardar, comercializan bolsas especiales con un tapón que se adaptan al tubo del aspirador. Con la ropa en su interior, se hace el vacío con el aspirador y se tapa sin aire, con lo que prendas como nórdicos reducen su volumen más de la mitad. Además, se protegen del polvo y la humedad.

Cajones con separadores

Si tienes muchos fulares y pañuelos, destínales un cajón de la cómoda. Puedes usar una caja compartimentada sin tapa para tenerlos a la vista enrollados. Cuando no los uses, tápala y los protegerás del polvo. Cada pañuelo necesita un hueco de, al menos, unos 10 x 10 cm.

Alfombras y cortinas

Antes de guardar una alfombra, debe estar perfectamente limpia. Además del aspirado habitual, llévala a la tintorería (te cobrarán unos 10 €/m2 por limpiarla). Y a la hora de guardarla, enróllala envuelta con papel de seda y algún producto antipolillas y luego con papel de periódico. Así, evitarás que coja humedad. Guárdala en horizontal –no en vertical–, porque su propio peso podría deformarla. En el caso de las cortinas, guárdalas lo más planas posible y no muy dobladas: se arrugarán menos. Para que transpiren, ponles una funda de algodón, nunca de plástico.

Calzado bien organizado

Si puedes, destina un mueble independiente al calzado: evitarás malos olores en el ropero. Una estantería de 40 cm de fondo basta para las cajas, que suelen medir 35 cm de largo. Guarda los pares en cajas, es más ordenado e higiénico. Si quieres un resultado más estético, elígelas todas iguales y pega en su frontal una foto o un dibujo de los zapatos que contienen. Antes de guardar los zapatos de invierno, elimina restos de suciedad de las suelas y aplícales crema protectora para que se conserven mejor. Guárdalos con su horma o con papel de periódico en la punta.

Sacos de tela para lo delicado

Una bolsitas de lino te ayudan a guardar lo más delicado, como las medias o la lencería. Para saber dónde está cada una, organízalas por colores (claras, oscuras...) e identifícalas. Puede ser con una etiqueta, como en la imagen, o con unas letras bordadas.

La ropa de deporte

Equipo de esquí, ropa de montaña, botas de agua... Lo mejor es que lo guardes todo junto (puede ser en el armario menos accesible). Limpia las botas de agua con agua jabonosa y sécalas al aire, nunca junto al radiador (al ser de caucho el calor podría estropearlas). Encera la tabla o los esquís antes de guardarlos y ponlos dentro de su funda. Las botas de esquí guárdalas cerradas para que mantengan la forma. Lava los anoraks antes de guardarlos, siguiendo las instrucciones de su etiqueta, sobre todo si son de Goretex o de algún material impermeable y transpirable.

Separa los complementos

Bufandas, guantes, gorros, calcetines gruesos... El mejor modo de guardarlos es ordenados por tipo de complemento. Ponlos en cajas con etiquetas, como las de la colección Cotton de el Corte Inglés. Si cuentas con un armario abierto lo ideal es que todas las cajas sean iguales y no transparentes. Así, ganas sensación de orden y de unidad. Para los complementos que estés usando, utiliza colgadores de pared, los hay muy decorativos. De este modo, ves mejor cada accesorio (fulares, sombreros...) y liberas espacio en el armario para los de otras temporadas.

Cajas para lo más pequeño

Las cajas redondas son ideales para guardar accesorios pequeños, como pañuelos o cinturones, y son muy decorativas. Las de tela o cartón transpiran más que las de plástico. Elige su tamaño en función de lo que guarden para no perder espacio.

 

¿Y tú? ¿Ya has hecho tu cambio de armario? Cuéntanoslo en los Comentarios de este artículo.

Publicidad


¡Me encanta! ¡Quiero compartir!

0 Comentarios

Para opinar, debes identificarte o registrarte ¡Gracias!

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble!¡Regístrate!.


¡Ups! Para participar, debes estar registrado

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble! ¡Regístrate!

Otros artículos que te interesarán


La web en Twitter