Accesos rápidos


Publicidad



DIRECCIONES

Encuentra las marcas, profesionales y tiendas que han decorado esta cocina Ver

Zona de aguas bajo la ventana

Una cocina campestre muy luminosa

Tiene sus raíces en el sur pero se inspira en las cocinas toscanas. Decorada en blanco, con matices tostados y verdes, aquí se disfruta de la comida y de la vida familiar mientras el día transcurre a otro ritmo.

Estamos en Sotogrande, Cádiz, y desde las primeras horas de la mañana, en esta cocina se cuece el día a día de la gran familia que pasa aquí las vacaciones.

Proyectada por el arquitecto Eduardo Dorissa con una estética tradicional y campestre, en esta cocina se vive a otro ritmo. Hay tiempo para desayunar con tranquilidad, hacer pequeños centros florales con los que decorar la mesa del office o salir al jardín y recoger unas ramas de mimosa que darán un alegre toque amarillo a este universo blanco. “¿Por qué encargué muebles de color blanco? No tenía dudas. Las cocinas blancas me parecen preciosas, más limpias, porque el blanco da mucha luz y es fácil de volver a pintar”, cuenta la propietaria. Y, además, combina muy bien con el suelo de barro sin tratar, cubierto con alfombras de sisal en las zonas de paso y en el gran office.

“Cuando construimos la casa, teníamos claro que queríamos una cocina amplia, con comedor”. Por eso destinaron unos 40 m2 a esta estancia de ensueño: con una isla central con fregadero auxiliar, zona de cocción y zona de aguas independientes, y un office con capacidad para 6 u 8 personas.

“Con el buen tiempo, que aquí es la mayor parte del año, abrimos las puertas y tenemos la sensación de estar casi en el jardín. En invierno, en cambio, encendemos la chimenea y el comedor es también muy acogedor”, dice la propietaria. La distribución es cómoda y la cocina tiene mil y un detalles que refuerzan el estilo campestre y tradicional y le dan un aire muy personal: una hornacina en el muro para guardar tablas de cortar, aceitunas y botellas; ventanas con contraventanas blancas por dentro y verdes por fuera; un techo de vigas que parece antiguo; una campana de obra con repisa para la colección de morteros; baldosas antiguas que cubren los antepechos de la cocina y el fregadero; la puerta dividida en dos que puede abrirse solo por arriba, como una ventana; o la gran vitrina del office, donde la propietaria expone sus vajillas y cristalerías. Piezas con historia que la acompañan en sus largas y multitudinarias veladas.

 

¿Te gustaría recrearte en una cocina así? Cuéntanos tus deseos en los Comentarios de este artículo.

 

Publicidad


¡Me encanta! ¡Quiero compartir!

0 Comentarios

Para opinar, debes identificarte o registrarte ¡Gracias!

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble!¡Regístrate!.


¡Ups! Para participar, debes estar registrado

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble! ¡Regístrate!

Otros artículos que te interesarán


La web en Twitter