Accesos rápidos


Publicidad



DIRECCIONES

Encuentra todas las direcciones de los profesionales, marcas y tiendas que decoran esta casa Ver

Comedor de verano

El hechizo de una casa en el Sur

Los naranjos, el romero en flor y los tonos albero y turquesa de la casa enamoraron a una pareja rusa, que encontró en esta finca de Málaga el lugar ideal para ver crecer a su familia.

A principios de un cálido invierno del sur, una pareja joven acabada de llegar de tierras rusas, traspasaba la cancela de la finca Huerta de San José, en Málaga... ”Fue como entrar en un paraíso... Recuerdo ese camino escoltado de naranjos que nos daban la bienvenida con sus ramas torcidas de frutos brillando al sol de diciembre”. Aún sin recuperarse sus miradas toparon con una casa, teñida de albero y con delicadas persianas turquesas y maravillosas marquesinas. “El color turquesa, me transportó por unos segundos a las dachas rusas, casas de verano de mi país, aunque las plantas románticas que crecían en el jardín nos advirtieron que estábamos en el Mediterráneo”.

Pero hubo más sorpresas porque la finca contaba también con un coqueto pabellón de invitados con campanario y un jardín con alberca y árboles frutales. Toda la casa respiraba a Mediterráneo. Por fin, Vera y Alexei habían encontrado un lugar para ver crecer a su familia.

“La vida aquí –nos cuenta Vera sentada en uno de los sillones del luminoso salón– tiene otro tempo distinto a la que vivíamos en Rusia. Nos encanta recibir amigos y podemos sentarnos a comer en el porche casi todo el año, disfrutando de su compañía y de la familia, oyendo las risas de las dos niñas bañándose en la alberca, o paseando por la finca, cuidando nuestros limones y clementinas...”.

Se nota –sigue Vera– que la casa ha sido reformada por alguien con un gusto extraordinario. ciertamente, se percibe en todos los rincones la huella de Vanda Jewes, decoradora y arquitecta, antigua propietaria de la finca y artífice de su transformación. Parte de la casa es nueva ya que fue ampliada. Y fue ella precisamente la que imaginó la nueva distribución y eligió todos los materiales y acabados para conseguir esa atmósfera tan especial. Vanda logró que convivieran tres estilos muy mediterráneos: los colores y las formas de la casa nos crean la ilusión de estar en una vivienda entre la Toscana y La Provenza. Aunque el jardín, la huerta, la alberca y los trampantojos que decoran sus paredes nos transportan a Andalucía.

Al decorar la casa Vanda puso en práctica sus gustos exquisitos combinando piezas francesas, con muebles patinados y decapados que destacan sobre las antiguas y desgastadas baldosas de barro o los detalles de forja pintados de blanco. La mayoría del mobiliario es antiguo y de gran valor aunque hay piezas hechas a medida, como parte del mobiliario de la cocina. “Vanda dio su toque personal a muchas piezas porque era partidaria de personalizarlas con técnicas de pintura decorativa o texturas distintas. Si después de buscar intensamente no daba con el mueble exacto, lo encargaba a medida y luego lo costumizaba para darle un toque especial”.

Pero el duende de la casa también se esconde en la pintura decorativa, que recorre todos los rincones. “Heloisa Málaga pintó con mimo y dedicación pieza a pieza los arrimaderos de las paredes del recibidor y del baño, las puertas antiguas y las molduras desgastadas, dando a toda la casa esa pátina especial que solo consigue el paso del tiempo”, señala la propietaria. Un tiempo que en esta casa andaluza sigue ahora ese ritmo relajante y pausado y se mide en dosis de felicidad.

Actualmente los propietarios han decidido vender la casa y está gestionada por DM Properties.

 

¿Te ha gustado esta casa? Mira su Galería de Fotografías.

Publicidad


¡Me encanta! ¡Quiero compartir!

0 Comentarios

Para opinar, debes identificarte o registrarte ¡Gracias!

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble!¡Regístrate!.


¡Ups! Para participar, debes estar registrado

Identifícate, por favor. ¡Hazte de El Mueble! ¡Regístrate!

Otros artículos que te interesarán


La web en Twitter