Accesos rápidos


Publicidad



Estudio con pared verde

Pintar la casa: así nos influye el color

La cromoterapia nos enseña cómo los colores afectan a nuestras emociones y cómo podemos ganar armonía decorando cada estancia con los colores adecuados.

Los colores nos afectan psicológica y fisiológicamente. Tienen efectos directos sobre nuestro estado de ánimo, pero también sobre nuestro cuerpo. Por eso es básico elegir bien los colores de nuestra casa, sobre todo los que dominan en las paredes, pues son las superficies de mayor dimensión y, por tanto, las que más cantidad de color tienen. Pero es importante ser conscientes de que un buen uso del color se refiere también a los muebles, los textiles y los complementos decorativos. Porque el efecto cromático de una estancia es la mezcla de colores de todos los elementos que la forman.

Cromoterapia

Mariano Bueno, especialista en cromoterapia, asegura que “la percepción de la luz y los colores se ha desarrollado en relación con nuestro entorno. Sus efectos tienen su origen en los estímulos con los que estaban relacionados históricamente. Así, por ejemplo, asociamos el rojo al peligro porque ese es el color de la sangre, y nos abre el apetito porque es el color de la carne y los frutos maduros. Al contrario, como apenas existen alimentos azules, el azul inhibe nuestro apetito. El verde de los prados con el fondo azul del cielo nos indica que todo está en calma, no hay tormenta y sí pastos, por lo tanto podemos relajarnos y disfrutar”. Pero, además, hay otra explicación para nuestra capacidad de sentir los colores. “Hoy se sabe que tenemos fotorreceptores en toda la extensión de nuestra piel, que perciben las ondas electromagnéticas de la luz asociada a los colores”. Y se ha demostrado que son capaces incluso de variar nuestra temperatura corporal: un ambiente decorado con colores fríos como azul, índigo, violeta y verde puede bajar nuestra temperatura y uno con colores cálidos como rojo, naranja o amarillo, subirla.

Estancias comunes

El salón, tal como afirma Fernando Mainguyague de Barnices Valentine, “es la estancia que más combinaciones de color permite”. Pero lo más aconsejable es utilizar colores cálidos, como tonos tierra, pinturas con toques de amarillo, grises e incluso alguna pincelada de rojo. Colores cálidos que potencian la sociabilidad. “Lo más recomendable es utilizar colores claros para las paredes e incorporar toques de color con los accesorios –dice Marieke Wielinga del Aesthetic Center de Bruguer–, para poder cambiarlos y renovar el espacio con facilidad. También se puede pintar una pared de un color más fuerte, pero no el espacio completo para no hacerlo oscuro y reducido.

En la cocina, colores naranjas y amarillos, incluso toques de rojo, abren el apetito. También los colores provenzales (versiones suaves de los primarios rojo, verde y azul) son adecuados para la cocina.

En cuanto al comedor, como es una estancia que suele integrarse al salón o a la cocina, deberá coordinar su color con el de dichas estancias.

En el baño deben predominar los colores que aporten amplitud y claridad como beiges, vainillas, celestes o verdes agua. También los azules más intensos, que crean un clima acogedor y relajado.

En el despacho debe reinar la tranquilidad para poder concentrarse, de ahí que los colores más aconsejables sean los tonos fríos como el verde o el azul, los neutros y el gris, que aporta equilibrio y estimula el intelecto. También el amarillo y el naranja aumentan la concentración y la actividad mental.

Dormitorios

Como cualquier estancia destinada al descanso, el dormitorio debe transmitir serenidad y potenciar la relajación. De ahí que los colores más recomendables para pintarlo sean los fríos, como azules, verdes o violetas. También los grises y los marrones no demasiado oscuros crean ambientes serenos y elegantes. Los tonos pastel de cualquier color, que transmiten delicadeza y dulzura, son los más adecuados para las habitaciones infantiles, en las que los complementos –muebles, textiles, accesorios decorativos...– suelen aportar notas de colores vibrantes.

En casa, más color y menos estrés

Complementarios. Cuando un color domina un espacio, nuestro cerebro “fabrica” el color complementario para lograr un espectro lo más parecido a la luz blanca (la más completa y equilibrada porque incluye todas las frecuencias electromagnéticas). En decoración, compensar el color dominante con detalles de su complementario evita que nuestro cerebro se fatigue y sufra estrés.

Rueda del color. La rueda te servirá para encontrar los complementarios: son los colores que quedan enfrentados en la rueda. Por ejemplo, el azul y el naranja, o el verde y el rojo. Combinar estos dos colores en la decoración de una estancia siempre quedará bien a nivel estético y, además, nos relajará: al ser colores que se equilibran entre sí, ahorramos “trabajo” a nuestro cerebro.

Color y luz, en busca de la armonía

Luz natural. La elección de los colores de la casa depende de la luz natural que reciba. En estancias oscuras, los colores claros son la mejor elección y mejor si son tonos cálidos, satinados o brillantes.

Luz artificial. Las lámparas y bombillas influyen en la percepción de los colores de la casa. Las luces frías (azuladas) aplanan los objetos y las cálidas (rojizas y amarillentas) dan volumen y relieve.

Mobiliario. Para lograr un efecto armónico en la decoración, los muebles deben guardar relación con el color de las paredes. En espacios pequeños, píntalos igual que ellas y disminuirás su peso visual.

Proporción. Aplica la norma del “60/30/10” para combinar colores. El predominante (60%) debe ser más claro, el secundario (30%) algo más oscuro y los accesorios (10%), más vibrantes.

Consejos prácticos sobre pintura

Antes de pintar. Prueba varios colores de pintura en la pared y observa cómo cambian durante el día, según la luz natural que reciben y bajo el efecto de la luz artificial. Evitarás sorpresas.

Pruebas. Las webs de fabricantes como Bruguer o Valentine disponen de herramientas virtuales para probar colores y combinaciones y también ofrecen asesoramiento profesional.

Tonalidades. Una vez elegido el tono de la pintura que más te gusta, toma nota de las proporciones de colores de la mezcla. Solo así podrás repetir el color exacto si necesitas más pintura.

Superficies. La pintura es una solución rápida y económica para renovar la casa y los muebles. Existen productos específicos para madera, plástico, hormigón y cemento, metal y cerámica.

Pinta y cambia el espacio solo con el color

Gana profundidad. Pinta la pared del fondo de un color algo más oscuro que el resto de paredes.

Más estabilidad. El suelo oscuro combinado con paredes y techos claros da estabilidad.

Baja el techo. Pintar el techo de un color oscuro hace que este parezca más bajo.

Ensanchar. Con el techo y el suelo más oscuros que las paredes, el espacio se ensancha.

Gana altura. Paredes oscuras y techo y suelo claros: el espacio se percibe estrecho y alto.

Efecto túnel. O efecto cueva. Es muy dramático y no se aconseja en espacios domésticos.

Efectos de los colores: busca tu tono ideal

Blanco

  • Potencia la luz natural y proporciona amplitud. Su frialdad se debe matizar con detalles cálidos.
  • Se asocia con la inocencia, la bondad, la pureza, la sencillez, lo sublime y la perfección.
  • Es el equilibrio perfecto porque incluye todas las frecuencias de colores. Estimula la lucidez mental.
  • Casas y espacios oscuros, que reciben poca luz natural. También es perfecto para estancias pequeñas.

Amarillo

  • Como color cálido que es, el amarillo hace acogedores los espacios. Es ligero y da relieve a los objetos.
  • Se asocia con el sol y con su luz. El amarillo es símbolo de alegría y de felicidad.
  • Facilita la concentración y estimula la actividad mental. Hace entrar en calor y genera energía.
  • Es un buen color para las zonas de estudio o de trabajo intelectual. Se aconseja en climas fríos.

Naranja

  • Mezcla de amarillo y rojo, es cálido y tiene el efecto de acercar visualmente las paredes.
  • El naranja se relaciona con la energía, la alegría, el entusiasmo, la vitalidad y la creatividad.
  • Favorece el aporte de oxígeno al cerebro, produce un efecto vigorizante, estimula la digestión.
  • Espacios donde se busque potenciar las relaciones humanas. También en comedores y cocinas.

Rojo

  • Cálido y elegante, el rojo es contundente y tiene mucho peso decorativo. También es sofisticado.
  • Es el color de la sangre y se asocia con el fuego, el peligro, la pasión y la determinación.
  • Abre el apetito y eleva la presión. Pero debe usarse con moderación porque puede ser irritante.
  • Usado en pequeñas dosis, da calidez y vitalidad a espacios decorados en tonos neutros.

Azul

  • Es un color frío capaz de refrescar el ambiente donde se utiliza, sobre todo en tonos claros.
  • Aporta seguridad, confianza, quietud y tranquilidad. Elimina las energías negativas.
  • Facilita los procesos respiratorios, calma el apetito y estimula la actividad intelectual.
  • Dormitorios infantiles, pues apacigua la energía de los niños. También despachos y estudios.

Violeta

  • Sereno y romántico, aporta feminidad a los espacios. Debe usarse con moderación.
  • Mezcla la vitalidad del rojo y la tranquilidad del azul. Se asocia con la intuición y la espiritualidad.
  • Estimula la eliminación de toxinas y es calmante. El violeta oscuro puede provocar melancolía.
  • Habitaciones de niñas, chicas y mujeres. Mejor si pintas solo una pared y lo usas en los accesorios.

Verde

  • Proporciona frescor y sensación de naturalidad. Los ambientes verdes se perciben como sanos.
  • Se asocia a la naturaleza y a la fertilidad, el crecimiento, la exuberancia, la frescura y la armonía.
  • Aporta paz, calma, seguridad y esperanza. Tonifica el cuerpo y alivia el estrés y el cansancio.
  • Estancias destinadas al descanso y la relajación. En dormitorios, mejor usar verdes suaves.

 

¿Te animas entonces a pintar tu casa? Cuéntanoslo en los Comentarios de este artículo.

Publicidad


¡Me encanta! ¡Quiero compartir!

5 Comentarios

  1. Me encantó este artículo, ¡excelente!

    Susan.her87 - 13/01/2014

    ¡Me gusta! (0 votos)
  2. Hola Cuento mi experiencia por si alguien se le ocurrió alguna vez y no se atrevía: Mi salón, cuyo suelo está revestido con un parqué en roble suave, es de unos 6.5x3.5 m y 2.7 m de altura y bastante luminoso. Me encanta el color negro en la decoración, a mi, personalmente, es un color que me transmite tranquilidad y me resulta acogedor. Una vez vi en internet (ni recuerdo donde) una habitación en la que el techo estaba pintado en color negro....y la idea me atrajo. Cierto es que me daba mucho miedo el resultado en mi casa, pero después pensé que se trataba de una acción reversible, asi que.....me decidí!! Pinté el techo de negro brillante, tres de las paredes en blanco radiante y una de las paredes, la de 6.5 m, la empapelé con un papel de rayas verticales en negro+plata, y en esa misma pared coloqué un gran cuadro de motivos florales en beige, tierras y dorados. Coloqué una muy clásica cortina blanca en el cierre por el que se accede al porche de la vivienda, para romper con la oscuridad y sobriedad del vanguardismo impuesto por el negro y las líneas rectas en negro y plata.....y evidentemente, para gustos los colores (nunca mejor dicho) pero a mi el resultado me dejó muy pero que muy satisfecha, de hecho, siempre he pedido sinceridad a mis invitados (y se que así lo han hecho) y la gran mayoría coincide en que el negro le da profundidad al salón y que las rayas verticales contrarrestan el efecto que el negro puede causar en la altura del mismo Para poner una nota de color, restaure un antiguo y antiestético aparador que tenía mi suegra, lo pinté en un llamativo color rosa y le dí una pátina con una cera en color cobre para envejecerlo un poco. El resultado, aunque soy consciente de que es difícil de creer, ha tenido una acogida bastante mas satisfactoria entre los visitantes de lo que podáis imaginar!!

    Jelen80 - 13/01/2014

    ¡Me gusta! (0 votos)
  3. respuesta para rosarosae , en mi opinion un verde claro con un punto amarillento muy sutil cubre todas tus peticiones, supongo que ya lo habras pintado, espero que te haya quedado bien.

    Tarta - 01/08/2013

    ¡Me gusta! (0 votos)
  4. Buenos días, Mi dormitorio-estudio es frío, tengo una ventana grande pero la luz no entra directamente. Me gustaría que fuera cálida y relajante para el sueño, pero que estimulara mi estudio y trabajo. ¿Que me recomendáis? Los muebles son claros y actualmente esta pintada de un color rojizo para darle calidez, pero creo que no me ayuda. Saludos y gracias.

    rosarosae - 03/05/2013

    ¡Me gusta! (0 votos)
  5. Hola, gracias por la ayuda en la cromoterapia, es fundamental para lograr ambientes equilibrados en el hogar

    arena22 - 25/03/2013

    ¡Me gusta! (0 votos)

Para opinar, debes identificarte o registrarte ¡Gracias!

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble!¡Regístrate!.


¡Ups! Para participar, debes estar registrado

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble! ¡Regístrate!

Otros artículos que te interesarán


La web en Twitter